Blog 
Desde Telde
RSS - Blog de Hugo Roig Montesdeoca

El autor

Blog Desde Telde - Hugo Roig Montesdeoca

Hugo Roig Montesdeoca

Escritor, empresario y miembro militante del PSOE-PSC de Telde. Perteneciente al Comité Insular del Partido en Gran Canaria. ...

Sobre este blog de Gran Canaria

Artículos de opinión sobre política, economía y noticias de actualidad, tanto a nivel local como internacional.


Archivo

  • 12
    Mayo
    2013

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Correspondencia biunívoca

     Hace pocas fechas, bullían los medios de comunicación y las redes sociales a tenor de unas declaraciones de Beatriz Escudero, diputada por el Partido Popular. Exponía la diputada popular que, en España “se protege más a los embriones de cefalópodos y mamíferos que a los embriones humanos” (sic). Declaraciones estas, con las que uno puede estar de acuerdo o no (personalmente no lo estoy) pero en cualquier caso, no justifican la riada de amenazas, insultos y ofensas personales de las que fue objeto la señora Escudero. Tal ha sido la avalancha, que la propia Elena Valenciano ha salido en defensa de la diputada del PP.

     

    En el otro lado de la cuerda, tenemos a la señora Beatriz Jurado, presidente de las Nuevas Generaciones del Partido Popular, aduciendo que las juventudes del PP son muy trabajadoras mientras que las juventudes socialistas y de Izquierda Unida, sólo buscan “gente que grite y haga palmas”, muy en la línea de aquel magistral, “un votante del PP se muere de hambre antes que dejar de pagar su hipoteca”.

     

    Y es que, en esta España mía, esta España nuestra, tenemos un concepto muy sui géneris del concepto “Libertad de expresión”. Y vaya por delante mi total rechazo a la sentencia de esta señora, pero sin compartirla, la respeto. Algo poco frecuente en este país, tan poco acostumbrado culturalmente al debate, a la confrontación apasionada pero cordial de ideas e ideologías. Este país en el que, según parece, se debe tomar partido en blanco o en negro en términos absolutos. Vivimos bajo sofismas ideológicos, según los cuales, si usted es socialista, no puede ser católico, si usted es empresario, no puede ser de izquierdas, es decir, estás conmigo o contra mí. Lo cual choca bastante con el concepto según el cual, cada quien puede expresarse libremente sin que por ello queramos crucificarle. No es bueno adoptar posturas rediladas ni hacer gala de una cerrazón estéril, eso sólo convierte a las personas en una masa que actúa, piensa y opina con directrices marcadas, no con voluntad propia.

     

    Lo más cachondo (si me permiten la expresión coloquial), es que esos mismos que amenazan, ofenden e insultan en las redes sociales, son los que se erigen en baluartes de la libertad de opinión, de la tolerancia y la solidaridad, además de exigir un respeto que no dan. No se puede despreciar a alguien de izquierdas llamándolo “perroflauta” ni a alguien de centro llamándolo “pijo”, sin conocer el fondo de las personas. No se puede pretender que la gente respete sus creencias religiosas, cuando uno se refiere al colectivo de gays y lesbianas como suele hacerse en la mayoría de ocasiones.

     

    A estos personajes me gustaría recordarles, que eso que han hecho a la señora Escudero no es ser de izquierdas, igual que pertenecer a un partido “de centro”, no lo convierte a uno en alguien de “sangre azul”, como pretende la señora Jurado. La tolerancia y el respeto son vías de doble sentido, son funciones de correspondencia biunívoca, en las que cada elemento tiene una imagen en el conjunto contrario.

     

    Hugo Roig Montesdeoca, empresario, escritor y militante del PSC-PSOE Telde, Delegado en el Comité Insular de Gran Canaria. Profesor titular del Programa de Alta Dirección de la Harvard Business School, Harvard Managementor.

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook