Blog 
Desde mi ventana
RSS - Blog de Carlos Campos Acero

El autor

Blog Desde mi ventana - Carlos Campos Acero

Carlos Campos Acero

Maestro de nada y aprendiz de casi todo

Sobre este blog de Nacional

Un blog optimista algo chamuscado por la insoslayable realidad


Archivo

  • 22
    Noviembre
    2013

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    "Si esto es un hombre", de Primo Levi. Una historia de Auschwitz

     

     

     

    Entrada al campo de exterminio de Auschwitz

     

     

     

    Los que vivís seguros 

    En vuestras casas caldeadas

    Los que os encontráis, al volver por la tarde,

    La comida caliente y los rostros amigos:

    Considerad si es un hombre

    Quien trabaja en el fango

    Quien no conoce la paz

    Quien lucha por la mitad de un panecillo

    Quien muere por un sí o por un no.

    Considerad si es una mujer

    Quien no tiene cabellos ni nombre

    Ni fuerzas para recordarlo

    Vacía la mirada y frío el regazo

    Como una rana invernal.

    Pensad que esto ha sucedido:

    Os encomiendo estas palabras.

    Grabadlas en vuestros corazones

    Al estar en casa, al ir por la calle, 

    Al acostaros, al levantaros;

    Repetídselas a vuestros hijos.

    O que vuestra casa se derrumbe, 

    la enfermedad os imposibilite,

    Vuestros descendientes os vuelvan el rostro.


    "Si esto es un hombre" (Primo Levi, 1958)




    En el número de diciembre de 2005 leí en "Revista de Libros" un artículo títulado "Trilogía de Primo Levi", escrito por el profesor y sociólogo Juan Manuel Iranzo. Como hago siempre que leo algún artículo o crítica sobre algún libro que me llama la atención (poco o ninguno de ellos será nunca un "super ventas" en las estanterías de las grandes superficies comerciales), guardo la referencia cuidadosamente para comprarlo, y leerlo, cuando se presente la ocasión favorable. Sinceramente, ya compro pocos libros, pero por fortuna la Biblioteca Pública del Estado en Las Palmas de Gran Canaria, como ya he comentado en ocasiones anteriores, tiene un buen fondo de títulos, y suele ser generosa en la adquisición de aquellos que no tiene y le solicito: "Si esto es un hombre" (Muchnik Editores, Barcelona, 2002), de Primo Levi, fue uno de ellos.


    La misma tarde que lo saqué de la biblioteca, junto a los "Pensamientos", de Blaise Pascal, comencé a leerlo en la guagua que me traía de vuelta a casa. Nada más llegar, le comentaba a una buena amiga a través de féisbuc la profunda impresión que la lectura de sus primeras páginas, que se abren con el poema que reproduzco más arriba, me habían causado y que tenía la impresión de que no iba a ser capaz de seguir con su lectura. Su respuesta, casi inmediata, fue que no era capaz de imaginar como un lector como yo me cuestionaba continuar leyéndolo. Su crítica, cariñosa pero fuerte, fue un estímulo para mí. Acabo de terminarlo hoy mismo, casi de un tirón, como es habitual cuando una lectura me engancha, entre llevadas y traídas de nietos al colegio y acompañamiento a mis hijas, de chófer, en sus precompras navideñas y de reyes. Y tengo que decir que es uno de los libros más intensamente conmovedores que he podido leer nunca y que me ha provocado un mayor impacto emocional, y he leído bastantes, ya "nel mezzo del camin de nostra vita", como diría Dante. 


    "Si esto es un hombre" es el primero de los libros de la trilogía que Primo Levi (1917-1987), nacido en el seno de una familia judía del Piamonte, dedicó a los campos de exterminio nazis. En 1943 fue capturado como partisano y deportado a Auschwitz. El libro relata en primerísima persona el horror de unos seres cuya principal preocupación era de la sobrevivir para poder contar la atrocidad de los campos de exterminio, atrocidad que nadie creería si nadie puediera contarla. Es lo que hace Levi en el austero testimonio de unas páginas, escritas con serenidad y sin odio, devolviendo al horror su realidad y haciéndolo inteligible. Y eso, a pesar de la demoledora sentencia del filósofo alemám Theodor Adorno de que "escribir poesía después de Auschwitz sería un acto de barbarie". Levi lo hizo, y aquí queda su testiomonio. 


    Su lectura me ha llevado a reeditar mi entrada de hace unos días, la titulada: "En el 75.º aniversario de la "Kristallnacht" o Noche de los cristales rotos. ¿Vuelta a empezar?", cuya relectura, así como el artículo del profesor Iranzo y la biografía de Levi que cito más arriba, me atrevo a recomendarles.


    Sean felices, por favor. Y como decía Sócrates: "Ιωμεν", vámonos. Tamaragua, amigos. HArendt





    El escritor italiano Primo Levi





    Entrada núm. 1997

    elblogdeharentd@gmail.com

     

    http://harendt.blogspot.com

    Pues tanto como saber me agrada dudar (Dante Alighieri)

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook