Blog 
Desde la cocina de Koldo Royo
RSS - Blog de Koldo Royo

El autor

Blog Desde la cocina de Koldo Royo - Koldo Royo

Koldo Royo

Sobre este blog de Gastronomía

Desde este espacio tendré una relación de amistad gastronómica con vosotros: os iré contando cosas cotidianas tanto de mi vida gastronómica, como no gastronómica, recetas y no recetas, tanto en escrito como con algún vídeo o fotografía, y por supuesto espero vuestros comentarios, ideas, preguntas......


Archivo

  • 16
    Febrero
    2011

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Santi Santamaría: mi amigo se va, y algo muere en mi alma

    Santi y Angels son amigos, y escribir sobre un amigo al que a partir de ahora tendré que hablar desde dentro es difícil. Imaginar el doloroso momento de Angels tampoco es fácil

     

    Hace unas pocas semanas estuvimos hablando. Le dije que, como desde el primer día, tenía la puerta abierta a su casa de afuegolento, su espacio, que lo esperábamos con ilusión, y seguimos un rato más hablando de esto y aquello, porque Santi siempre tenía sueños que proyectaba en la realidad, siempre los vivía apasionadamente

     

    Y me alegro de haber tenido esas palabras contigo, saber cuánto te ilusionaba este nuevo proyecto de Singapur, tu sueño más reciente, tu realidad más inmediata

     

    Tengo mucha pena amigo

    Porque aunque nunca dejarás de estar a nuestro lado (cómo imaginar “Cocina” sin pensar en ti), perderemos algunas recetas que aún no has cocinado, algunos modos de captar la esencia de sabor y textura que aún tus manos no han tocado

    Perdemos alguna pasión porque perdemos a un tío con un par de cojones –como a ti te gustaba decir-, a mi amigo el peleón, el que libraba batallas que otros no quieren, no saben o no pueden librar

    Porque vivías cada momento en profundidad, poniendo toda la carne en el asador

    Porque sabías explicar tan bien tu forma de ver, pensar, entender, oler, comer y saborear la vida

     

    Sí, claro, podrías haber sido un poco más comedido. Pero ése no sería mi Santi, al que quiero

     

    No sabemos cuándo y dónde nos despediremos de todo lo que conocemos

    Pero sí podemos elegir el modo de ser al irnos

     

    Te quiero  Santi porque dejaste tu antigua profesión para dedicarte a la cocina y dedicarnos tantos excelentes platos y tantas tertulias, libros, charlas

    Porque siempre defendías hasta el límite aquello en lo que creías

    Porque eso nos hacía pensar, y lo sabías y nos traías nuevos dilemas para que no dejásemos de hacerlo

    Por tus memorándum, que nunca he sabido si a sabiendas o no, nos llevaban a los demás al descoloque o a la acción. Seguramente porque, envuelto en ese estilo tuyo que daba lugar a mil interpretaciones, había una gran base de razón

    Y a ti, que te gusta el picante en la cocina, te enfadaban y divertían –cuarto y mitad- nuestras reacciones

     

    Gracias Santi por dar vida a la cocina de tus tierras que, a día de hoy, ya son muchas

    Gracias por ser testarudo y por lograr que muchos queseros y payeses y gente del campo siguiesen en el oficio por tu buen hacer

    Gracias por presumir de tu gente, de tus proveedores

    Gracias por acudir a conversar con los amigos, como cuando el año pasado viniste a Mallorca para una conferencia y nos lo hiciste pasar tan bien

     

    Gracias por venir hace 24 años a mi recién inaugurado restaurante, el Koldo Royo, para hacer una de tus primeras (yo era un pipiolo total!) jornadas gastronómicas fuera de tu restaurante Ca’n Fabes

     

    Todavía te recuerdo ese día, bajando de los taxis –porque fueron varios taxis, como los reyes- con todo un regimiento de cocineros y con platos, fuentes y demás artilugios para ese menú de ese día que fue grande porque estuviste tú cocinando

     

    Todavía no eras ese tan conocido para muchos pero para mí y mi socia ya eras grande

    Y después te cayeron las 2 estrellas, y luego las 3, y así hasta ….no me imagino muchos techos

     

    Gracias Santi por dejarme estar contigo esos días dentro de tu cocina, cuando mi restaurante se había incendiado y para pasar los malos momentos iba de cocina de amigo en amigo para distraerme y ver nuevas cosas

     

    Gracias por dejarnos un legado tan importante

    Tú nunca dejaste indiferente a nadie  y nadie podrá poner en duda que se va el gran referente de la cocina del siglo XXI de España

    Sí, este es tu siglo

     

    Te vamos a echar en falta amigo mío

    No puedo contener mis lágrimas, pero no me importa

    Sé que, como yo, muchos están sintiendo que cuando un amigo se va algo se muere en el alma

     

    Seguiremos en contacto amigo ahora sabemos que estás más cerca que nunca

    Un fuerte abrazo a toda tu familia, a tus equipos de cocina, a los que te queremos

     

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook