Blog 
El centro de Mühren
RSS - Blog de Nacho Azparren

El autor

Blog El centro de Mühren - Nacho Azparren

Nacho Azparren

Álvaro Faes y Nacho Azparren son los encargados de escribir sobre todo lo que rodea a la gran cita futbolística del verano.

Sobre este blog de Deportes

Arnold Johannes Hyacinthus Mühren (Volendam, Holanda, 1951) es posiblemente el héroe anónimo más importante de la historia de la Eurocopa. De sus pies nació el centro que Van Basten convirtió en la imagen más reconocible del torneo continental: aquella volea imposible que dio a Holanda su único gran...


Archivo

  • 17
    Junio
    2012

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Oscura Holanda

    Juan Villoro, escritor mexicano, mantiene en su genial libro "Dios es redondo" una interesante teoría sobre la falta de triunfos de Holanda en los mundiales. Para Villoro, el gran problema para culminar el éxito es la ausencia de sufrimiento. Los holandeses son gente feliz, defiende el escritor, sin preocupaciones exageradas, nunca han vivido atormentados interiormente en asuntos futbolísticos. Un país de 17 millones de habitantes que llega tres veces a la final de la mayor cita futbolística y que es capaz de recibir el elogio generalizado es suficiente regalo como para pensar en la victoria final, un asunto demasiado mundanal en comparación con el orgullo que despierta su forma de jugar. Esa autocomplacencia pudo causarle la derrota en 1974 ante una Alemania más rudimentaria, menos estética, pero que no entendía otra cosa que la victoria final. La tragedia es necesaria en el camino al éxito. La derrota de Brasil en 1950 ante Uruguay con un Maracaná repleto fue el suceso que cimentó los posteriores mundiales de Brasil, siempre según Villoro.

    En los últimos años Holanda ha probado con un cambio en su registro. Basta de halagos y palabras bonitas. La Naranja Mecánica (viendo el fútbol mágico de los holandeses en los 70, nunca un apodo ha sido tan injusto) sólo sería un recuerdo en el pasado, nunca una imagen en la que recrearse. Con Van Marwijck en el banquillo la estética queda relegada a un segundo plano. De Jong y Van Bommel forman la pareja de medios centros. Con eso está todo dicho. 
     
    Nigel de Jong luce con orgullo su apodado de "terrier", que exalta su facilidad para la caza. Entre sus logros está la fractura de peroné al americano Holden en un partido amistoso o la de tibia y peroné al francés Ben Harfa en un encuentro de Premier. También el código de barras impreso en el pecho de Alonso durante la final del pasado mundial. Su compañero de labores, Mark Van Bommel es más conocido en España. Casado con la hija de Van Marwijck, el seleccionador no dudó en darle el brazalete de capitán con la retirada de Van Bronckhorst. Poco queda de aquel tipo que en 2005 se encerró durante una semana en un convento de monjas españolas de Vught (Eindhoven) para aprender castellano. Sin llegar a los extremos de Vinnie Jones, centrocampista del Wimbledon en los 90, a la pareja de pivotes se le puede aplicar el cartel que Jones lucía orgulloso en su casa: "No tengas cuidado con el perro, sí con el dueño".
     
    Tras la justa derrota contra España en la final de Sudáfrica, Holanda no ha hecho más que exagerar su propuesta. El fútbol sigue brillando por su ausencia, limitado prácticamente a las pinceladas esporádicas de Wesley Sneijder, cada vez más acostumbrado a la incomprensión de sus talentosas propuestas. Van Marwijck ha fiado la construcción a dos perros de caza en los dos primeros partidos. La entrada de Van der Vaart en el encuentro ante Portugal sonó a propuesta fuera de tiempo. Holanda está fuera de la Euro con una imagen muy alejada de anteriores versiones que tanto hicieron por sumar aficionados neutrales, una carga demasiado pesada en un país tan unido a la estética, aunque sea a falta de tragedias. 

    Nacho Azparren.

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook