Blog 
El rincón de Suso
RSS - Blog de Eleuterio Jesús Santana Déniz

Archivo

  • 10
    Septiembre
    2013

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    EL CARDO MARIANO . . .

     *EL CARDO MARIANO: Sus propiedades . . .

    --Cuenta la leyenda que la Virgen María estaba amamantando al niño Jesús y unas gotas de leche se derramaron sobre un cardo y desde entonces sus hojas crecen manchadas de blanco.

    Lejos de despreciar esta tradición popular sería bueno considerar que - como todo mito - encierra una verdad expresada de otra forma.

    Hoy en día sabemos, gracias a la investigación científica, que todas las plantas veneradas en la Antigüedad y en la Edad Media como mágicas o sagradas tienen amplias propiedades terapéuticas.

    El cardo mariano merece con justicia estar asociado a una figura venerada, pues tiene el poder de regenerar las células del hígado.

    Dice el Dr. Joseph Pizzurno, fundador de la Universidad de Bastyr, en el estado de Washington (EE.UU.): 'El cardo mariano posiblemente sea el agente protector hepático más potente que se conoce. ¡Es tan efectivo, que en experimentos realizados con ratones, si se administra cardo mariano a los pocos minutos de ingerir la mortal Amanita phalloides (un hongo venenoso) la muerte no sólo es evitada, sino que apenas se encuentra daño hepático!'

     

    *DENOMINACIÓN BOTÁNICA:

    --Silybum Marianum.

     

    *NOMBRES COMUNES:

    --Cardo Mariano. Cardo Lechal.

     

    *PROPIEDADES:

    --Protector hepático y reconstituyente de la célula hepática. Carece en absoluto de toxicidad y de efectos secundarios.

     

    **COMPOSICIÓN QUÍMICA:

    --El principio activo más importante es la silimarina, una mezcla de tres flavolignanos. Contiene también principios amargos, resinas y aceites esenciales.

     

    **EL HÍGADO: ESE OBRERO INCANSABLE Y DESCONOCIDO:

    --Trabaja día y noche, no descansa jamás y cumple más de 500 funciones en nuestro organismo, algunas de ellas todavía mal conocidas. Transforma las proteínas, las grasas y los azúcares para que puedan ser utilizados por nuestros órganos y tejidos. Elabora la bilis que en parte se almacena en la vesícula biliar.

    Fabrica la hemoglobina y otras sustancias imprescindibles para la sangre. Produce la materia prima necesaria para la formación de los anticuerpos, que son los que eliminan los virus. Elabora las globulinas, que también participan del sistema defensivo. Y como si esto fuera poco, se encarga de neutralizar toda sustancia tóxica, venenosa, nociva para nuestro organismo.

     

    **SIGNOS DE MALESTAR HEPÁTICO:

    --Maltratado por nuestra forma de vida y generalmente malinterpretado, nuestro hígado sin embargo da sus señales.

    Contrariamente a lo que se supone, las clásicas 'pataletas' no son de origen hepático sino causadas por las contracciones excesivas de la vesícula generalmente por disgustos y tensiones nerviosas.

    El hígado no duele, salvo que estemos muy enfermos. Es más, la mayoría de las personas creen gozar de salud hepática porque su hepatograma está en los valores normales. No obstante debemos advertir que los análisis de rutina sólo revelan que no hay enfermedades serias.

    A pesar de todo, hay señales inequívocas de un mal funcionamiento del hígado: acné, picores, urticarias, sarpullidos, dolor de cabeza, fatiga, gases, hinchazón, desórdenes autoinmunes.

     

    **VENENOS:

    --Una mala alimentación es de por sí agresiva para el hígado.  Frituras, salsas fritas, fiambres, embutidos, comida rápida, hamburguesas, salchichas, tabaco y alcohol obligan a nuestro noble órgano a una cuota extra de trabajo.

    Pero aún en el caso de que nuestra alimentación fuera más o menos 'sana', hoy en día estamos expuestos a innumerables contaminantes que es una forma de decir venenos: desde los aditivos de los alimentos hasta el gas que despiden los escapes de los coches, pasando por los pesticidas y hormonas presentes en las verduras y en las carnes. Somos agredidos por miles de sustancias tóxicas en el aire, en el agua y en los utensilios y productos de uso diario. ¡Y todo esto es neutralizado por el hígado!

     

    **CUANDO TOMAR CARDO MARIANO:

    --Después de haber tomado medicamentos como antibióticos, que afectan a la flora intestinal y al funcionamiento hepático o cualquier remedio que se haya tomado más de dos o tres días. Acompañando un tratamiento de obesidad o celulitis: pues ayuda a procesar las toxinas conjuntamente con la grasa. De este modo contribuye al adelgazamiento. Para dolores articulares, reuma, ciática, artritis, artrosis, gota: afecciones en las que se acumulan toxinas en las articulaciones que deben ser eliminadas estimulando el buen funcionamiento del riñón y del hígado. Cuando hay señales como las que detallamos anteriormente.

    En el tratamiento de enfermedades que destruyen la célula hepática como hepatitis y cirrosis.

     

    **CÓMO TOMARLO:

    --En infusión a razón de una cucharadita de semillas por cada taza de agua hirviendo. Dejar reposar de 10 a 20 minutos. Tomar tres tazas por día, a la mañana en ayunas, media hora antes de las comidas y por la noche antes de ir a dormir.

    Una forma práctica es la tintura, se toman 30 gotas en un poco de agua de dos a tres veces por día. Después de haberlo conocido, si llega a crecer en su jardín creo que, lejos de arrancarlo como un yuyo dañino y espinoso, usted se verá más inclinado a venerarlo, como hacían los antiguos.

     

    **En nuestros días la contaminación ambiental, los cientos de sustancias químicas tales como pesticidas, hormonas, antibióticos, y residuos de metales pesados presentes en los alimentos que ingerimos añaden una carga adicional a la ya pesada carga que siempre ha tenido el hígado. Añádale a esto el consumo de drogas ilícitas, medicamentos, el excesivo de alcohol (todo esto es procesado por el hígado) y los excesos alimentarios en que incurren muchas personas y debemos concluir que bajo estas condiciones no es de extrañar que las enfermedades del hígado se hayan convertido en algo común.

    Lo cierto es que estamos ante una de las plantas más eficaces para limpiar y fortalecer el hígado. Las semillas del Cardo Mariano o Silybum marianum son la parte más utilizada ya que contienen un principio activo llamado Silimarina. Es una de las plantas más estudiadas, especialmente en Europa.

    Los ingredientes activos de cardo mariano son químicos llamados flavonoides. Los flavonoides en el cardo mariano son silibina, silidianina y silicristina. Juntos estos se llaman silimarina.

     

    **¿Cuáles son los beneficios del silimarina?:

    --La silimarina protege el hígado al actuar como un antioxidante y promover el crecimiento de nuevas células hepáticas. La silimarina también ayuda con la digestión de grasas. Parece inhibir la entrada de substancias dañinas en las células del hígado.

    El cardo mariano puede ayudar a prevenir o sanar el daño al hígado causado por el alcohol, las drogas recreativas, los pesticidas, algunos venenos o hepatitis.

    La silimarina se ha usado (sobre todo en Europa) para tratar la hepatitis, el daño al hígado debido al alcoholismo y al envenenamiento por ciertos tipos de hongos.

     

    **¿Cómo sabemos que funciona?:

    --El cardo mariano se ha usado durante más de 2.000 años, así que mucho ha sido escrito sobre sus efectos en la salud. Ha habido más de 300 estudios científicos de silimarina que documentan:

     

    El tratamiento de la hepatitis crónica.

    Sus efectos antioxidantes.

    El tratamiento de la cirrosis del hígado causado por el alcoholismo.

    El tratamiento del envenenamiento por comer hongos salvajes 

    Le ayuda al hígado a repararse.

    Ayuda en la digestión de las grasas dificultando su entrada en las células hepáticas.

    En el tratamiento del Sida (VIH) los antirretrovirales son muy utilizados y se utiliza el Cardo Mariano para compensar o prevenir el posible daño hepático por tanto medicamento.

    Estimula la secreción de la bilis. Siendo recomendado en caso de digestiones lentas y piedras en la vesícula.

    Puede ser útil en algunos dolores de cabeza (cefaleas y migrañas) de origen hepático.

    La mayoría de los estudios científicos de silimarina se publicaron en Europa.

     

    **¿Cuáles son las evidencias científicas del Cardo Mariano?:

    --Como se observó anteriormente, existen evidencias considerables a partir de estudios en animales de que el cardo mariano puede proteger al hígado de numerosas toxinas. Sin embargo, los estudios en humanos con personas que padecen de diferentes enfermedades hepáticas con frecuencia han arrojado resultados mixtos.

     

    -Hepatitis Viral Crónica

    -Estudios preliminares encontraron que el cardo lechoso puede producir mejorías significativas de los síntomas tales como fatiga, falta de apetito y distensión abdominal, así como también resultados de exámenes sanguíneos para la inflamación hepática.

     

    -Hepatitis Viral Aguda

    -Un estudio encontró mejorías significativas en el grupo que recibió el cardo mariano.

    -Hepatitis Alcohólica

    -Las evidencias con respecto al cardo lechoso para la hepatitis alcohólica son mixtas.

    -Cirrosis Hepática

    -Los resultados del estudio contradicen si el cardo lechoso es útil para la cirrosis hepática

     

    **Beneficios adicionales documentado:

    --El cardo lechoso también puede ofrecer cierta protección para los riñones.

    -Evidencias sumamente preliminares insinúan que el cardo mariano podría ayudar a reducir el riesgo de cáncer de mama. Algunas veces el cardo mariano se recomienda para los cálculos biliares y para la psoriasis, pero todavía existen pocas o ningunas evidencias de que realmente ayude para estas enfermedades.

     

    -Protección contra los Medicamentos

    -Numerosos medicamentos pueden dañar o inflamar al hígado. Evidencias preliminares sugieren que el cardo mariano podría proteger contra la toxicidad hepática causada por medicamentos tales como el acetaminofén, la Dilantina ( fenintoína), el alcohol y las fenotiazinas. Sin embargo, según un estudio parece que el cardo mariano no previene la inflamación hepática causada por el medicamento para la enfermedad de Alzheimer Cognex (tacrina).

     

    **Si usted está consumiendo:

    -Medicamentos que pueden dañar al hígado: El cardo lechoso podría ser protector contra algunos de estos medicamentos.

    -Anticonceptivos orales: El cardo lechoso podría reducir su eficacia.

     

    **Historia y estudio:

    --Oriundo de Europa, el cardo mariano o lechoso tiene una larga historia de uso tanto como alimento como medicina. A principios del siglo XX, los jardineros ingleses cultivaban el cardo mariano para usar sus hojas como lechuga (después de cortar las espinas), los tallos como espárrago, las semillas tostadas como café y las raíces (puestas a remojar durante la noche) como planta de ostra. Las semillas y las hojas del cardo mariano también se usaban con propósitos medicinales, tales como tratar la ictericia y aumentar la producción de leche materna.

    En la década de 1960, los investigadores alemanes estaban lo suficientemente impresionados con el historial y la eficacia clínica del cardo mariano como para empezar a examinarlo respecto a sus componentes activos. En 1986, la Germany's Commission E aprobó un extracto oral de cardo estandarizado al 70% de contenido de silimarina cruda como un tratamiento para la enfermedad hepática.

    Actualmente el cardo mariano se usa extensamente para tratar hepatitis alcohólica, cirrosis hepática, intoxicación hepática y hepatitis viral, así como también para proteger al hígado en general de los efectos de los medicamentos tóxicos para el hígado.

    Las enzimas hepáticas según lo medido por exámenes sanguíneos pueden mejorar, y si se lleva a cabo una biopsia hepática, pueden existir mejorías a nivel celular. Además, algunos estudios han mostrado una reducción en la tasa de mortalidad entre aquellos con enfermedad hepática seria.

    El cardo mariano también se usa en una enfermedad imprecisa conocida como insuficiencia hepática menor o 'hígado perezoso.' Este término principalmente es usado por médicos europeos y médicos naturistas estadounidenses - los médicos convencionales en los Estados Unidos no lo reconocen. Se supone que los síntomas incluyen dolor bajo las costillas, fatiga, apariencia enfermiza de la piel, malestar general, estreñimiento, síndrome premenstrual, sensibilidades químicas y alergias.

     

    **¿Cuáles son los efectos secundarios?:

    --No se conoce ningún efecto secundario serio del cardo mariano. Ni siquiera las dosis elevadas parecen tener algún efecto negativo. Sin embargo, algunas personas sienten malestar estomacal o tienen más gas estomacal cuando empiezan a usar la silimarina. Si esto pasa, se debe reducir la dosis y aumentarla gradualmente.

    Algunas personas tienen una reacción alérgica a silimarina. Esto es más común para ellos con una alergia a otra planta en la misma familia como la ambrosia.

    En personas hipertensas se recomienda solo tomar esta planta bajo supervisión médica.

     

    **Recomendaciones:

    --La forma de infusión o té de Cardo Mariano, es el modo menos eficaz de beneficiarnos de sus propiedades ya que la Silimarina es un principio activo que no se disuelve demasiado bien en el agua. Preferentemente es recomendado en cápsulas, comprimidos y líquido (extracto). La dosis a tomar depende de cada caso y de la concentración del producto. El médico o especialista será el que recomiende la dosis adecuada.

    ···Tomando en cuenta la naturaleza severa de la enfermedad hepática, es esencial la supervisión de un médico. Principalmente como tratamiento de herbolario, consultar al “NATURÓPATA”.-

     

    -Fdo: Eleuterio Jesús Santana Déniz.-

     

     

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook