Blog 
De Grastronomía
RSS - Blog de Antonio Jesús  Gras

El autor

Blog De Grastronomía - Antonio Jesús  Gras

Antonio Jesús Gras

Cocinero y profesor de cocina. Antiguo pirata, con deseos de encontrar tiempo suficiente para poder escribir y leer todo lo que quisiera. Veneciano de adopción. Canario de orígen. Sueña con retirarse en la isla de El Hierro.

Sobre este blog de Gastronomía

Noticias, recetas, libros, acontecimientos, catas varias, vinos, comentarios personales sobre el bien y el mal de algunos aspectos de la gastronomía que me preocupan. Siempre desde un óptica muy mía. Sin pelos en la lengua.


Archivo

  • 05
    Agosto
    2011

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    ¿QUÉ TIENE EL CHOCOLATE QUE A TODO EL MUNDO ENCANTA?

     

     

     

    Me gusta esa foto de Roalt Dahl de 1954, con una gran frente que hace transparente su inteligencia y su humor cínico, y su pelo negro como si fuera un aura de santo tendencioso y juguetón, sobre una pared de mármol que parecen manchas en el mantel de una merienda con revoltosos y descuidados invitados. Nariz afilada y orejas grandes, y sobre el bolsillo de la chaqueta algo que no llego saber qué es pero me regala misterio y dudas. Una foto serena para un hombre de vida repleta de aventuras, y hasta de accidentes tremendos, que le dejaron ciego durante ocho semanas.

    Siempre he leído con placer sus obras, desde Matilda a Las brujas, desde James y el melocotón gigante a ésta burla que es Charlie y la fábrica del chocolate, donde el excéntrico Willy Wonka sufre espionaje industrial y casi le lleva a al ruina.

    Ciertos autores que paree que dedican sus obras a los niños tienen una mordacidad tremenda: “Todo lo que hay en esta sala es comestible. Hasta yo lo soy. Pero eso sería canibalismo, mis niños, y está mal visto en la mayoría de las sociedades”. O ésta no menos tremenda sentencia del señor Wonka: “Si tuviera que quedarse con la mitad de su hijo, ¿que mitad escogería?”.Como si se tratara de un lienzo de El Bosco, la obra de Dalh hay que leerla sin prejuicios, sabiendo que en cualquier momento nos va a meter el dedo en el ojo y nos vamos a quedar con una boba sonrisa en los labios gracias al latigazo prodigado. Sin temor a ser políticamente incorrecto nuestro señor Wonka mantiene ésta mordaz conversación:

    “Yo soy Augustus Gloop, y me encanta el chocolate.

    Salta a la vista. A mi también. Nunca imaginé que tendríamos tanto en común.”.

    O ante las palabras de su madre el joven y amable Gloop responde: "¡Augustus! ¡No te comas! ". "Pero es que estoy rriiico Má”.

    Como si fueran una serie de chistes de Faeminio y Cansado Dalh deja estas mordacidades escritas en las puertas de los depósitos que recorren el limpísimo tubo de chocolate: “Depósito N° 54 - "Cremas": Crema de leche, crema batida, crema de violetas, crema de café, crema de piña, crema de fresas y crema para manos.”… “Depósito N° 77 - "Granos": granos de café, granos de cacao, granos de azúcar y granos de arena.”.

    Las mentes de los escritores visionarios, y no me cabe ninguna duda de que el señor Dalh lo era, dejan escritas cosas que, como en el caso de Verne, Bradbury o Ballard, con el tiempo acaban cumpliéndose. En las habitaciones que los personajes no llegan a entrar leemos títulos que hoy nos hacen sonreír plenamente: “Bebida gaseosa que levantan”. ¿Les suenan?. O “Caramelos silbosos para niños que no pueden silbar”. ¿Acaso nunca han jugado con el lejano “Pitagol” , anunciado hasta en la Tv en blanco y negro de nuestra infancia tardofranquista?. O golosinas que harían las delicias de los colegiales de El Colegio Hogwarts de Magia y Hechicería , Grageas de arcoiris: "¡Al chuparlas se puede escupir seis colores diferentes!".  Harry Poter y sus amigos  comprarían estas delirantes grageas o las no menos delirantes Chocolatinas invisibles para comer en clase.

    Niños que ejemplifican vicios. Sarcasmo. Y una segunda parte en ese Charlie y el ascensor de cristal. Porque las sagas siempre son divertidas by no nos gusta separarnos de los personajes a los que le tomamos cariño. ¿Quién  no quiere tener por casa un hacendado Umpa Lumpa? eso sí, a costa de enormes cantidades de semillas de cacao.

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook