Blog 
Desde mi ventana
RSS - Blog de Carlos Campos Acero

El autor

Blog Desde mi ventana - Carlos Campos Acero

Carlos Campos Acero

Maestro de nada y aprendiz de casi todo

Sobre este blog de Nacional

Un blog optimista algo chamuscado por la insoslayable realidad


Archivo

  • 09
    Noviembre
    2015

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Reedición. Sobre el amor a las patrias



    Reedición. Sobre el amor a las patrias

    Alegoría de España (Biblioteca Nacional, Madrid)

     

     

    Las campañas electorales me ponen de los nervios, lo confieso. Y en algunas ocasiones hasta me hartan. En época de elecciones se suelen exacerbar los sentimientos patrióticos, y las alusiones a la Patria, la Nación, el País o el Estado, así, con mayúsculas, se convierten en el pan nuestro de cada día. 


    Desconfío, por decirlo suavemente, de todos aquellos que hablan de la Patria, la Nación, el País, el Estado, la Justicia, la Democracia, el Pueblo o Dios (y más cosas) en primera persona, con mayúscula, y poniéndolos siempre por delante como justificación de sus acciones. Me dan miedo. Y de vez en cuando me repelen. Sobre todo cuando suenan a oportunismo electoral.


    Es difícil entenderse, aunque sea en el mismo idioma, cuando no compartimos el sentido de las palabras que empleamos. Así pues, para que se me pueda entender, y replicar, reproduzco las acepciones, tomadas del Diccionario de la lengua española de la RAE (2014) que me son más cercanas de algunas de las palabras empleadas en esta entrada.


    1. estado: 6. m. Forma de organización política, dotada de poder soberano e independiente, que integra la población de un territorio.


    2. nación: 1. f. Conjunto de los habitantes de un país regido por el mismo gobierno.


    3. país: 2. m. Territorio, con características geográficas y culturales propias, que puede constituir una entidad política dentro de un Estado.


    4. patria: 2. f. Lugar, ciudad o país en que se ha nacido.


    5. patriota: 1. m. y f. Persona que tiene amor a su patria y procura todo su bien.


    6. patriotismo: 2. m. Sentimiento y conducta propios del patriota.


    7. pueblo: 3. m. Conjunto de personas de un lugar, región o país.


    El escritor y académico Javier Marías en un artículo de hace unos años en El País Semanal titulado "Cómo se llamará esta afección", escribía: "Siempre me ha costado mucho entender el patriotismo. Las proclamas del tipo "Amo España" (o Inglaterra, Escocia, Italia, Cataluña o Galicia, lo mismo da) me han sonado falsas y huecas, además de inverosímiles, porque nadie está capacitado para "amar" así, en bloque, un país entero, menos aún una metáfora o un concepto. Uno ama, como mucho, a unas cuantas personas a lo largo de su vida, sin que nos importen su lugar de nacimiento ni la lengua que hablen. Casi siempre se pertenece a un sitio por accidente. A ese sitio nos acostumbramos, sí, y durante un tiempo es nuestro único mundo. En él desarrollamos nuestros primeros afectos: creamos vínculos fuertes con algunas personas y paisajes, adquirimos hábitos que nos son gratos y que hasta pueden llegar a sernos indispensables. Por lo general nos sentimos cómodos, y bastaría con que nos viéramos condenados al exilio -como ha sucedido a tantos españoles a lo largo de la historia- para que echáramos desmedidamente en falta esos paisajes y esos hábitos. La mayoría de la gente vive donde vive porque se encontró allí al nacer y se incorporó a lo que ya estaba en marcha. Se instaló naturalmente y ya no se plantea moverse, a no ser que sienta un profundo descontento o aburrimiento, o sea inquieta y quiera hacer lo que antes se llamaba "conocer mundo", o vea que su lugar no es el adecuado para abrirse camino en su profesión. Pero todo es principalmente una cuestión de costumbre, y el amor tiene poco que ver en ello".

     

    El artículo completo de Marías, que pueden leer en el enlace de más arriba, me pareció desgarrador, y quizá, excesivo. En todo caso comparto con él ese sentimiento de "patriotismo negativo" al que alude en su texto: aquel que nos hace avergonzarnos de muchos de nuestros compatriotas y de muchas de las cosas que se han hecho y dejado de hacer en nombre de la patria.

     

    Leyéndolo he recordado un libro del también escritor e ilustre filósofo, Fernando Savater, que me impresionó sobremanera cuando lo leí, por su atrevimiento y la dureza de sus planteamientos, contra el propio concepto de nación. Se titulaba "Contra las patrias" (Tusquets, Barcelona, 1987), y no sé si don Fernando seguirá sosteniendo lo que en el decía contra "todas" las patrias"; supongo que sí, porque el concepto de "patria", como se vé en las definiciones del Diccionario de la RAE, no es unívoco.


    También ignoro si Javier Marías había leído cuando escribió su artículo la magnífica biografía de Hannah Arendt de la periodista y escritora francesa Laure Adler, titulada "Hannah Arendt" (Destino, Barcelona, 2006). Me gustaría pensar que sí por la coincidencia casi literal entre lo que escribe Marías sobre el "amor patrio" y lo que pone Laure Adler en boca de su biografiada (página 426), sobre ese mismo concepto de amor a la patria, o al pueblo: "Tiene usted toda la razón: no me anima ningún amor de esa clase, y eso por dos motivos: jamás en toda mi vida he amado a ningún pueblo, a ninguna colectividad; ni al pueblo alemán, ni al francés, ni al norteamericano, ni a la clase obrera, ni nada de todo eso. Yo amo únicamente a mis amigos, y la sola clase de amor que conozco y en la que creo es en el amor por las personas."


    ¿Plagio inocente e inadvertido o simple coincidencia de sentimientos? Cualquiera de los dos hechos son posibles. No me preocupa. Como Marías, yo también me pregunto como se llamará "esa afección que nos hace incapaces de enorgullecernos junto a la capacidad de avergonzarnos por lo ajeno vecino". En todo caso, como él, estoy seguro de que no somos los únicos españoles que la padecemos.


    Mi paisano Nicolás Estévanez, (1838-1914), militar y político de prestigio, y sobre todo poeta, escribió un hermosísimo poema sobre el mito de la patria titulado "La sombra del almendro". Les dejo con él. 


    Y ahora, como decía Sócrates, "Ιωμεν", nos vamos. Sean felices, por favor, a pesar de todo. Tamaragua, amigos. HArendt



     

    LA SOMBRA DEL ALMENDRO

     

    La patria es una roca,

    la patria es una fuente,

    la patria es una senda y una choza.

     

    Mi patria no es el mundo;

    mi patria no es Europa;

    mi patria es de un almendro

    la dulce, fresca, inolvidable sombra.

     

    A veces por el mundo

    con mi dolor a solas

    recuerdo de mi patria

    las rosadas, espléndidas auroras.

     

    A veces con delicia

    mi corazón evoca,

    mi almendro de la infancia,

    de mi patria las peñas y las rocas.

     

    Y olvido muchas veces

    del mundo las zozobras,

    pensando de las islas

    en los montes, las playas y las olas.

     

    A mi no me entusiasman

    ridículas utopías,

    ni hazañas infecundas

    de la razón afrenta, y de la Historia.

     

    Ni en los Estados pienso

    que duran breves horas,

    cual duran en la vida

    de los mortales las mezquinas obras.

     

    A mi no me conmueven

    inútiles memorias,

    de pueblos que pasaron

    en épocas sangrientas y remotas.

     

    La sangre de mis venas,

    a mi no se me importa

    que venga del Egipto

    o de las razas céltica y godas.

     

    Mi espíritu es isleño

    como las patrias rocas,

    y vivirá cual ella

    hasta que el mar inunde aquellas costas.

     

    La patria es una fuente,

    la patria es una roca,

    la patria es una cumbre,

    la patria es una senda y una choza.

     

    La patria es el espíritu,

    la patria es la memoria,

    la patria es una cuna,

    la patria es una ermita y una fosa.

     

    Mi espíritu es isleño

    como las patrias costas,

    donde la mar se estrella

    en espumas rompiéndose y en notas.

     

    Mi patria es una isla,

    mi patria es una roca,

    mi espíritu es isleño

    como los riscos donde vi la aurora...

     

    Nicolás Estévanez




    Reedición. Sobre el amor a las patrias

    Javier Marías, Nicolás Estébanez y Hannah Arendt




    Entrada núm. 2501

    elblogdeharendt@gmail.com

    La verdad es una fruta que conviene cogerse muy madura (Voltaire)

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook