Blog 
DESDE MI ESPACIO
RSS - Blog de Pedro Negrín Fernández

El autor

Blog DESDE MI ESPACIO - Pedro Negrín Fernández

Pedro Negrín Fernández

Economista. Politólogo. Masón. Republicano. Socialista hasta la médula. Libre-pensador. Un poco Jacobino y muy buena gente. Tolerante y esctricto en lo conciernente a la invasión de la intimidad, ataques contra-natura, ecologismo,intolerancia, xenofobia,ultra-derecha y/o ultra-izquierda...Todo lo qu...

Sobre este blog de Sociedad

Este blog pretende contar, desde mi espacio vital (social, cultural,literario,político,analítico.etc), la realidad de los hechos que me hayan impactado en el día. Sólo eso.Que creo no es poco.


Archivo

  • 16
    Septiembre
    2011

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    LOS ESPECULADORES

     

    Los grandes especuladores internacionales, dedicados al latrocinio en masa de las economías, o las naciones, que por algún motivo presenten síntomas circunstanciales de debilidad, han hecho circular la especie de que detrás de los mercados culpables de romper el saco de la avaricia están los pensionistas, pequeños ahorradores, buena gente que ha comprado acciones que cotizan en bolsa. Es una falacia. Este sector de la sociedad es cierto que está en esas compañías, y que muy razonablemente tiene interés en que sus depósitos renten según sus expectativas. Pero quienes de verdad manejan los hilos no son estos accionistas, sino una élite de ejecutivos que se han hecho con el poder político de las empresas que no tengan un núcleo duro familiar. Donde el capital está muy repartido y es difícil conseguir un porcentaje martillo de herejes manda una dictadura de altos empleados que son remunerados por los resultados a muy corto plazo, a ya mismo. Los enormes salarios, que la práctica mayoría de políticos, menos algunos cretinos irredentos, consideran indecentes, han ayudado a dar forma a una casta de privilegiados sin escrúpulos que saben perfectamente que lo que están haciendo no es que sea pan para hoy y hambre para mañana, que lo es, sino que tanto ordeñan a la vaca que sencillamente la están matando después de secarle las ubres.

    Quienes hemos tenido la oportunidad de estar o de seguir de cerca algunas juntas de accionistas de holdings transnacionales sabemos de la impotencia de los auténticos aunque no influyentes ni efectivos propietarios. No necesariamente irrelevantes en la cuantía de su aportación. Ellos, y todos los pensionistas y ahorradores modestos, no son los mercados. No ejercen el chantaje, no planifican las maniobras para sacar beneficio de problemas inventados o agrandados y de ninguna manera ponen en peligro la solvencia de los estados.

    Los mercados que estuvieron detrás de la ofensiva contra Gran Bretaña en 1992 era solamente George Soros, que ganó en unas horas mil millones de dólares; los mercados que están detrás del fuego de distracción contra Irlanda, Grecia y Portugal no son los jubilados ni los que tienen o han tenido matildes; quienes han iniciado la des-estatibilización de Italia, España y ¡Francia! han anunciado, con esta úl-tima intentona, que nada les está vedado: ni Alemania, cuya canciller, Angela Merkel, en aras del populismo interior, emplea una trasnochada demagogia nacionalista, aunque el socio más beneficiado por la ayuda a los miembros más acosados es Alemania. Mientras más saneadas sean las economías de los 27, más exporta.

    Hay ocasiones en que es preciso hacer un alto en el camino. Cuando la selva se espesa y la luz se convierte en claroscuros misteriosos y el follaje impide ver los árboles, y lo que hay detrás, hay que limpiar la maleza para mirar más lejos. Obama pide con insistencia que las naciones afectadas diagnostiquen con rigor las claves y actúen con sencillez y sentido común. Lo peor que le puede pasar a una economía en dificultades es restringir el consumo por medios artificiales: subir el precio del dinero, encarecer hipotecas y préstamos; disminuir la inversión estatal; restringir las ayudas sociales...

    La solución en Europa es más Europa en vez de menos Europa. Cuando Aznar y algunos acomplejados, euroescépticos o recién llegados al Club UE firmaron en febrero de 2003 la carta de los 8 apoyando a Bush en la ilegal guerra de Irak, aislando a Alemania y Francia y ninguneando a Bruselas, abrieron el tubo de la pasta de dientes. Rompieron el principio de unidad de acción exterior, diseñado en Maastricht; y su deslealtad y servilismo introdujeron el virus de la desconfianza entre socios. Y bloquearon el camino iniciado con el euro y el BCE hacia una hacienda y una política monetaria común que actuara de cortafuegos eficiente frente a los predadores. Como decía Santayana, quien olvida su pasado está condenado a repetirlo. Estos especuladores con sus voceros oficiales, les llaman oradores, crean la peor arma política utilizable: el desconcierto. Generando desconcierto en época de crisis ellos ganan sumas ingentes de dinero, derriban gobiernos, sacan a la calle a l@s ciudadan@s. Aznar, uno de esos voceros en USA, parlotea en sus homilías lindezas contra la economía española y ha creado, por ejemplo, mucho daño a nuestro país, porque ha creado desconcierto.

    La Deuda Externa de los mayores países están en manos extranjeras, así Francia tiene el 60% de su Deuda en manos extranjeras, España el 45%... Otros países, como Japón, cuyas economías no han crecido en años se mantienen y mantienen sus buenas referencias de las Agencias de Riesgo de la Gran Manzana neoyorkina, porque su deuda externa el 90% está en mano nipona.

    Eso ha sido y es siempre así, ellos ganan nosotros perdemos, lo malo es que caemos en su trampa siempre: generan desconfianza para ganar dinero.


     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook