Blog 
Desde Telde
RSS - Blog de Hugo Roig Montesdeoca

El autor

Blog Desde Telde - Hugo Roig Montesdeoca

Hugo Roig Montesdeoca

Escritor, empresario y miembro militante del PSOE-PSC de Telde. Perteneciente al Comité Insular del Partido en Gran Canaria. ...

Sobre este blog de Gran Canaria

Artículos de opinión sobre política, economía y noticias de actualidad, tanto a nivel local como internacional.


Archivo

  • 16
    Febrero
    2013

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    El Amorphophallus Titanum

     El aro gigante de Sumatra o Amorphophallus titanum, es una flor (la más grande que se conoce) que posee una gran belleza pero un enorme inconveniente; al abrirse desprende un olor repugnante que impide a cualquiera permanecer por sus proximidades. A primera vista resulta una creación majestuosa de la Naturaleza, pero cuando se revela su interior, cambia totalmente la percepción que se tiene de ella.


     

    Algo similar ocurre con la política española. Parecía hasta hace poco, algo grandioso, trascendental y, por qué no decirlo, con un aire de cierta honestidad sacra presupuesta. Sin embargo, a raíz de los últimos acontecimientos relacionados con el señor Bárcenas y la cúpula (o mejor, las últimas cúpulas) del Partido Popular, y los anteriormente conocidos en los medios como el “Gürtel”, “Campeón” y demás, esa flor de aspecto imponente se ha abierto y ha dejado al descubierto su interior putrefacto y desagradable que hace que el ciudadano se asquee con mucha razón.


     

    Ante todo esto, es primordial quitarse la camiseta (en sentido figurado) del color político que cada uno tenga, ya sea PP, PSOE, IU, etc. y no caer en recordar casos pasados similares del contrario. No es ninguna novedad el hecho de que alguien se introduzca en política para tener acceso al dinero público.


     

    Y no sólo en la política, se dan casos de manipulación incorrecta de dinero público en sindicatos, ONG´s, organizaciones empresariales, etc. En resumen, toda organización que recibe cantidades ingentes e incontroladas de dinero es susceptible de ser inoculada con el veneno de la corrupción. Soy sociademócrata militante pero me asquea tanto el caso Bárcenas como el caso Filesa aunque se distancien una barbaridad en el tiempo y tengan características distintas. Entre otras cosas, me incomoda porque es una muestra evidente de que nuestra democracia aun está en pañales, que carece de mecanismos de control eficientes y eficaces para abortar cualquier intento de “meter la mano en la caja”.


     

    Esto último es prerrogativa de los que ejercemos la política de manera activa. Debe ser nuestro objetivo primordial evitar todo contacto con ese pequeño aunque notorio reducto empresarial que vive de ayudas y decisiones políticas como recalificaciones, chollos urbanísticos y demás y determinar un sistema limpio, claro y transparente de distribución del dinero público, de esta manera se evitarían despropósitos como aeropuertos sin aviones, estatuas de homenaje y demás. Amén de seguir pagando sueldos del partido a personajes abyectos y oscuros como los señores Bárcenas y Sepúlveda.


     

    Lo más bochornoso de todo es que, cuando se intenta hacer que se castigue internamente este tipo de comportamientos, se sale con el manido “pero ustedes también tienen el caso tal o cual”. La gente está cada vez más harta de la política y de los políticos. Cada vez confían menos y generalizan en lo referente a la honestidad (o la falta de ella) de los que nos dedicamos a hacer efectivas nuestras ideas, así que, como dije al principio de este texto, quitémonos la camiseta del partido, tracemos una línea, pongámonos tras ella dejando a los corruptos al otro lado y señalémosles con el dedo. Incluso me aventuraría a afirmar que la pena de cárcel es inútil, la verdadera pena debería ser devolver hasta el último céntimo. Para algunas personas es compensatorio pasar unos pocos años en prisión si al salir tienen la “panoja” esperando.


     

    Y eso sí, chirría los oídos escuchar al señor Trillo y demás, decir que todo lo referente al caso Bárcenas es culpa de tribunales manipulados y del señor Pérez Rubalcaba, a cada cual lo suyo.

     

    Hugo Roig Montesdeoca, escritor y miembro del PSOE-PSC, representante en el Comité Insular.

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook