Blog 
El centro de Mühren
RSS - Blog de Nacho Azparren

El autor

Blog El centro de Mühren - Nacho Azparren

Nacho Azparren

Álvaro Faes y Nacho Azparren son los encargados de escribir sobre todo lo que rodea a la gran cita futbolística del verano.

Sobre este blog de Deportes

Arnold Johannes Hyacinthus Mühren (Volendam, Holanda, 1951) es posiblemente el héroe anónimo más importante de la historia de la Eurocopa. De sus pies nació el centro que Van Basten convirtió en la imagen más reconocible del torneo continental: aquella volea imposible que dio a Holanda su único gran...


Archivo

  • 25
    Junio
    2012

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    El "cucchiaio" de Pirlo

    Quizás el capítulo más divertido de las deliciosas "Historias del Calcio" de Enric González sea el "cucchiaio" de Francesco Totti en las semifinales de la Eurocopa 2000 disputada en Holanda. El genio de la Roma hizo gala de su habitual inconsciencia, patrimonio exclusivo de los genios, para anunciar a sus compañeros en su romanesco inteligible sus aviesas intenciones en la tanda de penaltis ante Holanda. El "cucchiaio" de Totti, la cuchara, es el golpeo de balón suave al centro, acariciando el balón por debajo que el checoslovaco Antolin Panenka popularizó en la final de 1976. Totti justificó su decisión entonces en la envergadura del portero contrario, Van der Saar. El truco salió bien.

    Pocos futbolistas italianos merecen recoger el testigo de Totti en cuanto a talento en un terreno de juego. Pirlo es el candidato idóneo. Bohemio, de aspecto eternamente cansado, todo lo que nace de las botas del "regista" parece fruto de la improvisación. Pero no se crean las apariencias. Todo lo que pasa en el campo, Pirlo se lo había imaginado segundos antes. "Vi a Hart muy motivado y pensé que sería mejor tirarlo así", comentó el de Brescia tras su travesura.

    El gran mérito de Pirlo es ser uno de los culpables directos de la transformación de una selección, la italiana, demasiado ligada por lazos afectivos al catennaccio de Nereo Rocco. La supremacía de los resultados por encima de estilos hizo que los italianos no se replantearan su camino hasta que llegaron los tropezones. En la semifinal anteriormente descrita ante Holanda en 2000, Italia se clasificó después de una defensa inexpugnable, un Toldo inconmensurable y grandes dosis de suerte -Holanda falló dos penaltis durante el partido-. El titular de un periódico italiano al día siguiente fue sintomático: "Vergonzosamente heroico".

    Se acerca la conclusión del campeonato y el debate sobre el mejor jugador del torneo aumenta. Pirlo es hasta la fecha el jugador que más méritos ha mostrado sobre le campo para ganar el trofeo. La prueba irrefutable: es el futbolista que más condiciona el juego de su equipo. En Italia, todos los balones conducen a Pirlo. Pero lo mejor del torneo está por llegar y las distinciones individuales dependen de las últimas rondas del torneo. Cristiano Ronaldo, Özil o Iniesta amenazan la corona de Pirlo, un jugador diferente. Premiar a Pirlo significaría festejar el cambio de Prandelli: aquel por el que Italia es elogiado al margen de los resultados.

    Nacho Azparren.

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook