Blog 
DESDE MI ESPACIO
RSS - Blog de Pedro Negrín Fernández

El autor

Blog DESDE MI ESPACIO - Pedro Negrín Fernández

Pedro Negrín Fernández

Economista. Politólogo. Masón. Republicano. Socialista hasta la médula. Libre-pensador. Un poco Jacobino y muy buena gente. Tolerante y esctricto en lo conciernente a la invasión de la intimidad, ataques contra-natura, ecologismo,intolerancia, xenofobia,ultra-derecha y/o ultra-izquierda...Todo lo qu...

Sobre este blog de Sociedad

Este blog pretende contar, desde mi espacio vital (social, cultural,literario,político,analítico.etc), la realidad de los hechos que me hayan impactado en el día. Sólo eso.Que creo no es poco.


Archivo

  • 17
    Febrero
    2012

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    FRACASOS ECONÓMICOS

    Tras el fracaso del keynesianismo en un solo país y la dramática reunión de ministros de Economía en Bruselas, de la que Elena Salgado salió con lágrimas en los ojos, José Luis Rodríguez Zapatero pudo aprobar el primer gran ajuste español gracias a la abstención del nacionalismo catalán. 27 de mayo del 2010. Han pasado tantas cosas desde entonces que parece que estemos hablando de un pasado remoto. Ese mes de mayo, sin embargo, ya forma parte de la historia de España. Vimos la magnitud del desastre. Tuvimos noticia fehaciente del Directorio Europeo. Y el socialismo mediático español se quedó sin narración. Sus alas de cera se derritieron y Zapatero compareció en el Congreso como un replicante de Blade Runner, de pronto consciente de su fragilidad: "He recibido llamadas y he escuchado voces que vosotros no creeríais...".
     
    Con las medidas de mayo del 2010 –rebaja del 5% del sueldo de los funcionario, congelación de las pensiones, eliminación del cheque bebé, restricción de la ley de dependencia, reducción de 6.500 millones en obras públicas...– comenzó algo más que un cambio de ciclo político. España inició el viaje de regreso a la modestia. Un viaje que será largo y duradero.
     
    El Partido Popular votó en contra para subrayar el brutal giro de la situación. Mariano Rajoy bajó el pulgar, sabiendo que el Gobierno no iba a caer. En CDC todavía guardan la relación de empresas del Ibex 35 que llamaron aquella semana a su sede central de la calle Còrsega de Barcelona pidiendo un voto de responsabilidad. El futuro del euro ya estaba en juego.
     
    Al cabo de un año –entre agosto y septiembre del 2011, en el momento más crítico para la estabilidad de la moneda europea–, Zapatero devolvió el favor marginando a los catalanes de la reforma exprés de la Constitución solicitada por Angela Merkel y el BCE como garantía de estabilidad presupuestaria. Empujado al ostracismo, el hombre de la España plural preparaba su retiro en León y sabía cuáles eran las pólizas que tenía que firmar en Madrid. Cuando las cosas se ponen feas, los ateos se confiesan, los relativistas se envuelven en la bandera y las chicas listas se llaman Carmen.
     
    Vinieron las elecciones y el Partido Popular conquistó una mayoría absoluta sobre fondo social dramático. Una modalidad de mayoría absoluta que nunca se había dado desde 1977. Con un partido perfectamente disciplinado –como veremos este fin de semana en Sevilla–, Rajoy puede aprobar todas las leyes que quiera, pero necesita el esmalte de los grandes acuerdos. Almuerzos de cuatro horas con el secretario general del PSOE, conciertos con CiU y agilidad en el País Vasco (el ministro del Interior trabajando con finura el dossier ETA y pacto PNV-PP en la puesta en marcha de Kutxa Bank).
     
    El primer ajuste de Rajoy, caracterizado por la fuerte subida del IRPF y el IBI, tuvo el voto a favor de CiU y la oposición del PSOE con un discurso mórbido de José Antonio Alonso. 11 de enero del 2012. Faltaban tres semanas para el incierto cónclave socialista.
     
    Cerrado el 38.º congreso del PSOE con la victoria de la línea realista, Alfredo Pérez Rubalcaba levantó ayer el pulgar ante el segundo paquete marianista: la denominada reforma financiera, que pone punto final a la era de las cajas de ahorros, con el consiguiente hundimiento del poder regional derivado del café para todos. España vuelve a ser asimétrica. Rajoy y la banca tuvieron ayer el apoyo de PSOE y CiU (previo acuerdo sobre las cajas-fundaciones) y la abstención del PNV. El área estabilizadora al completo. Del frente de rechazo, destacaría la intervención del diputado malagueño de Izquierda Unida, Alberto Garzón, un joven economista que apunta maneras. A la misma hora, los estudiantes del instituto Luis Vives de Valencia plantaban cara a la policía con determinación adolescente. Aún no han pasado dos años de mayo del 2010. El viaje de España a la modestia da vértigo.
     

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook