Blog 
Desde mi ventana
RSS - Blog de Carlos Campos Acero

El autor

Blog Desde mi ventana - Carlos Campos Acero

Carlos Campos Acero

Maestro de nada y aprendiz de casi todo

Sobre este blog de Nacional

Un blog optimista algo chamuscado por la insoslayable realidad


Archivo

  • 25
    Enero
    2017

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Cuentos para la edad adulta. Hoy, con "Un rajá que se aburre",



    Cuentos para la edad adulta. Hoy, con

     

     

    El cuento, como género literario, se define por ser una narración breve, oral o escrita, en la que se narra una historia de ficción con un reducido número de personajes, una intriga poco desarrollada y un clímax y desenlace final rápidos. Durante los próximo meses voy a traer hasta el blog algunos de los relatos cortos más famosos de la historia de la literatura universal. Obras de autores como Philip K. Dick, Franz Kafka, Herman Melville, Guy de Maupassant, Julio Cortázar, Alberto Moravia, Juan Rulfo, Jorge Luis Borges, Edgar Allan Poe, Oscar Wilde, Lovecraft, Jack London, Anton Chejov, y otros. 



    Cuentos para la edad adulta. Hoy, con

    Alphonse Allais



    Continúo hoy la serie de "Cuentos para la edad adulta" con el titulado Un rajá que se aburre, de Alphonse Allais (1854-1905), escritor, humorista y periodista francés, de humor ácido y especialista de la teoría del absurdo. En el universo narrativo de Alphonse Allais, todo el mundo es bueno, porque todos forman parte de la vida. Asesinos y santos reciben el mismo tratamiento desprovisto de dramatismo y por tanto divertido. El discurso de Allais no es valorativo, ni crítico y menos aún moralista. Es una mirada irónica y distante hacia un mundo en el que son posibles todas las soluciones, y lo son, porque ya no quedan problemas serios que plantear. Les dejo con su relato:



    UN RAJÁ QUE SE ABURRE

    por

    Alphonse Allais

     


    ¡El rajá se aburre!


    ¡Ah, sí, se aburre el rajá!


    ¡Se aburre como quizá nunca se aburrió en su vida!


    (¡Y Buda sabe si el pobre rajá se aburrió!)


    En el patio norte del palacio, la escolta aguarda. Y también aguardan los elefantes del rajá. Porque hoy el rajá debía cazar al jaguar.


    Ante yo no sé qué suave gesto del rajá, el intendente comprende: ¡que entre la escolta!; ¡que entren los elefantes!


    Muy perezosamente, entra la escolta, llena de contento.


    Los elefantes murmuran roncamente, que es la manera, entre los elefantes, de expresar el descontento.


    Porque, al contrario del elefante de África, que gusta solamente de la caza de mariposas, el elefante de Asia sólo se apasiona con la caza del jaguar.


    Entonces, ¡que vengan las bailarinas!


    ¡Aquí están las bailarinas! Las bailarinas no impiden que el rajá se aburra.


    ¡Afuera, afuera las bailarinas! Y las bailarinas se van.


    ¡Un momento, un momento! Hay entre las bailarinas una nueva pequeña que el rajá no conoce.


    -Quédate aquí, pequeña bailarina. ¡Y baila! ¡He aquí que baila, la pequeña bailarina!


    ¡Oh, su danza!


    ¡El encanto de su paso, de su actitud, de sus ademanes graves!


    ¡Oh, los arabescos que sus diminutos pies escriben sobre el ónix de las baldosas! ¡Oh, la gracia casi religiosa de sus manos menudas y lentas! ¡Oh, todo!


    Y he aquí que al ritmo de la música ella comienza a desvestirse.


    Una a una, cada pieza de su vestido, ágilmente desprendida, vuela a su alrededor.


    ¡El rajá se enciende!


    Y cada vez que una pieza del vestido cae, el rajá, impaciente, ronco, dice:


    -¡Más!


    Ahora, hela aquí toda desnuda.


    Su pequeño cuerpo, joven y fresco, es un encantamiento.


    No se sabría decir si es de bronce infinitamente claro o de marfil un poco rosado. ¿Ambas cosas, quizá?


    El rajá está parado, y ruge, como loco:


    -¡Más!


    La pobre pequeña bailarina vacila. ¿Ha olvidada sobre ella una insignificante brizna de tejido? Pero no, está bien desnuda.


    El rajá arroja a sus servidores una malvada mirada oscura y ruge nuevamente:


    -¡Más!


    Ellos lo entendieron.


    Los largos cuchillos salen de las vainas. Los servidores levantan, no sin destreza, la piel de la linda pequeña bailarina.


    La niña soporta con coraje superior a su edad esta ridícula operación, y pronto aparece ante el rajá como una pieza anatómica escarlata, jadeante y humeante.


    Todo el mundo se retira por discreción. ¡Y el rajá no se aburre más!

     

    FIN

     

     

     

    Cuentos para la edad adulta. Hoy, con

    Bailarina hindú

     

     

    Y ahora, como decía Sócrates, Ιωμεν: nos vamos. Sean felices, por favor, a pesar de todo. Tamaragua, amigos. HArendt

     

     

     
     
     

     

     

     

     

    Cuentos para la edad adulta. Hoy, con

    HArendt

     

     

     

     

    Entrada núm. 3176

    elblogdeharendt@gmail.com

     
     

    La verdad es una fruta que conviene cogerse muy madura (Voltaire)

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook