Blog 
De Grastronomía
RSS - Blog de Antonio Jesús  Gras

El autor

Blog De Grastronomía - Antonio Jesús  Gras

Antonio Jesús Gras

Cocinero y profesor de cocina. Antiguo pirata, con deseos de encontrar tiempo suficiente para poder escribir y leer todo lo que quisiera. Veneciano de adopción. Canario de orígen. Sueña con retirarse en la isla de El Hierro.

Sobre este blog de Gastronomía

Noticias, recetas, libros, acontecimientos, catas varias, vinos, comentarios personales sobre el bien y el mal de algunos aspectos de la gastronomía que me preocupan. Siempre desde un óptica muy mía. Sin pelos en la lengua.


Archivo

  • 20
    Julio
    2011

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    UNA CATALUÑA QUE YA NO EXISTE

     

     

     

    Don Josep Pla era de una raza de escritores ancestralmente adelantada. Infinita.

    Cuando el mundo ni soñaba con ideas y proyectos como el de Slow Food (Comida lenta) o el Kilómetro 0 (utilizar las producciones locales como base de la culinaria), Pla ya pasaba muchas de sus horas charlando, con agricultores y pescadores de su paradisiaco Alto Ampurdan, con Cadaqués como capital del mundo, sobre los orígenes de los productos alimenticios y sus elaboraciones más tradicionales . Obras como “”El que hem menjat” (“Lo que hemos comido”), ”Pollastre y llagosta” (“Pollo y langosta”), “Aigua de mar” (“Agua de mar”), “Els pagesos y les hores”(” Los campesinos y las horas”) muestran radiografías detalladas y minuciosas de una estilo de vida que va desapareciendo a ritmo trepidante y sin sonrojo por parte de los diversos poderes establecidos.

    Podemos considerar al escritor como un profeta de la dieta mediterránea, como un visionario que ve en su entorno una manera sencilla y perfecta de alimentarse y de conservar, a la vez, el entorno marino, terrestre o espiritual.

    Estos días nos encontramos con una visión “políticamente correcta y dirigida” de lo que debería ser la catalanidad, de la mano de la segunda edición del Corpus del Patrimonio Cultural Catalán, producido por el Instituto Catalán de Cocina.

    Tengo mis dudas de que el escritor entrara en éste juego de patriotismo culinario que pretende aferrarse a los tiempos pasados, por mucho que las reglas elegidas para la recopilación de las 1.113 recetas que hoy lo forman, hayan pasado los convenientes requisitos de catalanización, esto es: que los platos tienen 50 años de permanencia como mínimo, se elaboran en tres o más lugares de Cataluña y no emplean productos foráneos.

    Si el Mediterráneo visto por Pla desde las orillas de sus costas, ha sido un constante ir y venir de culturas, que se han mezclado hasta formar una idiosincrasia que va pisándose los talones sin saber exactamente, muchas veces, donde comienzan unas tradiciones y donde acaban otras, no puede pretender ninguna institución, ni nadie, cerrar las puertas a las evoluciones, a los mestizajes o al canto de los ensamblajes.

    Pla era un gourmand, no un gastrónomo ni un gourmet, y desde luego no era un “cocinillas”, de esos que tanto se estilan hoy y repiten conceptos o recetas, como los papagayos repiten sonidos, sin poner espíritu en sus trabajos. Pla habla de su país, el Ampurdan, y siente que su país/paraíso es el centro de un mundo que está en constante peligro y transformación. Alaba la cocina casera, el producto. Puede que Pla  y su concepto quede algo aniquilado ante las perspectivas que ofrecen las tecnologías de democratizar no solo el producto, su conservación y acercamiento máximo público.

    Pero en su literatura hay sabor, y amor, muchísimo amor por lo que se produce en su entorno, y ese entorno es el que nos permite sobrevivir y generar memoria.

    Dice  Manuel Vázquez  Montalbán que la filosofía gastronómica del hombre de la boina es: “una cocina de la memoria mediterránea con tiempo para llenar nuestro presente y un generoso turno de tertulia de sobremesa para planear las comidas del futuro. Es decir, memoria, deseo y esperanza.”

    Memoria, deseo y esperanza. Todo un eslogan que deberían aplicarse cualquier zona que quisiera perdurar en sus viajeros, y la literatura sabrosa de Pla necesita muchos visitantes. Mediterráneo puro.

     

     

     

     

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook