Blog 
Desde Telde
RSS - Blog de Hugo Roig Montesdeoca

El autor

Blog Desde Telde - Hugo Roig Montesdeoca

Hugo Roig Montesdeoca

Escritor, empresario y miembro militante del PSOE-PSC de Telde. Perteneciente al Comité Insular del Partido en Gran Canaria. ...

Sobre este blog de Gran Canaria

Artículos de opinión sobre política, economía y noticias de actualidad, tanto a nivel local como internacional.


Archivo

  • 07
    Agosto
    2015

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Las Palmas Gran Canaria

    UNIÓN ECONÓMICA Y FISCAL EUROPEA, YA ES HORA

    Ha sido un camino largo y tortuoso desde aquella Comunidad Europea del Acero y el Carbón hasta la Unión Europea de hoy en día, especialmente para la Eurozona. Queda lejana aquella primavera de 1.951 en la que, aún reciente el final de la Segunda Guerra Mundial, Robert Schuman presentaba a Konrad Adenauer, entre otros líderes europeos, aquel prototipo de la actual Europa. Se daba así salida a una idea perseguida desde la época de Otón IV y Carlomagno; la unidad de las naciones del Viejo Continente bajo una misma égida. Se comenzaba a dar forma a una comunidad con personalidad jurídica que podía luchar económica e industrialmente con Estados Unidos y Japón (en aquel entonces, sólo los grandes expertos en economía y algunos historiadores sospechaban lo que sería China posteriormente).

    De un tratado conformado por Francia, Alemania Occidental, Italia y los países del Benelux, hemos pasado a incluir países del antiguo bloque soviético

    Incluso hubo momentos de cierta creatividad incierta con aquel embrión fallido del euro; el ECU, precursor de nuestra actual moneda única. Fue una ardua tarea aunar varias banderas, fiscalidades y criterios impositivos bajo una misma unidad monetaria... Quizá ese fue el error

     

    Personalmente (no soy economista), creo que la implantación del euro fue un error en forma y tiempo. Es decir, el concepto era buena idea, los modos en que se hizo, deprisa y corriendo y con ideas dispares como aquella de “La Europa de dos velocidades”. No sé a ustedes, pero a mí el hecho de dividir el continente en clase business y clase turista, me chirría con algo que quiere ser ejemplo de solidaridad y colaboración.

     

    Centrándonos en el asunto de la moneda única, lo considero un error, no por el fondo, que es viable como casi se he demostrado. Lo que no tenía cierta congruencia, era el poner una misma unidad monetaria en un conglomerado de, en aquel entonces, quince países con fiscalidades, tramos impositivos y bases salariales tan heterogéneas. Son estos, aspectos que siguen condicionando las diferencias económicas y financieras en la Unión Europea. Seguimos teniendo una brecha de salarios mínimos establecidos con una horquilla que va desde los ciento setenta y tres euros de Bulgaria, hasta los mil novecientos veinte de Luxemburgo.

     

    Hay que tener en cuenta lo rápido que cobró fuerza el euro con respecto al dólar, debido en gran parte al esfuerzo de China por convertir la mayoría de las reservas de su tesoro, de dólar a euro, lo que potenció que la moneda europea llegara a alcanzar cotas de casi el ciento setenta por ciento de su homóloga estadounidense. Esto hizo que la balanza comercial jugara de manera desfavorable para la Unión Europea, por las diferencias a la hora de los pagos internacionales.

     

    Propone, al hilo de lo anteriormente expuesto, Françoise Hollande ahora (y estoy de acuerdo) una unión fiscal y bancaria. Es decir, buscar una unificación de criterios que hagan que los países del norte no sean tan recelosos de los del sur, y que las economías del sur, puedan equipararse a las del norte en lo que a criterios financieros y de operaciones de Trade, se refiere. El conato de colapso ocurrido en Grecia, ha hecho que surja la necesidad de replantear y refundar la fórmula económica para la eurozona. La crisis que hemos atravesado estos últimos años, ha demostrado lo que se vislumbraba con la creación del euro; la enorme diferencia existente entre las economías que lo conforman. Los criterios de convergencia que se impusieron en un inicio, fueron volviéndose laxos con el paso del tiempo, circunstancia que ha hecho que, en esta época de incertidumbre, unos países sufran más los devaneos bancarios que otros.

     

    Dice Hollande, con cierto criterio, que la Zona Euro debe tener un gobierno económico y financiero propio, con un responsable, un presupuesto y una comisión parlamentaria, para que funcione democráticamente. Cabría recordar los primeros pasos del euro, de esa manera se puede afinar más en el diseño de este ente público continental. Y tener en cuenta, que no es ninguna tontería, que no sea una jugada chovinista gala, ya que el propio Philip Cordery, responsable del gobierno francés para asuntos europeos, tiene especial interés en que “Francia quiere hacer valer sus puntos de vista”.

     

    De cualquier manera, con esta medida, se favorecería sobremanera, el acceso a los mercados de deuda pública. La frágil bonanza de la primera década de este siglo, nos hizo vivir en un estado de anestesia financiera, anestesia cuyo efecto empezó a disiparse cuando Lehman Brothers se hundió de la manera que ya conocemos, arrastrando empresas, profesionales y familias por el desagüe, tanto en Estados Unidos como en el resto de economías desarrolladas.

     

    Habrá quien diga que todo esto son inventos y experimentos teóricos de los lobbys de economistas. En mi modesta opinión, son argumentos sin peso específico. Un economista muy cercano a mí, me dijo en su día que no hay colectivo profesional menos corporativista que el de los economistas; respecto a un mismo caso, todos tienen opiniones dispares.

     

    En definitiva, se trata de que la economía de la eurozona, se comporte como una economía única y sólida, no en un diagrama de Venn con distintos criterios y medidas difusas.

     

    Hugo Roig Montesdeoca, empresario, escritor y militante del PSC-PSOE Telde, Delegado en el Comité Insular de Gran Canaria. Coordinador Adjunto y Profesor titular del Programa de Alta Dirección de la Harvard Business School, Harvard Managementor.

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook