Blog 
De Grastronomía
RSS - Blog de Antonio Jesús  Gras

El autor

Blog De Grastronomía - Antonio Jesús  Gras

Antonio Jesús Gras

Cocinero y profesor de cocina. Antiguo pirata, con deseos de encontrar tiempo suficiente para poder escribir y leer todo lo que quisiera. Veneciano de adopción. Canario de orígen. Sueña con retirarse en la isla de El Hierro.

Sobre este blog de Gastronomía

Noticias, recetas, libros, acontecimientos, catas varias, vinos, comentarios personales sobre el bien y el mal de algunos aspectos de la gastronomía que me preocupan. Siempre desde un óptica muy mía. Sin pelos en la lengua.


Archivo

  • 07
    Julio
    2011

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Montalbano y la cocina siciliana.

     

    En mi memoria juvenil Sicilia tiene cuerpo de mujer con la piel blanca, que busca el sol y se deja llevar entre platos de pasta y barrocas construcciones dulces. Palermo. Siracusa, Trapani,…

    Aún no había comenzado a leer las novenas de Andrea Camillieri, pero ya amaba los paisajes y los platos sicilianos. Con la distancia, con el tiempo, con otras geografías alimenticias y otros libros en mis baúles, Camillieri se hizo un referente, un asiduo, y así, de manera pausada, volvían a aparecer ante mis ojos clásicos platos de su cultura.

    Unas veces eran unos salmonetes de roca de color lujurioso y olor fresco a mar, otros un risotto de fruti di mare donde la variedad de arroz es necesaria para poder asumir la mantecaruta final que necesita el plato, la caponata, ese pisto donde hace su presencia el vinagre entre notas de berenjena y apio, con las amargas aportaciones de la oliva y la fuerza del tomate, o ese clásico llamado “a la norma”, para dar apellido a una pasta donde la berenjena equilibra su presencia gracias al requesón/ricotta de leches de cabra que en las pezuñas de sus pies han atrapado el sol y la sequedad como dualidad del silencio, o esa otra pasta ´ncasiata, que tantas veces hemos visto practicar en imágenes de películas donde la mafia aparece, y alrededor de una olla con albóndigas con tomate reducido durante horas, ajo, huevo duro y la inevitable berenjena, dan lugar a un acompañamiento para macarrones que todos quisiéramos saber hacer para no sentirnos demasiado alejados de una realidad familiar y que pide vasos de vinos corposos pero mediterráneos. O esa Cavatuna, que vuelve a usar los macarrones, acompañados esta vez por una salsa de cerdo que se ve cubierta por la blancura grisácea del queso de oveja.

    Montalbano come cazuelas de mejillones, espaguetis con cigalas, y hasta sencillos pescados a la parrilla en locales populares cercanos del mar, donde creemos descubrir que la verdad de la vida puede radicarse en momentos sublimes que atraviesan lo cotidiano, pero nunca olvida hablar de la riqueza dulce de la isla.

    Canolis,  Casattas o Cuadrironi, unas simpáticas y sencillas rosquillas azucaradas que nos pueden recordar algunas de nuestras pastas dulces tradicionales, masas que pasan por el aceite para ser fritas, como la cubierta tubular de los canolis, que luego, de la misma manera que la casatta, usa la ricota/requesón, unidas a frutas adormiladas en azúcar (canditas las llaman los italianos) y contrarestadas con granos de chocolate, para exponer algunas de las más clásicas y populares tradiciones de una isla hermosa que nos da, desde sus paisajes ciclópeos, la realidad de las envidias, debilidades humanas, entre muertes y otras facetas del dilatado abanico de posibilidades que ofrece el ser humano para que Motalbano valla adentrándose en la radiografía de una humanidad que nuca asemeja ser lo que en realidad parece.

    Todos quisiéramos tener alguien que nos cocine, para que cuando lleguemos a casa, calentándolo o sencillamente frío, disfrutemos del placer de la comida casera. O poder encontrar algún templo, como la  hostería  San Calogero o la trattoria  de Enzo, desde la que acercarse al sabor y alejarse del mundo, aunque sea, sencillamente, para comer.

    Son más de 20 historias que Andrea Camilleri, y siempre en la editorial Salamandra, ha escrito para nuestro deleite desde la Forma del agua, su primera entrega, y siempre ofreciendo culinaria popular siciliana.

     

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook