Blog 
Desde la cocina de Koldo Royo
RSS - Blog de Koldo Royo

El autor

Blog Desde la cocina de Koldo Royo - Koldo Royo

Koldo Royo

Sobre este blog de Gastronomía

Desde este espacio tendré una relación de amistad gastronómica con vosotros: os iré contando cosas cotidianas tanto de mi vida gastronómica, como no gastronómica, recetas y no recetas, tanto en escrito como con algún vídeo o fotografía, y por supuesto espero vuestros comentarios, ideas, preguntas......


Archivo

  • 24
    Marzo
    2012

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Cocinando por Bogotá para la Fundación Nuestro Hogar

     

     

    El Dream Team ;-), incluyendo a Manu Pereira (de azul oscuro), Raúl Resino (colgante identificación), y yo (azul claro)

    Acabo de llegar de Colombia. Este viaje ha sido verdaderamente bonito, por muchos motivos, y os los voy a contar: la primera el honor de colaborar con la Fundación Nuestro Hogar de Bogotá, cuya actividad se centra en protección y atención integral a niñas huérfanas, abandonadas, maltratadas física o psicológicamente, víctimas de abusos sexuales o en situaciones de pobreza extrema

     

    Ser el granito de arena para recaudar fondos en un momento en que la Fundación está viendo peligrar algunos de sus recursos es de esas cosas que te hacen pensar en que cualquiera, desde nuestro trabajo sea el que sea, podemos ser ese granito de arena

     

     

     

    Y, la segunda, también muy bonito cocinar una vez más en las grandes ligas de servicio: ofrecimos un menú degustación para 250 personas junto con el gran equipo del Gun, y la cena estuvo compuesta por tres aperitivos, 5 platos y la maravillosa brigada de camareros y cocineros

     

     

    Iremos por partes, primero el contacto con Mª Cecilia Marulanda de Sarasola, Presidenta de la Fundación, quien me trasladó la iniciativa. Rápidamente hablé con dos amigos cocineros (Manu Pereira y Raúl Resino) para saber si querían compartir esa bonita actividad. Y allá que fuimos

     

     

    La cena la dimos en el Gun Club, uno de los lugares con más sabor de Bogotá, un club privado sin ánimo de lucro donde los beneficios se destinan para ayudar a sus empleados y donde pudimos convivir con el equipo humano que allí desarrolla su labor. Desde aquí mi agradecimiento a Chef Mauro Sanabria y su mano derecha, en especial a Héctor Chevarría (¡un máquina! gran cocinero), enhorabuena a ambos por la perfecta organización de la cocina, y gracias también a todos sus cocineros, desde los de los cuartos fríos de control de mercancías, hasta los cuartos fríos donde se preparan las viandas, a Teresa Bernal y Frei Meldivelso, y un abrazo a la cocina principal, empezando por las cocineras Beatriz Sánchez y Cristina Toval, que nos atendieron y nos ayudaron con todo, además de dejarnos probar sus preparaciones típicas

     

     

     

    Sabores que llegan de manos amigas

    Esta es una de las cosas más bonitas de ir por las cocinas del mundo: que los amigos te entregan sus sabores y ya pasan a ser comunes, porque en esa cocina es donde empecé a probar el sabor colombiano antes de salir a las calles de Bogotá, empezando por los zumos…¡de todas las frutas! Zumos de mandarina, de mora, de papaya, piña…Y algo que no tenéis que dejar de tomar al llegar, fue lo primero que me chocó cuando me dieron: los cascos de limón confitados ¡qué delicia!, pero lo mismo con los dulces de mora y los duraznos de tomates de árbol. Sabores profundos y limpios, un auténtico placer

     

    También me dieron ellas a probar el gran aguacate de sabor excepcional, y yo me traje para España unos cuantos a demás de frutas y golosinas. Qué bueno el ceviche que me dieron, y las primeras arepas. Todo sabe con más intensidad que las que aquí encontramos. Luego me presentaron a la cocinera Berenice Heredia encargada de hacer la empanadas, y sabed que hace más de 500 al día, ¡se venden y se comen todas! Ella me dio el primer ají ¡huy como pica!

     

    Luego la mamá, la señora Mery Rodríguez, que es la encargada de todas las verduras y con ella probé las primeras papas saladas con su acompañamiento, y el plátano verde frito

     

    Luego el cocinero de frituras ya me dijo “mira esto”, y me dio a probar sus patatas chip especiales, y su purés de patas. Y, en ese punto, me dije tengo que ir al mercado ¡ya! Tengo que ver y tocar todas estas variedades de papas, ya os contaré

     

    Los amigos parrilleros Alberto Nova me dieron a probar los primeros pescados de la tierra para que decidiese cuál quería. Todos eran tan sabrosos! Entre el rey y la corvina me decliné por el rey, también me dieron a probar los moluscos chilenos a la parrilla, y felicitarlos ¡cómo la usan! ¡pero si parecen vascos! Jajaja (para los de fuera: esto es un gran piropo!)

     

    Y mi amigo el salsero Andrés Lorano, que me dejó probar todas su salsas y sopas y desde hacia tiempo no había estado con un salsero tan bueno. Después de este primer contacto, manos a la obra, a revisar el menú y mirar los pedido y recoger información para perdernos por las calles de Bogotá

     

    Este articulo lo voy a partir en varias entregas, y en nada os envío las primeras recetas que me enseñaron nuestros amigos colombianos

     

    Puedes seguirme en twitter

     

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook