Blog 
Desde mi ventana
RSS - Blog de Carlos Campos Acero

El autor

Blog Desde mi ventana - Carlos Campos Acero

Carlos Campos Acero

Maestro de nada y aprendiz de casi todo

Sobre este blog de Nacional

Un blog optimista algo chamuscado por la insoslayable realidad


Archivo

  • 29
    Diciembre
    2016

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Poesía y música. Hoy, con Rubén Darío y Léo Delibes



    Poesía y música. Hoy, con Rubén Darío y Léo Delibes



    Como afirmo en una de las entradas (para mi sorpresa) más vistas del blog, soy capaz de recordar y reconocer casi cualquier fragmento de texto literario o película que haya leído o visto, aunque solo haya sido una vez en la vida. Por el contrario, ni el Azar ni la Naturaleza, mis divinidades paganas preferidas, me han dotado del mismo talento para la música. La diosa Terpsícore me ha negado sus favores, salvo en aquellas piezas (muy pocas para mí) que ya forman parte, por la amplitud de su difusión, del imaginario colectivo de la humanidad. Y esa incapacidad para recordar y reconocer piezas musicales, es una de las circunstancias que más dolor me producen, porque en contraste con ellas la música es de todas las Bellas Artes la que más profundas emociones me provoca.


    George Steiner, uno de los más grandes intelectuales del siglo XX, dice en su libro Errata. El examen de una vida, uno de los más hermosos textos que he leído nunca, lo siguiente: "El canto (y la música) es, simultáneamente la más carnal y la más espiritual de las realidades. Aúna alma y diafragma. Puede, desde sus primeras notas, sumir al oyente en la desolación o transportarlo hasta el éxtasis. La voz que canta es capaz de destruir o de curar la psique con su cadencia". Estoy en completo acuerdo con él.


    La UNESCO instituyó el año 2000 el Día Mundial de la Poesía, que se celebra cada 21 de marzo, entendiendo que el mundo contemporáneo tiene necesidades estéticas y sociales que la poesía puede cubrir. Así pues, continúo con esta entrada de hoy la nueva sección del blog, "Poesía y música", aunando algunos de los más bellos poemas en español con algunas de las más hermosas arias operísticas de la historia.


    Continúo hoy la serie dedicada a "Poesía y música" con el poema Sonatina de Rubén Darío, y la bellísima aria Sous le dôme épais (El dúo de las flores) de la ópera Lakmé, compuesta por Léo Delibes, y cantada por las sopranos Anne Netrebko y Elina Garanca. Disfrútenlas.  




    Poesía y música. Hoy, con Rubén Darío y Léo Delibes

    Rubén Darío

     

     

     

    Félix Rubén García Sarmiento, conocido como Rubén Darío (1867-1916), fue un poeta, periodista y diplomático nicaragüense, máximo representante del modernismo literario en lengua española. Es, posiblemente, el poeta que ha tenido una mayor y más duradera influencia en la poesía del siglo XX en el ámbito hispánico. Es llamado príncipe de las letras castellanas. Les dejo con su poema

     

     

    SONATINA

     

    La princesa está triste… ¿Qué tendrá la princesa?

    Los suspiros se escapan de su boca de fresa,

    que ha perdido la risa, que ha perdido el color.

    La princesa está pálida en su silla de oro,

    está mudo el teclado de su clave sonoro,

    y en un vaso, olvidada, se desmaya una flor.

     

    El jardín puebla el triunfo de los pavos reales.

    Parlanchina, la dueña dice cosas banales,

    y vestido de rojo piruetea el bufón.

    La princesa no ríe, la princesa no siente;

    la princesa persigue por el cielo de Oriente

    la libélula vaga de una vaga ilusión.

     

    ¿Piensa, acaso, en el príncipe de Golconda o de China,

    o en el que ha detenido su carroza argentina

    para ver de sus ojos la dulzura de luz?

    ¿O en el rey de las islas de las rosas fragantes,

    o en el que es soberano de los claros diamantes,

    o en el dueño orgulloso de las perlas de Ormuz?

     

    ¡Ay!, la pobre princesa de la boca de rosa

    quiere ser golondrina, quiere ser mariposa,

    tener alas ligeras, bajo el cielo volar;

    ir al sol por la escala luminosa de un rayo,

    saludar a los lirios con los versos de mayo

    o perderse en el viento sobre el trueno del mar.

     

    Ya no quiere el palacio, ni la rueca de plata,

    ni el halcón encantado, ni el bufón escarlata,

    ni los cisnes unánimes en el lago de azur.

    Y están tristes las flores por la flor de la corte,

    los jazmines de Oriente, los nelumbos del Norte,

    de Occidente las dalias y las rosas del Sur.

     

    ¡Pobrecita princesa  de los ojos azules!

    Está presa en sus oros, está presa en sus tules,

    en la jaula de mármol del palacio real;

    el palacio soberbio que vigilan los guardas,

    que custodian cien negros con sus cien alabardas,

    un lebrel que no duerme y un dragón colosal.

     

    ¡Oh, quién fuera hipsipila que dejó la crisálida!

    (La princesa está triste, la princesa está pálida)

    ¡Oh visión adorada de oro, rosa y marfil!

    ¡Quién volara a la tierra donde un príncipe existe,

    —la princesa está pálida, la princesa está triste—,

    más brillante que el alba, más hermoso que abril!

     

    —«Calla, calla, princesa —dice el hada madrina—;

    en caballo, con alas, hacia acá se encamina,

    en el cinto la espada y en la mano el azor,

    el feliz caballero que te adora sin verte,

    y que llega de lejos, vencedor de la Muerte,

    a encenderte los labios con un beso de amor».

     

    De Prosas profanas  (1896)

     

     

     

    Poesía y música. Hoy, con Rubén Darío y Léo Delibes

    Léo Delibes

     

     

    Clément Philibert Léo Delibes (1836-1891) fue un compositor romántico francés, recordado por sus ballets Sylvia y Coppélia y, más recientemente, por su ópera Lakmé, estrenada en la Opéra-Comique de París en 1883. Lakmé narra el amor imposible de un oficial británico y la hija de un sacerdote de Brahma, en la India del siglo XIX. Contiene, entre otros muchos números deslumbrantes, el famoso dúo Sous le dôme épais, conocido como el Dueto de las flores, que pueden ver y escuchar en el enlace anterior o en el vídeo de más abajo, interpretado por las sopranos Anne Netrebko y Elina Garanca. 

     

     

     

     

     

     

    Y ahora, como decía Sócrates, Ιωμεν: nos vamos. Sean felices, por favor, a pesar de todo. Tamaragua, amigos. HArendt

     

     

     
     
     

     

     

     

     

    Poesía y música. Hoy, con Rubén Darío y Léo Delibes

    HArendt

     

     

     

     

    Entrada núm. 3123

    elblogdeharendt@gmail.com

     
     

    La verdad es una fruta que conviene cogerse muy madura (Voltaire)

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook