Blog 
De Grastronomía
RSS - Blog de Antonio Jesús  Gras

El autor

Blog De Grastronomía - Antonio Jesús  Gras

Antonio Jesús Gras

Cocinero y profesor de cocina. Antiguo pirata, con deseos de encontrar tiempo suficiente para poder escribir y leer todo lo que quisiera. Veneciano de adopción. Canario de orígen. Sueña con retirarse en la isla de El Hierro.

Sobre este blog de Gastronomía

Noticias, recetas, libros, acontecimientos, catas varias, vinos, comentarios personales sobre el bien y el mal de algunos aspectos de la gastronomía que me preocupan. Siempre desde un óptica muy mía. Sin pelos en la lengua.


Archivo

  • 28
    Noviembre
    2011

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    LA GUIA ROJA Y EL DESIERTO

     


     

    No cabe duda, la palabra cicatero les viene como anillo al dedo: “que escatima lo que debe dar”. La Michelín vuelve a dejar en evidencia  el entusiasmante amor que siente hacia lo español.

    Pero de sus pasos anuales, de sus rácanos pasos anuales, hay que sacar lecciones, consecuencias. Porque mientras que en la comunidad Murciana sonó la flauta, y la flauta se conserva, a día de hoy no hay restaurante que pudiera esgrimirse como en merecedor de obtener un primer asteroide en el firmamento gastronómico.

    Mientras que hay comunidades que a la chita callando amplían sus logros. Pensemos en Cantabria, que vuelve a conquistar para dos locales sendos galardones. ¿Cuál es el camino que practica que nos queda tan lejos?

    Cuando oigo a algún cocinero decir, en rueda de prensa, de que se alegra de que por fin la cocina murciana esté en la décima celebración del congreso Madrid Fusión, me gustaría recordarle que Murcia pagó, hace años, una comida con importante coste en ese festival, y que ni si quiera entrando por la puerta de atrás tuvo en años posteriores interés para la organización, y que si se ha llamado nuevamente a ésta comunidad ha sido porque hay dineros por medio de la administración, y no se actúa en el auditorio principal, sino, durante 40 minutos, 4 cocineros, con dos platos cada uno, en un segundo escenario situado en la llamada sala polivalente, junto a los stands de la feria  de alimentación que se celebra dentro del festival madrileño.

    El desierto que vive la cocina murciana lo refleja perfectamente la Michelín, y la rácana ayuda que dan los franceses casi es compartida por la que muestra éste gobierno regional, que sólo de vez en vez, es capaz de poner sobre la mesa algo de lo que en ésta comunidad se practica, culinariamente hablando.

    Solo el trabajo, la formación y la promoción nos harán visibles. Para los franceses no existimos, para Madrid Fusión, por ahora, sólo valemos 40 minutos en un escenario de segundo nivel.

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook