Blog 
EL BLOG DE VIVIANA GONZÁLEZ DE MARCO
RSS - Blog de Jorge Adrian Schapiro

El autor

Blog EL BLOG DE VIVIANA GONZÁLEZ DE MARCO  - Jorge Adrian Schapiro

Jorge Adrian Schapiro

Viviana González De Marco, es una empresaria, una artista a la hora de crear una buena imagen personal y profesional y una persona humana donde mezcla el talento y la creatividad. Viviana González De Marco tiene una Asesoría de Imagen Personal, es Personal Shopper y Organiza Eventos de todo tipo. La...

Sobre este blog de Decoración

Es un blog que ha sido creada para todas aquellas personas amantes de la moda, que comparten y sienten como algo importante para aprender a como vestir, maquillar, cuidarse, mimarse y por que no, sintiéndose seguras de si mismas al verse en el espejo mejor cada día, adquiriendo una personalidad much...


Archivo

  • 29
    Abril
    2013

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Vivir de las apariencias, es bueno o malo?que opinas?

      Crear nuestra imagen y consolidarla ante el exterior y ante nosotros forma parte del aprendizaje para la vida. A medida que crece la competitividad, lo hacen las comparaciones; de ahí la trascendencia de que cumplamos con el prototipo que entendemos se nos ha asignado. La duda surge cuando nos preguntamos si mi imagen exterior y mi comportamiento son los que los se esperan en mí, o cuando nos interrogamos si cumplimos nuestras propias expectativas, si nos gustamos realmente. A fuerza de creer que si no soy ese alguien que los demás "exigen" no seré nada, no me querrán o no me aceptarán, puedo interiorizar esa imagen-modelo, y acabar comportándome sin discernir si quien así actúa soy yo o mi proyección impostada.


    Es como si mi yo y mi réplica se entremezclasen de continuo consiguiendo una fusión. La trampa radica en que, al final, esa mescolanza me resulte ajena, no sepa quién soy y aún peor, qué quiero ser. Qué la imagen que los demás se han hecho de mí (con mi colaboración y consentimiento) sea tan distinta de lo que soy en realidad que surjan esos contrastes que pueden sumirnos en las dudas, o propiciar alguna crisis de identidad. La imagen que he fabricado me protege de mi yo auténtico y me impide el encuentro con él, obligándome a vivir constantemente desde el sentir ajeno.

    Mi comportamiento, en suma, llega a no depender de lo quiero, siento o pienso, sino de lo que creo que en cada situación se espera de mí. Una manera de actuar que en lugar de regirse por el "yo así lo entiendo y así obro", se guía por el "quedar a la altura de las circunstancias", de las expectativas que hemos alimentado en los demás. El qué hacer queda supeditado a lo que intuyo que es "lo que ellos creen que debo hacer".

    Por qué limitamos la percepción de nosotros?

    Conceder demasiada importancia a la imagen, a cómo nos verán los demás, mina mi autoestima y propicia miedos e inseguridad, además de incidir (muy negativamente) en la pérdida de referencias sobre mí mismo. Me aísla del mundo, puesto que tan sólo permito que se me conozca desde una perspectiva, la única que proyecto hacia los demás cuando me relaciono.

    Muchas parejas, tras convivir durante décadas, descubren que no se conocen en lo fundamental, en lo íntimo, aunque sepan al dedillo las manías y costumbres de su cónyuge. Para proyectar nuestro verdadero yo, hemos de conocernos (no es fácil, requiere un poco de introspección y hacernos preguntas a veces complicadas de responder sinceramente), atendernos, escucharnos y amarnos. Y, desde ese punto de partida, relacionarnos con los demás.

    Ahora bien, ser yo no significa ignorar las reglas sociales que cada espacio y grupo de personas requiere. Sin dejar de ser yo, no me mostraré de la misma forma cuando solicito un trabajo, hago el amor con mi pareja, la compra, o ceno con amigos. Sin arrinconar la consciencia de quién soy, adoptaré las maneras que entiendo convenientes; pero siendo y sintiéndome artífice de mi vida. La mejor fórmula para que me quieran es queriendo yo como lo que soy: una persona auténtica, íntegra y real.

    Cómo encontrarnos mejor desde nosotros mismos:

    Atendiendo preferentemente a nuestros sentimientos, gustos y raciocinios (es necesario conocernos bien). Y prestando sólo atención relativa a las expectativas de los demás.

    Recordando que el derecho de vivir según pensamos y sentimos, también ampara a quienes nos rodean.
    No juzgándonos a cada momento, sino reflexionando con cariño y espíritu crítico sobre nuestras decisiones.
    Practicando la autoafirmación. Somos únicos, e irrepetibles. No hemos de copiar planteamientos ni criterios ajenos. Los nuestros son válidos, mientras no se demuestre lo contrario.

    Teniendo claro que cada decisión corresponde a un "aquí y ahora" y que podemos cambiar de opinión. Y de manera de actuar.

    Aceptándonos, queriéndonos y gustándonos tal cual somos. Asumiendo nuestras contradicciones e intentando mejorar cada día.

    Siendo cada uno nuestro mejor amigo, para poder llegar a ser un auténtico amigo de los demás. De quienes nos aprecien por cómo somos en realidad.

    Preguntas al lector:
    • Crees que vivimos de apariencias? por qué?
    • Te ves que obligadamente tenes que vivir como dicta el modelo de sociedad o sos personal?

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook