Blog 
De Grastronomía
RSS - Blog de Antonio Jesús  Gras

El autor

Blog De Grastronomía - Antonio Jesús  Gras

Antonio Jesús Gras

Cocinero y profesor de cocina. Antiguo pirata, con deseos de encontrar tiempo suficiente para poder escribir y leer todo lo que quisiera. Veneciano de adopción. Canario de orígen. Sueña con retirarse en la isla de El Hierro.

Sobre este blog de Gastronomía

Noticias, recetas, libros, acontecimientos, catas varias, vinos, comentarios personales sobre el bien y el mal de algunos aspectos de la gastronomía que me preocupan. Siempre desde un óptica muy mía. Sin pelos en la lengua.


Archivo

  • 19
    Agosto
    2011

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    LA HISTORIA DEL MUNDO EN SEIS TRAGOS

     

     

     

    La visión  de TOM STANDAGE, periodista y escritor inglés  capaz de catalizar la historia de la humanidad a través de seis bebidas, supone la feliz lectura de un inteligente y minucioso libro donde miramos desde la importancia de la cerveza, el vino, los destilados, el café, el té y la Coca Cola, como la humanidad tiende a saciar algo más que su sed cuando pretende beber y utiliza líquidos elaborados por el hombre.

    Cada sociedad ha que ha creado un bebida, o la a legado a otras, deja una impresión fósil de sus sistemas: “las bebidas, a diferencia de la comida, pueden compartirse de una manera genuina”.

    Cuando ahora miramos a nuestros jóvenes, reunidos entorno a esos tótems con capacidad de un litro y color marronaceo haciendo “botellón”, estamos asistiendo a las mismas reuniones que hace miles de años practicaban sumerios o mesopotámicos: “Cuando varias personas beben cerveza del mismo recipiente todas consumen el mismo líquido; cuando se corta un trozo de carne, en cambio, se suele considerar algunas partes más apreciables que otras. Como resultado, compartir una bebida con alguien es un símbolo universal de hospitalidad y amistad”.

    Las bebidas alcohólicas siempre han tenido un carácter simbólico y mágico, que

     “tienen el poder de invocar a las fuerzas sobrenaturales”, amén de demostrar estatus sociales. Al inicio de cada nueva creación líquida la dificultad de conseguirlas las hace privilegiadas, y así son usadas por reyes y gobernantes como símbolo privilegiado para exaltar su poder. Si la cerveza nace en lo que llamamos el Gran Fértil, el vino hizo su aparición en la Mesopotamia septentrional, y griegos y romanos se encargaron de acabar de realizar los pasos siguientes para que consolidara como parte fundamental de la economía de sus imperios. Cebada y vides como fuente de sus economías.

     Recordemos que “el vino no es otra cosa que el zumo fermentado de uvas aplastadas.”. “Para los griegos, beber vino era sinónimo de civilización y refinamiento: el tipo de vino que se bebía y su edad indicaban lo culto que se era. Se prefería el vino a la cerveza, los vinos refinados a los comunes y los viejos a los jóvenes”. Y que mientras los griegos realizaban sus simposion, los romanos tenían sus convivium,  y mientras que en los primeros “los participantes bebían como iguales… en busca de placer y quizá de iluminación filosófica” los romanos buscaban “una oportunidad para recalcar las divisiones sociales”, pues cada invitado bebía un tipo de vino de acuerdo a sus posibilidades sociales. Con lo que podríamos pensar si nuestros clubs de catas son más griegos, a la hora de igualarnos a todos en lo que se bebe, y las cartas de los restaurantes más basadas en el espíritu romano, pues muchas veces el hecho presuntuoso se impera al hecho de la calidad..

    Con la desarrollo de las sociedades y “el espíritu emprendedor”, llega el descubrimiento de los espirituosos, donde el ron y el whisky se vuelven fuentes de riqueza y productividad. “Las bebidas destiladas, junto con las armas de fuego y las enfermedades infecciosas, contribuyeron a configurar el mundo moderno, ayudando a los habitantes del Viejo Mundo a establecerse como gobernantes del Nuevo”.

    El Café y la ilustración, el té y los colonialismos ingleses, o la conversión de la Coca Cola como bebida globalizadora amplían las miradas de STANDAGE y nuestros conocimientos sobre un mundo, que a través de éstos líquidos, ofrece otra inusual visión.

     

     

     

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook