Blog 
DESDE MI ESPACIO
RSS - Blog de Pedro Negrín Fernández

El autor

Blog DESDE MI ESPACIO - Pedro Negrín Fernández

Pedro Negrín Fernández

Economista. Politólogo. Masón. Republicano. Socialista hasta la médula. Libre-pensador. Un poco Jacobino y muy buena gente. Tolerante y esctricto en lo conciernente a la invasión de la intimidad, ataques contra-natura, ecologismo,intolerancia, xenofobia,ultra-derecha y/o ultra-izquierda...Todo lo qu...

Sobre este blog de Sociedad

Este blog pretende contar, desde mi espacio vital (social, cultural,literario,político,analítico.etc), la realidad de los hechos que me hayan impactado en el día. Sólo eso.Que creo no es poco.


Archivo

  • 13
    Febrero
    2012

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    UNA EUROPA POLÍTICA


    Querida Angela Merkel, Estimado Nicolas Sarkozy, Apreciado José Manuel Durão Barroso: no es la economía, carajo, ¡es la política! Ha llegado la hora de darle la vuelta a la frase original ("Es la economía, estúpido") del asesor electoral de Bill Clinton, cuando en 1992 competía frente a un George Bush padre triunfante en política exterior, mientras la economía de EE.UU. se desmoronaba. Enfocar la campaña en los problemas domésticos fue el pasaporte que llevó a Clinton a la Casa Blanca.
     
    Casi diez años después, navegamos en un mar de términos que hasta hace poco eran patrimonio de los especialistas: prima de riesgo, deuda soberana, test de estrés, déficit, recortes, quitas, haircuts, Tier, solvencia, ratios, rescates, riesgo moral, mercados, etcétera. No podemos seguir enredados y distraídos de lo esencial: o apostamos por la política en mayúsculas, o dejamos a Europa a la deriva.
     
    La gravedad del nuevo episodio de la crisis europea tuvo su epicentro esta semana en Frankfurt: a Trichet le amargaron el concierto de despedida como cabeza del BCE, y Sarkozy se perdió el dulce momento del nacimiento de su bebé. Claudio Abbado dirigía a la orquesta mientras los líderes se escabullían de la Opera House para verse las caras en una tensa reunión de emergencia, preludio del Consejo Europeo de este fin de semana.
     
    La emergencia está justificada: Sarkozy y Merkel tienen bancos amenazados por el riesgo de impago de deuda de Grecia, y sus demás colegas una más que razonable preocupación porque una quita griega acabe siendo otro muro de contención desbordado: en ese caso, la deuda de España e Italia serían la siguiente pieza de caza a batir, y la infección se extendería incontrolable en los balances de todas las entidades financieras, con el consiguiente riesgo para el sistema.
     
    ¿Cómo ampliar y dotar más aún al Fondo de Rescate para que se convierta en un eficaz primo de Zumosol a la europea, un cachas dispuesto a plantar cara a los mercados y salvarnos de los ataques? Eso es precisamente lo que se discute de manera ardiente en estas horas previas a la cumbre, y allí radica el quid de la cuestión. Un Fondo de Rescate potente significa dotar a Europa de una capacidad de maniobra poderosa, pero a cambio de establecer reglas de juego que tienen que ser aceptadas por los bancos y los gobiernos, y comprendidas en última instancia por las opiniones públicas.
     
    Pero los bancos se resisten, porque dicen que más exigencias restringirán aún más el crédito, y los gobiernos también, porque pierden autonomía y su imagen queda dañada, y los ciudadanos están mosca porque sospechan que se gobierna a sus espaldas.
     
    El presidente del Eurogrupo, Jean-Paul Juncker, lo expresó con meridiana claridad hace ya tiempo: "Todos sabemos lo que hay que hacer, pero lo que no sabemos es cómo ser reelegidos una vez lo hayamos hecho". Lo que hay que hacer es más Europa, una Europa más política: a estas alturas, ya no queda otra opción.

     

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook