Blog 
De Grastronomía
RSS - Blog de Antonio Jesús  Gras

El autor

Blog De Grastronomía - Antonio Jesús  Gras

Antonio Jesús Gras

Cocinero y profesor de cocina. Antiguo pirata, con deseos de encontrar tiempo suficiente para poder escribir y leer todo lo que quisiera. Veneciano de adopción. Canario de orígen. Sueña con retirarse en la isla de El Hierro.

Sobre este blog de Gastronomía

Noticias, recetas, libros, acontecimientos, catas varias, vinos, comentarios personales sobre el bien y el mal de algunos aspectos de la gastronomía que me preocupan. Siempre desde un óptica muy mía. Sin pelos en la lengua.


Archivo

  • 23
    Octubre
    2011

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    MI 15 0


     

    A las 17.30 me espera mi hijo Bruno en una de las salidas de la Puerta del Sol. Es sábado 15 de Octubre y vamos caminando hasta la Plaza de Cibeles entre la sensación de que la calle se va a ocupar, y de no hace demasiado tiempo que un desencanto plomizo ocupa mis pensamientos políticos y sociales.  Tras cerrar Traperia 30 en Enero y sentir absolutamente desprotegido frente una crisis donde el cinismo del Estado ha conseguido enrabietarme hasta el extremo de mirar a las ayudas que se están dando al sistema bancario como una nueva  ofensiva por parte de quien sólo mira sus intereses y no en realidad la del pueblo que lo mantiene y sustenta.

    Creo que nunca he estado en una manifestación con tanta gente asistiendo, tan educada, tan diversa, tan respetuosa y tan participativa. En dos horas y media volvemos a caminar lo que antes tardamos veinte minutos. Después de entonar las consignas que espontáneamente van naciendo de bocas de mayor o menor edad, de unas y otras geografías.

    Bromeo con Bruno y aprovecho las consignas para llevarlas al lado gastronómico, ya que ante las pancartas que llevan alguno de los manifestantes, “poco pan”, y después de las dos horas y media de camino, mi cabeza se siente más lúdica: “Menos policía, más jamón”.

    Llegamos a Sol como sardinas de una lata humana que no tiene prisa, pero que quiere hacerse escuchar. Su aceite de conservación exhala miedo ante el futuro, incertidumbre, pero seguridad en sus protestas. Caminamos hacia algún barecillo que calme nuestra sed de manera física. Cruzamos Sol.. ¿Qué repercusión tendrá está manifestación en nuestras vidas?

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook