Blog 
Desde mi ventana
RSS - Blog de Carlos Campos Acero

El autor

Blog Desde mi ventana - Carlos Campos Acero

Carlos Campos Acero

Maestro de nada y aprendiz de casi todo

Sobre este blog de Nacional

Un blog optimista algo chamuscado por la insoslayable realidad


Archivo

  • 04
    Septiembre
    2013

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    ¿La asociación de ideas es siempre un proceso involuntario?

     

     

     

     

     

     

     

     

    Desde siembre me ha llamado la atención el complejo proceso mental mediante el cual se producen las asociaciónes de ideas: uno comienza hablando del precio de las hortalizas y termina la conversación discutiendo sobre la moral victoriana..., por ejemplo. Me pasó en su momento con un precioso artículo: "Afrancesadas o petimetras" (que reproduzco más abajo), publicado en El País del 2 de septiembre de 2008 por la catedrática de Lengua y Literatura, periodista y escritora, Juana Vázquez, sobre la Guerra de Independencia española cuyo bicentenario se estaba celebrando aquel año.

     

    El artículo no era sólo una fundamentada crítica al rancio pensamiento reaccionario de los absolutistas españoles, con Fernando VII a la cabeza, sino sobre todo un canto a la incipiente liberalización femenina, que la Ilustración había propiciado en España con el advenimiento de la nueva dinastía borbónica. Me alegró leerlo, y advertir que no era el único de los españoles que de haber vivido en esa época es muy posible que hubiera "quedado" del lado de los afrancesados...

     

    Conforme lo iba leyendo dos recuerdos fluían a mi mente. Por un lado, el de una frase atribuida, creo, a Sir Winston Churchill, que siempre me ha producido cierta desazón (y que no comparto del todo) que viene a decir que "con la Patria, como con la madre, se está siempre aunque no tenga razón". Por otro, el de un magnífico libro de la historiadora italiana Benedetta Craveri: "La cultura de la conversación" (Siruela, Madrid, 2004), leído hacía ya cuatro años por esas fechas. Uno de los textos más hermosos que he leído nunca. Un precioso ensayo sobre el importantísimo papel desempeñado en el mundo de la cultura europea por las mujeres de la aristocracia ilustrada del Antiguo Régimen, que en la Francia de los siglos XVII y XVIII, supieron crear, mantener y desarrollar los denominados salones literarios.

     

    Pueden leer la reseña que de dicho libro hacia "Revista de Libros", en su número de mayo de 2004, firmada por Álvaro de la Rica, en este enlace. Se la recomiendo.

     

    Y de ahí, y concluyo la asociación de ideas, me asaltan casi de manera inmediata otros dos recuerdos indelebles: la valerosa postura de la actriz Jane Fonda, oponiéndose decididamente a la guerra que su país mantenía en Vietnam en los años 60, por la que fue acusada de traidora y antinorteamericana, y la también valerosa respuesta de la filósofa y teórica política, Hannah Arendt, en tantas ocasiones citadas por mí, cuando a raíz de la publicación (1963) de su libro "Eichmann en Jerusalén" (Nuevas Ediciones de Bolsillo, Barcelona, 2004), en el que relataba el proceso, condena y posterior ejecución en Israel del exjerarca nazi Adolf Eichmann, secuestrado un año antes en Argentina por el Mossad, trasladado en secreto a Israel y enjuciado allí por crímenes contra el pueblo judío, recibió las furibundas críticas de una buena parte de los judíos europeos y norteamericanos que no entienderon cabalmente su teoría sobre la "banalidad del mal" en relación con el personaje de Adolf Eichmann. 

     

    Arendt siguió el proceso en Jerusalén como enviada especial de una prestigiosa revista norteamericana. Un año más tarde se publicaron sus crónicas sobre el juicio; primero en la revista y luego en forma de libro. Acusada por gran parte de los lectores, no sólo judíos, de desprecio y falta de amor a su pueblo, al pueblo judío, e incluso de pro-nazi, Hannah Arendt, contestó públicamente a sus críticos con unas palabras que se han hecho célebres: "Tienen ustedes toda la razón; no me anima ningún amor de esa clase, y eso por dos motivos: jamás en toda mi vida he amado a ningún pueblo, a ninguna colectividad; ni al pueblo alemán, ni al pueblo francés, ni al norteamericano, ni a la clase obrera, ni nada de todo eso. Yo amo únicamente a mis amigos y la sola clase de amor que conozco y en la que creo es en el amor por las personas. En segundo lugar, este amor por los judíos me parecería, puesto que yo misma soy judía, más bien sospechoso. Yo no puedo amarme a misma, amar aquello que sé que es parte de mí, un fragmento de mi propia persona". Aún hoy, es un libro que sigue levantando polémicas.

     

    ¿Comprenden ahora lo que decía al principio sobre la asociación de ideas?... Pues eso... Sean felices, por favor. Y como decía Sócrates: "Ιωμεν", vámonos. Tamaragua, amigos. HArendt

     

     

     

     

     

    http://farm3.static.flickr.com/2003/1540880077_a1bb97b1b3.jpg?v=0

    La historiadora Benedetta Craveri

     

     

     

     

    "Afrancesadas o petimetras", por Juana Vázquez

    (El País, 2 de septiembre de 2008)

     

    La Revolución de mayo de 1808, con el pueblo de Madrid pidiendo la venida de Fernando VII, al grito de "Vivan las caenas" -grito que reivindicaba lo más rancio de las esencias españolas-, fue una falsa Revolución. Pues la consecuencia de la misma, consistió en la presencia de un rey absolutista, que trajo "la década ominosa", uno de los periodos más oscuros de la historia española, y cortó de raíz lo poco que la Ilustración había calado en España.

     

    Esta contrarrevolución hizo desaparecer la incipiente liberalización femenina, impulsada por los ilustrados y también por la llegada de los primeros Borbones, que con sus costumbres afrancesadas, más abiertas y modernas que las españolas, propiciaron la participación de las féminas en la vida pública.

     

    Con la nueva monarquía y el movimiento ilustrado, un afán incontrolado de modernidad se registró en ciertos sectores minoritarios de la alta sociedad. Sobre todo con Carlos III, y la acción política e intelectual de su ministro ilustrado Campomanes, que transformó, en más de 50 años de febril actividad, un país atrasado en esperanza de otro más cercano a la Europa de la Ilustración.

     

    Todo ello propiciaría el nacimiento de la mujer moderna, una mujer que sale de su encierro de siglos, deja atrás la vergüenza y el decir modoso ante el otro sexo -influenciada por siglos de adoctrinamiento católico-, y comienza a ser consciente de su propio cuerpo como sujeto de seducción y no como "templo del Espíritu Santo", ni motivo de pecado, que era lo que le inculcaba constantemente su "director espiritual".

     

    Por tanto, cuando las petimetras ilustradas se echan a la calle, prescinden de las mantillas y velos con los que semiocultaban el rostro sus antepasadas, así como de las "dueñas", eternas vigilantes de la decencia femenina fuera de casa. En los paseos con sus cortejos -una especie de amantes que imponía la moda francesa-, dejan atrás la rigidez y modestia secular y exhiben su coquetería en movimientos y gracejos corporales: "¿De qué sirve un vestido bueno -decían- si no se trata con marcial manejo? El desenfado en ropa y conversación es lo que nos hace bien vistas".

     

    Era, pues, moda "hablar con desenfado, tratar a todos con libertad y desechar los melindres de lo honesto, que eso de tender la ropa hasta el suelo y ocultar los semblantes de la gente con el tapado, exprimir las palabras con el rojo pudor de la vergüenza y no presentarse a todas horas y tiempos en los paseos públicos con cuatro o cinco cortejantes, sólo se usaba en las antiguas damas españolas: allá cuando España estaba cerrada a todo comercio extranjero, en tiempo de las golillas". Son, pues, conscientes de que viven un nuevo tiempo abierto a Europa -y sobre todo a Francia- que exige unas nuevas formas de comportamiento más moderno.

     

    Estas petimetras tan desinhibidas, daban normas a sus "amantes", y lo hacían seguras de sí mismas, y muy lejos de la mojigatería de siglos pasados, cuando se encontraban cara a cara con el otro sexo. Así le informa una de ellas a su futuro cortejo: "Aun cuando yo no esté presente, usted ha de venir por las mañanas a tomar conmigo el chocolate y tal vez a abrocharme la cotilla, lo mismo por las tardes para sacarme a los paseos...". Una apertura en la complicidad de hombre y mujer inconcebible, un siglo atrás.

     

    Nuestras afrancesadas dieron otro gran paso hacia la liberalización femenina, de puertas para dentro. Lo primero que hicieron fue salir de los estrados, en donde secularmente estaban encerradas, con sus criadas e instrumentos de labor: bordados, calados, encajes, etcétera. Y se desplazaron a los salones, cambiando a las criadas por cortejos y petimetres. Allí se hacían las tertulias donde mostraban su "sabiduría" de la cosa pública, dejando atrás los problemas y conversaciones sobre el manejo de casa, hijos y familia. La mujer es la reina de muchas de las tertulias dieciochescas, y decide los temas literarios o menos literarios, con los que van a pasar la tarde en agradable trato.

     

    Y cuando el eclesiástico de turno, critica su forma de actuar, ella responde que su vida social "no se opone" a ser una mujer decente. El "no se opone" sería una frase a la que acudirían nuestras petimetras cuando los sacerdotes tronaban desde los púlpitos contra los cortejos y sus modas fatuas. Y es que las afrancesadas no gustaban del eclesiástico español "de siete suelas". Ellas hacían buenas migas con los abates italianos que, en último término, eran otros petimetres y acompañantes más, algo por lo que muchos de ellos sufrieron expulsión de la Iglesia.

     

    Esta apertura y modernidad ganadas por las féminas españolas, al amparo de las costumbres parisinas, y del tímido movimiento ilustrado, las seccionaría el absolutismo del "Vivan las caenas". También terminaría con la incipiente modernización de nuestro país y la igualdad en la educación propiciada por Campomanes, en su proyecto "utópico" de una sola escuela para los dos sexos, donde aprendieran lo mismo el hombre que la mujer.

     

    Todo esto se fue al garete, hace ahora 200 años. Y una, que teme las involuciones enmascaradas, so pretexto de defensa de la patria, recuerda con preocupación la contrarrevolución de mayo de 1808, que hizo perder a las mujeres un siglo en el camino hacia la modernidad, y que festejó la Comunidad de Madrid por todo lo alto el pasado mes de mayo.

     

     

     

     

     

    Madame de Sévigné (1626-1696)

     

     

     

     

     

    Entrada núm. 1958

    Esta entrada es reelaboración de la publicada el 6/9/2008 con el título de "Asociación de ideas"

    elblogdeharentd@gmail.com

     

    http://harendt.blogspot.com

    Pues tanto como saber me agrada dudar (Dante Alighieri)

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook