Blog 
DESDE MI ESPACIO
RSS - Blog de Pedro Negrín Fernández

El autor

Blog DESDE MI ESPACIO - Pedro Negrín Fernández

Pedro Negrín Fernández

Economista. Politólogo. Masón. Republicano. Socialista hasta la médula. Libre-pensador. Un poco Jacobino y muy buena gente. Tolerante y esctricto en lo conciernente a la invasión de la intimidad, ataques contra-natura, ecologismo,intolerancia, xenofobia,ultra-derecha y/o ultra-izquierda...Todo lo qu...

Sobre este blog de Sociedad

Este blog pretende contar, desde mi espacio vital (social, cultural,literario,político,analítico.etc), la realidad de los hechos que me hayan impactado en el día. Sólo eso.Que creo no es poco.


Archivo

  • 23
    Marzo
    2012

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    EUROVEGAS

     

    Todos tenemos un precio, todo se compra y se vende; el traficante y el artista intercambian sus divisas; el esclavo, como el rey, tienen idéntica piel...", cantaba Víctor Manuel allá por 1974.

    Pienso en el precio que estamos dispuestos a pagar por Eldorado que nos promete el rey Midas de los casinos en Las Vegas, Macao y Singapur: el multimillonario Sheldon Adelson, que además es uno de los principales donantes de la campaña del ultra republicano Newt Gingrich. Escudriña los terrenos que El Prat, Getafe, Gavà o Alcorcón extienden ante sus ojos para desarrollar Eurovegas, el megaproyecto que tiene babeando a alcaldes y presidentes. Prevé la construcción de doce hoteles y seis casinos, más restaurantes, campos de golf, tiendas y centros de convenciones que podrían crear 260.000 puestos de trabajo directos e indirectos, de acuerdo con la firma consultora encargada del asunto. ¿Les parece una cifra exagerada? Naturalmente. Pero incluso quitando un cero, hablar de miles de empleos en estos tiempos resulta más hipnótico que la bola dando vueltas en la ruleta del Casino de Scorsese.

    "Todos tenemos un precio: el señor y la doncella, el poeta y su miseria; piratas y mercenarios, falsos revolucionarios...", cantaba Víctor Manuel. El precio de Eurovegas pasa por relajar los impuestos sobre el juego, por exenciones fiscales y por saltarse trabas burocráticas y otras leyes como las que impiden a los menores acceder a los casinos, además de suavizar la ley antitabaco, que impide fumar en locales públicos. Y leyes laborales más flexibles: de hecho, el casino de Sheldon es el único de Las Vegas cuyos trabajadores no pueden estar afiliados a ningún sindicato. Difícil de vender a la opinión pública, salvo que recuerdes el número de visitantes que un proyecto así puede atraer anualmente al lugar y su entorno. Once millones, estiman los promotores. ¿Exageran con la cifra? Seguro, pero dividan entre dos y resulta igualmente sugerente.

    "Todos tenemos un precio: algún cerdo disfrazado de paloma mensajera; también Caperucita y su abuela, Tom y Jerry, Cenicienta...", cantaba Víctor Manuel. Este cuento de hadas tiene su lado oscuro: sabemos que el negocio del juego legal atrae otros negocios ilegales y mafias organizadas que acudirán en masa como moscas a la miel de Eurovegas. Las redes de prostitución encontrarán un terreno bien abonado, mientras el alcalde de Barcelona endurece las sanciones contra putas y clientes callejeros.

    "Creemos tener los acuerdos necesarios con el Gobierno para asegurar el éxito, sólo nos queda cerrar los últimos flecos", decía Adelson a la revista Forbes, dando por hecho que la crisis europea habrá terminado dentro de cuatro o cinco años. Estos días se apuesta fuerte, bajo cuerda, en la partida de póquer para llevarse el proyecto a Barcelona o a Madrid. Y claro que hay líneas rojas, como recordaba esta semana el vicealcalde madrileño. Las saltaremos si es necesario, porque, como decía el cantautor, todo se compra y se vende, y todos tenemos un precio.

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook