Blog 
Desde mi ventana
RSS - Blog de Carlos Campos Acero

El autor

Blog Desde mi ventana - Carlos Campos Acero

Carlos Campos Acero

Maestro de nada y aprendiz de casi todo

Sobre este blog de Nacional

Un blog optimista algo chamuscado por la insoslayable realidad


Archivo

  • 19
    Octubre
    2013

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Nombres de mujer: Aisha, Leonarda, Marilyn, Vanessa, y otros...

     

     

     

    Norma Jean leyendo a Joyce

     

     

     

    Hace unos años el escritor y premio Nobel de Literatura Mario Vargas Llosa escribió un hermoso artículo lleno de elogios por la actriz británica y decidida activista proderechos civiles Vanessa Redgrave. Dicho artículo me hizo recapacitar sobre el enorme privilegio de vivir, a pesar de todos los "tsunamis" financieros, políticos y sociales que se nos vengan encima, en este acorralado puerto a la defensiva que llamamos Occidente. Sobre todo si uno es mujer.

     

    Hoy es noticia que Francia, sí, la del lema universal de "Liberté, Egalité et Fraternité" y un gobierno socialista, permite volver a Leonarda, la niña kosovar de etnia gitana expulsada hace unos días del país, pero no al resto de su familia, algo que la niña, con suma dignidad, parece que ha rechazado. La crítica no va solo hacia Francia, ha sido un acto que, incluso dentro de su discutible legalidad, sume en la vergüenza a la Unión Europea en su conjunto.

     

    Mucho más terrible y de una crueldad inusitada, resultó la pasmosa indolencia con que en este Occidente del que presumimos como eje de la civilización reaccionó hace ahora justamente cinco años ante la lapidación de una joven somalí de 13 años años, de la que sólo supimos su nombre: Aisha Ibrahim, acusada de adulterio. Ni una palabra del Secretario General de las Naciones Unidas, ni del Papa, ni de los candidatos a presidir los Estados Unidos, ni del presidente de Rusia, ni del Dalai Lama, ni de los líderes musulmanes moderados, ni de Dios... De nadie, salvo de los familiares y unos cuantos vecinos y amigos de Aisha, y de unas descomprometidas palabras de condena de los en aquellos momentos hipersensibilizados presidentes de Francia y de la Unión Europea. De vergüenza.

     

    Amnistía Internacional sí dio la cara en aquel momento, aunque no sirvió para nada, y sigue dándola a diario, y gracias a su labor se salvan muchas Aishas en el mundo. ¿Será posible ver el día en que las religiones y los dioses, y sus intérpretes varios, dejen de jodernos a los pequeños e insignificantes humanos y que podamos vivir, equivocarnos y morir en paz?

     

    No recuerdo quien dijo que en Filosofía y Literatura, después de los clásicos griegos, todo era mera paráfrasis... Lo comparto plenamente. Será por eso que mis tres personajes preferidos de ficción son mujeres y producto de los trágicos griegos. Dos de ellos de Eurípides: Ifigenia, la inocente y desventurada hija de Agamenón y Clitemnestra, sacrificada a los dioses en aras de la victoria aquea sobre los troyanos; Medea, la repudiada y vengativa esposa de Jasón, inmisericorde ante la traición del amado; y la tercera, mi favorita, la valiente y heroica Antígona, de Sófocles, hija de Edipo y Yocoasta, que afronta con serenidad la condena a muerte que le es impuesta por rendir honores fúnebres a su hermano, rebelde al gobierno constutuido.

     

    Y si tuviera que nombrar a únicamente tres mujeres contemporáneas a las que admiro profundamente, me quedo con la imagen de ínfinita tristeza y soledad de la actriz norteamericana Marilyn Monroe, la valiente fragilidad y sensibilidad de la filósofa francesa Simone Weil, y la descarada independencia de juicio crítico de la politóloga estadounidense Hannah Arendt. Estas dos últimas lúcidas críticas de su tiempo, ambas intelectuales de prestigio, y judías. ¿Será casualidad esto último?... No creo que ellas se hubieran callado ante la actualidad de Leonarda, los muertos en Lampedusa ni la vil "ejecución" de Aisha. Vaya dicho en homenaje de todas las Aishas del mundo que nunca subirán a los altares, por muy mártires que sean...

     

    Sean felices, por favor, y como decía Sócrates: "Ιωμεν", vámonos. Tamaragua, amigos. HArendt

     

     

     

     

    [lapidacion.jpg]

    Cartel de Amnistía Internacional contra la lapidación

     

     

     

    Entrada núm. 1985

    elblogdeharentd@gmail.com

     

    http://harendt.blogspot.com

    Pues tanto como saber me agrada dudar (Dante Alighieri)

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook