Blog 
Desde mi ventana
RSS - Blog de Carlos Campos Acero

El autor

Blog Desde mi ventana - Carlos Campos Acero

Carlos Campos Acero

Maestro de nada y aprendiz de casi todo

Sobre este blog de Nacional

Un blog optimista algo chamuscado por la insoslayable realidad


Archivo

  • 18
    Febrero
    2016

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Poesía y humor. Hoy, "Pensando en Juana tomo siempre el sueño",




    Poesía y humor. Hoy,

    Tomás de Iriarte


    Es muy posible que a algún purista le parezca una blasfemia lo que pretendo hacer durante unas semanas: unir en la misma entrada algunos de los más bellos sonetos de amor y a mis viñetistas cotidianos preferidos. Bien, pues lo siento por los puristas, pero un servidor piensa que hay pocas cosas en la vida más serias que el amor y el humor, así pues, ¿por qué no juntarlos?  Todo ello sin mayores pretensiones, aun reconociendo que meter en el mismo envoltorio un soneto de amor y unas viñetas humorísticas, por muy preñadas que estén de crítica social y realidad cotidiana, puede no resultar una fórmula afortunada. En cualquier caso, espero que sean de su agrado. 


    El soneto es una composición poética compuesta por catorce versos de arte mayor, endecasílabos en su forma clásica, que se organizan en cuatro estrofas: dos cuartetos y dos tercetos. En el primer cuarteto suele presentarse el tema de la composición, tema que el segundo cuarteto amplifica. El primer terceto reflexiona sobre la idea central expresada en los cuartetos. El terceto final, el más emotivo, remata con una reflexión grave o con un sentimiento profundo desatado por los versos anteriores. De Sicilia, el soneto pasó a la Italia central, donde fue también cultivado por los poetas del "dolce stil nuovo" (siglo XIII). A través de la influencia de Petrarca, el soneto se extiende al resto de literaturas europeas.


    Continúo hoy la serie de sonetos de amor con el titulado Pensando en Juana tomo siempre el sueño, de Tomás de Iriarte y Nieves Ravelo (1750-1791), poeta y músico español ilustrado y neoclasicista, nacido en las islas Canarias, en el seno de una familia muy culta de origen aristocrástico, varios de cuyos miembros se distinguieron como escritores y humanistas. Fue oficial traductor de la primera Secretaría de Estado que hubo en España. Su carrera literaria se inició como traductor de teatro francés. Tradujo además el Arte poética de Horacio y fue el primer dramaturgo que consiguió dar con una fórmula que uniese las exigencias de los tratadistas del Neoclasicismo literario con los gustos del público. Introdujo el llamado melólogo o escena dramática unipersonal con acompañamiento de orquesta, subgénero teatral creado por Jean Jacques Rousseau. Fue muy discutida su versión (1777) del Arte poética de Horacio. Es más conocido por sus Fábulas literarias (1782), editadas como la «primera colección de fábulas enteramente originales» en cuyo prólogo reivindica ser el primer español en introducir el género, lo cual motivó una larga contienda con el que había sido amigo desde largo tiempo, Félix María Samaniego, ya que éste último había publicado su colección de fábulas en 1781, hecho de sobra conocido por Iriarte. Prototipo del cortesano dieciochesco, elegante, culto, cosmopolita y buen conversador, Tuvo en Madrid una intensa vida literaria y social. Fue uno de los más asiduos a la tertulia de la fonda de San Sebastián, amigo de Nicolás Fernández de Moratín y, sobre todo, de José Cadalso. Su idea de la poesía era propia de la Ilustración: "Los pueblos que carecen de poetas carecen de heroísmo; la poesía conmemora perdurablemente los grandes hechos y las grandes virtudes", dejó dicho.

     



    ***

     


    PENSANDO EN JUANA TOMO SIEMPRE EL SUEÑO

     

    Pensando en Juana tomo siempre el sueño;

    Juana mi reflexión de noche afana;

    pienso en Juana también por la mañana

    y Juana a todas horas es mi dueño.

     

    Juana me desanima con su ceño;

    Juana otras veces me parece humana;

    severo estoy, según me mira Juana;

    según me mira Juana, estoy risueño.

     

    Sin Juana estoy y a Juana tengo al lado;

    no es imperio el de Juana: ¡es despotismo!

    Juana es en mí un espíritu arrimado

     

    y para Juana no hallo un exorcismo...

    ¿Ves cómo este soneto está enjuanado?

    Pues aún más enjuanado estoy yo mismo.

     

    Tomás de Iriarte

     

     

    ***



    Las viñetas que acompañan la entrada son todas del dibujante Morgan y han sido publicadas estos últimos días en el diario Canarias7, de Las Palmas.

     

     

    ***

     


    VIÑETAS DE MORGAN

     

     

    Poesía y humor. Hoy,

    Poesía y humor. Hoy,

    Poesía y humor. Hoy,

    Poesía y humor. Hoy,

    Poesía y humor. Hoy,

    Poesía y humor. Hoy,

    Poesía y humor. Hoy,

    Poesía y humor. Hoy,

    Poesía y humor. Hoy,

    Poesía y humor. Hoy,

    Poesía y humor. Hoy,

    Poesía y humor. Hoy,

    Poesía y humor. Hoy,

    Poesía y humor. Hoy,

    Poesía y humor. Hoy,

    Poesía y humor. Hoy,

    Poesía y humor. Hoy,

    Poesía y humor. Hoy,

    Poesía y humor. Hoy,

    Poesía y humor. Hoy,

    Poesía y humor. Hoy,

    Poesía y humor. Hoy,

    Poesía y humor. Hoy,

     

     


    Disfrútenlo. Y ahora, como decía Sócrates, Ιωμεν: nos vamos. Sean felices, por favor, a pesar de todo. Tamaragua, amigos. HArendt

     

     

     




    Poesía y humor. Hoy,

    HArendt




    Entrada núm. 2614

    elblogdeharendt@gmail.com

    La verdad es una fruta que conviene cogerse muy madura (Voltaire)

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook