Blog 
El rincón de Suso
RSS - Blog de Eleuterio Jesús Santana Déniz

Archivo

  • 10
    Febrero
    2013

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Antes de que cante el gallo

    Antes de que cante el gallo:

     No se si recuerdan ustedes estimados lectores aquel pasaje en el que Jesús saliendo al paso de las palabras del Apóstol San Pedro, cuando le dijo: “Te seguiré a donde quiera que vayas” (Lc 9,57), le contestó: “Esta noche, antes de que el gallo cante dos veces, tú me habrás negado tres” (Mc. 14,72).

    Parece que dichas palabras, como dignas de paradoja, se cumplen en la actualidad, cuando supuestamente, algunos políticos de turno y de la oposición, niegan haber recibido dinero negro en ninguna ocasión, con afirmaciones rotundas, idea extraña u opuesta a la común opinión y al sentir de los españoles.

     Claro está que tal infamia, mientras no la confirme la autoridad competente, carece de valor; pero: ¿han visto ustedes alguna moneda española de color negro? Que yo lo sepa todas son de diversos colores,  careciendo del negro; lo que hace imposible tal visualidad. Aún más: “Cuando el río suena es porque agua lleva”. Y hace rato que los arroyos de España, respecto a tales acusaciones, corren como regueros de tinta, manchando a todos los que se acercan a la corriente.

    No son buenos tales augurios para nuestra “Democracia”. Ruidos que, casi espontáneamente, sentimos a diario en los medios de comunicación; los cuales van a dejar sordos a más de un español, obligándole a retirarse de las corrientes políticas y a silenciar sus opiniones. Incluso a tomar serias decisiones a la hora de emitir su voto en nuevos comicios. Que conste que estamos a las puertas de unas nuevas “Elecciones Europeas”, las que cubrirán el periodo 2.014-2.019, y que se llevarán a cabo aproximadamente, en el mes de Junio del mencionado año.

     Aunque la indignación ciudadana esta a flor de piel, a mi juicio, se está cometiendo un grave error a la hora de aventurar veredictos y alentar a los ciudadanos con la sublevación, debido a que como nos dice el refrán: “Tristes son mis tristezas. . . falsas mis mejorías. . . cortas mis promesas. . . falsas mis noches vacías”.  Dado que: “De nada sirve al hombre lamentarse de los tiempos  en que vive. Porque lo único bueno que puede hacer es, intentar mejorarlos”. Eso sí, sin dejar impunes a quines hayan cometido el defraude.

         

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook