Blog 
Desde mi ventana
RSS - Blog de Carlos Campos Acero

El autor

Blog Desde mi ventana - Carlos Campos Acero

Carlos Campos Acero

Maestro de nada y aprendiz de casi todo

Sobre este blog de Nacional

Un blog optimista algo chamuscado por la insoslayable realidad


Archivo

  • 01
    Febrero
    2013

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Actualidad de Hannah Arendt

     

     

     

     

    Portada de "Tiempos presentes"

     

     

     

    Resulta indudable que el pensamiento, la obra y la vida de la gran te√≥rica-pol√≠tica estadounidense de origen judeo-alem√°n, Hannah Arendt, fallecida hace treinta y ocho a√Īos, a los sesenta y nueve de edad, en su casa de Nueva York, siguen de actualidad.  De enorme actualidad dir√≠a yo. Aunque pudiera parecer redundante recalcar su condici√≥n de estadounidense, de su origen alem√°n y de su condici√≥n de jud√≠a, no es una cuesti√≥n balad√≠, y un repaso a su biograf√≠a lo atestigua fehacientemente.

     

    La cineasta alemana Margarethe von Trotta estrena en estos d√≠as una pel√≠cula sobre Hannah Arendt, interpretada por la actriz Barbara Sukova, que aunque centrada en la elaboraci√≥n de uno de sus libros m√°s pol√©micos, Eichmann en Jerusal√©n. Un informe sobre la banalidad del mal, publicada el a√Īo 1963. Un libro escrito tomando como base los articulos que hizo para la revista New Yorker sobre el secuestro del exjerarca nazi Adolf Eichmann en Argentina por agentes del Mossad israel√≠, y su posterior proceso judicial, condena y ejecuci√≥n en Israel. La pel√≠cula trata tambi√©n aspectos fundamentales de la trayectoria vital e intelectual de esta original pensadora, quiz√° la m√°s original y contovertida del siglo XX. Ya escrib√≠ sobre ello en una entrada anterior y a ella me remito, y la pel√≠cula ha sido objeto de un interesante reportaje publicado en El Pa√≠s del pasado 29 de enero por Javier Rodr√≠guez Marcos con el sugerente t√≠tulo de "La banalidad del mal. 50 a√Īos despu√©s". Pueden ver un tr√°iler de la misma en este enlace. Tambi√©n  trat√© el asunto en otra entrada de mayo pasado titulada "Juicio y condena de Adolf Eichmann" que pueden ver aqu√≠ y que hace innecesario insistir m√°s en el tema.

     

    Para quien se enfrente por vez primera al pensamiento y la obra de Hannah Arendt me tomar√≠a el atrevimiento de sugerirle que lo hiciera no por sus grandes y monumentales construcciones te√≥ricas, tales como La condici√≥n humanaLos or√≠genes del totalitarismo o Sobre la revoluci√≥n, por citar solo algunas de ellas, sino por la anteriormente citada sobre el proceso de Eichmann o la titulada Tiempos presentes (Gedisa, Barcelona, 2002), editada por la profesora alemana  Marie Luise Knott.

     

    Le√≠ esta √ļltima hace justamente diez a√Īos, en la primavera de 2003, y he vuelto a releerla en estos d√≠as con sumo placer. Se trata de una recopilaci√≥n de ensayos, ocho en total, de extensi√≥n media (entre veinte o treinta p√°ginas cada uno) publicados entre 1943 y 1979, que analizan fen√≥menos y acontecimientos pol√≠ticos contempor√°neos del momento en que se escriben, tales como "El problema alem√°n" (1943), su impresiones tras la vuelta de la pensadora por vez primera a su pa√≠s de origen tras la II Guerra Mundial en "Visita a alemania" (1950) o el interesant√≠smo "El problema alem√°n no es ning√ļn problema alem√°n (1945). Y tambi√©n "Europa y Am√©rica", "Little Rock" (1959), "Desobediencia civil" (1970), y "200 a√Īos de la revoluci√≥n americana" (1975).

     

    Sobre la actualidad de su pensamiento, un ejemplo, tomado del ensayo "Desobediencia civil", antes citado en el que llega a decir que "se ha demostrado suficientemente que las campa√Īas de desobediencia civil, organizadas con habilidad, pueden ser muy efectivas y ocasionar cambios legales deseables". ¬ŅLes suena? Y esta otra: "Por mucho que la resistencia act√ļe movida por la idea de libertad, esta solo puede tomar forma all√≠ donde los hombres se r√©unen, se entienden y se tratan". O este texto, ciertamente premonitorio de los tiempos que vivimos, citado en "200 a√Īos de la revoluci√≥n americana": "Es perfectamente posible que estemos en uno de esos puntos de de inflexi√≥n decisivos en la historia, uno de esos puntos que separan a √©pocas enteras las unas de las otras. Para nosotros, contempor√°neos implicados en las inflexibles exigencias de la vida cotidiana, la l√≠nea divisoria entre  una era y la siguiente apenas si es visible mientras la traspasamos; solo cuando el hombre las ha sobrepasado, las l√≠neas se convierten en muros tras los que queda el pasado irrecuperable".

     

    Para la profesora Marie Luise Knott, editora de Tiempos presentes, cuando el libro se publica por vez primera (1986), Hannah Arendt no estaba pol√≠ticamente tan en alza como lo estuvo despu√©s de la ca√≠da del Muro de Berl√≠n (1989). Como bien dice era considerada por sus cr√≠ticos como una escritora "hors cat√©gorie" (inclasificable), a la que desde la izquierda consideraban una derechista, y para una derecha a las que sus ensayos siempre resultaban inc√≥modos; y es que sus escritos constituyen siempre intentos de describir lo novedoso, lo "no-dicho" y lo "no-visto".

     

    Para Arendt la pol√≠tica no es nada obvio, sino algo que hay que discutir constantemente para que exista un espacio p√ļblico; un espacio p√ļblico que necesita renovarse sin cesar para mantenerse. Los ensayos de Hannah Arendt, dice su editora, viven de la discusi√≥n, sobre la que quiere poner acentos propios al escribir. En lugar de definir y deducir despliega las reglas del juego jug√°ndolo; intentando medir la trascendencia de una idea, palpar sus l√≠mites y sobrepasarlos. De ah√≠, su permanente actualidad.

     

    El v√≠deo que acompa√Īa la entrada, que ya he reproducido anteriormente, en un extenso reportaje televisivo sobre su vida y su obra, dentro del ciclo dedicado a los grandes pensadores del siglo XX. Ella, sin duda, lo fue.

     

    Espero que les resulte interesante. Y sean felices, por favor, a pesar del des-gobierno que padecemos. Y como dec√≠a S√≥crates, "őôŌČőľőĶőĹ". Tamaragua, amigos. HArendt

     

     

     

     

     

     

     

     

     

    Entrada n√ļm. 1780

    http:/harendt.blogspot.com

    "Tanto como saber, me agrada dudar" (Dante)

    "La verdad es una fruta que conviene cogerse muy madura" (Voltaire)

    "La historia del mundo no es un suelo en el que florezca la felicidad. Los tiempos felices son en ella p√°ginas en blanco" (Hegel)

    "Todas las penas pueden soportarse si las ponemos en una historia o contamos una historia sobre ellas" (Isak Dinesen)

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook