Blog 
De Grastronomía
RSS - Blog de Antonio Jesús  Gras

El autor

Blog De Grastronomía - Antonio Jesús  Gras

Antonio Jesús Gras

Cocinero y profesor de cocina. Antiguo pirata, con deseos de encontrar tiempo suficiente para poder escribir y leer todo lo que quisiera. Veneciano de adopción. Canario de orígen. Sueña con retirarse en la isla de El Hierro.

Sobre este blog de Gastronomía

Noticias, recetas, libros, acontecimientos, catas varias, vinos, comentarios personales sobre el bien y el mal de algunos aspectos de la gastronomía que me preocupan. Siempre desde un óptica muy mía. Sin pelos en la lengua.


Archivo

  • 01
    Abril
    2012

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    LA MAR SALADA

     


     

    Llegan a la mesa unas copas de Martini vacías, y dos cocineros, en vivo, rellenan de cebolla cocinada durante dos horas, una yema de huevo trabajada como pasta bomba, y un sifón con un puré de patata. La tortilla de patata por mano de su creador, el cocinero Marc Singla, que junto a Albert Enrinch, forman la pareja que en cocina conducen La Mar Salada, un restaurante que no vive del pasado, solamente que a veces, ante la petición de un amigo, ceden y ofrecen rasgos del pasado. No hay nunca que olvidar quien somos. Ni que estamos en la Barceloneta, avenida de Juan de Borbón 59, de Barcelona.

    Pero en La Mar Salada además hay arroces de perfecto control del grano, pescados o carnes que pasan con nota, y platos tradicionales que sufren pequeñas transformaciones para acercarse con mayor intensidad gustativa a los tiempos en que estamos.

    Un servicio muy dispuesto a hacer la visita encantadora, y unos precios realmente ajustados para la calidad que se ofrece.

    He cenado con mis alumnos y todos han salido muy contentos. Por haber visto que el pasado existe, por comprobar que el presente no solo es la cocina salada,  y por sentirse por una noche tan cerca de la comida sencilla de entender, sencilla de disfrutar.

    Pan de panadería Baluarte, que han visitado en la mañana, y han degustado y comprado. La Mar Salada es una  buena excusa para iniciarse de los restaurantes gastronómicos con pies y precios en la tierra. Cocina marinera y mucho más, en un entorno que me transporta a otras épocas, Barcelona tiene una magia y un poder que van más allá de los nueve platillos comidos en éste agradabilísimo local. En la calle algunos de mis alumnos hablan del canelón de marisco, otros del muslo de pato a la naranja. Y yo me relamo con el pilpil de boletus que acompañaba a un bacalao guisado en su punto perfecto de laminado. Cocina para todos los gustos. Y unos dulces sencillos, pero efectivos. Sabrosos. Pretendidamente sencillos para la calidad de quien los realiza.

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook