Blog 
Desde mi ventana
RSS - Blog de Carlos Campos Acero

El autor

Blog Desde mi ventana - Carlos Campos Acero

Carlos Campos Acero

Maestro de nada y aprendiz de casi todo

Sobre este blog de Nacional

Un blog optimista algo chamuscado por la insoslayable realidad


Archivo

  • 08
    Febrero
    2017

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Galdós en su salsa. Hoy, con "Narváez"



     

    Galdós en su salsa. Hoy, con

    Estatua de Galdós en Las Palmas de G.C. (Pablo Serrano, 1969)

     

     

    Si preguntan ustedes a cualquier canario sobre quien en es su paisano más universal no tengan duda alguna de cual será su respuesta: el escritor Benito Pérez Galdós. Para conmemorar su nacimiento, del que acaban de cumplirse 173 años, voy a ir subiendo al blog a lo largo de los próximos meses su copiosa obra narrativa, que comencé hace unos días con el primero de sus Episodios Nacionales, colección de cuarenta y seis novelas históricas escritas entre 1872 y 1912 que tratan acontecimientos de la historia de España desde 1805 hasta 1880, aproximadamente. Sus argumentos insertan vivencias de personajes ficticios en los acontecimientos históricos de la España del XIX como, por ejemplo, la guerra de la Independencia Española, un periodo que Galdós, aún niño, conoció a través de las narraciones de su padre, que la vivió.

     

    Nacido en Las Palmas de Gran Canaria, en las islas Canarias, el 10 de mayo de 1843 y fallecido en Madrid el 4 de enero de 1920, Benito Pérez Galdós fue un novelista, dramaturgo, cronista y político español, uno de los mejores representantes de la novela realista del siglo XIX y un narrador esencial en la historia de la literatura en lengua española, hasta el punto de ser considerado por especialistas y estudiosos de su obra como el mayor novelista español después de Cervantes. Galdós transformó el panorama novelístico español de la época, apartándose de la corriente romántica en pos del realismo y aportando a la narrativa una gran expresividad y hondura psicológica. En palabras de Max Aub, Galdós, como Lope de Vega, asumió el espectáculo del pueblo llano y con su intuición serena, profunda y total de la realidad, se lo devolvió, como Cervantes, rehecho, artísticamente transformado. De ahí, añade, que desde Lope, ningún escritor fue tan popular ni ninguno tan universal, desde Cervantes. Fue desde 1897 académico de la Real Academia Española y llegó a estar propuesto al Premio Nobel de Literatura en 1912.


    Narváez, publicada en 1902 es la segunda novela de la cuarta serie de sus Episodios Nacionales, y pueden leerla o descargarla desde el enlace anterior en la Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes de la Universidad de Alicante. Prosigue en ella la historia de José García Fajardo, a la vez que narra la situación en España tras las revoluciones de 1848. Fajardo ha logrado casarse con María Ignacia de Emparán, una acaudalada aristócrata. Su ascenso social es meteórico y es elegido diputado. Narváez, hasta ahora indiscutible líder del gobierno, empieza a ver como sus enemigos se multiplican, no sólo fuera del partido moderado. Uno de los hechos más minuciosamente narrados en esta novela es el conocido como "ministerio relámpago" del conde de Cleonard, hombre encargado de sustituir a Narváez en el mando del país en 1849, pero que, asolado por las presiones internas se vio obligado a dimitir 27 horas después de su nombramiento.


    Ramón María Narváez y Campos, I duque de Valencia (1800-1868), militar y político español, fue presidente del Consejo de Ministros en siete ocasiones entre 1844 y 1868. Sus contemporáneos le conocieron como "El Espadón de Loja".



    Galdós en su salsa. Hoy, con

    Ramón María Narváez 



    Y ahora, como decía Sócrates, Ιωμεν: nos vamos. Sean felices, por favor, a pesar de todo. Tamaragua, amigos. HArendt

     

     

     
     
     

     

     

     

     

    Galdós en su salsa. Hoy, con

    HArendt

     

     

     

     

    Entrada núm. 3204

    elblogdeharendt@gmail.com

     
     

    La verdad es una fruta que conviene cogerse muy madura (Voltaire)

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook