Blog 
El rincón de Suso
RSS - Blog de Eleuterio Jesús Santana Déniz

Archivo

  • 29
    Marzo
    2013

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    LA ÁRNICA DE MONTAÑA

              Introducción:

    En más de una ocasión muchos expertos en medicina natural se han hecho la siguiente pregunta: “La homeopatía, ¿quimera o ciencia? Casi diez mil médicos en España prescriben productos de esta especialidad, cuestionada por científicos  y facultativos. Y es que hay científicos y médicos a quienes esto de la homeopatía “como terapia o terapéutica natural”, les parece una parrafada. Pero nada menos que tres mil  sustancias de origen vegetal, animal ymineral, utiliza la homeopatía para curar patologías: sean leves, graves o crónicas.

     La medicina homeopática se basa en el principio de similitud, es decir que, una misma sustancia responsable de determinados síntomas, también puede aliviar o neutralizar diferentes estados de enfermedad, siempre que esta sea administrada de forma correcta. Se ha observado que ciertas diluciones dentro del agua, en las que no queda materia alguna, en cambio si registran  vibraciones. Y a raíz de  este descubrimiento, los médicos homeópatas sostienen que, la reacción que se origina en el organismo no es química, como sucede con los medicamentos alopáticos, sino de carácter físico.

    Convenza o no, la homeopatía cuenta cada día con un número mayor de adeptos, no sólo entre los pacientes, sino también entre los médicos. El número de pediatras que optan  por estos tratamientos se ha disparado en los últimos años, sobre todo, por el perfil de seguridad de los medicamentos y la facilidad  de administrarlos.

     Y si, son medicamentos y no “chuches”, según todas las directivas europeas y la Agencia Española del Medicamento, como tal, se venden en las farmacias. Por lo que efectivamente estamos hablando de medicamentos con eficacia, demostrada con estudios científicos y ensayos, al igual que sucede con los medicamentos convencionales, los alopáticos. Si no, no estarían en el mercado.

     Se da la circunstancia de que solemos tener en el huerto de casa, plantas medicinales, hiervas, a las que no ponemos asunto ni averiguamos sus propiedades, las que nos pueden sacar en más de una ocasión de un apuro, sin ninguna clase de contraindicaciones: eso sí asesorados de que no utilizamos aquellas que por sus componentes activos, pueden ser toxicas. Por lo que mejor sería ponerse en manos de un experto en salud natural.

    Entre tantas, en el presente libreto, quiero presentarles una de ellas, la “Árnica”, su procedencia y propiedades cualitativas.

     

                                                                                                                                                                      Con afecto.

     

    L A: “Á R N I C A”.

     Es esta una planta que crece principalmente en Europa, en el sur de Rusia y Asia central. Sus flores amarillas brillantes contienen numerosas sustancias antiinflamatorias y analgésicas. Esta planta ha probado ser efectiva en caso de golpes, contusiones y dislocaciones, dolores reumáticos e inflamaciones de la piel.

    Antiguamente  se usaba internamente, en caso de catarro común, bronquitis, tos y dolor de garganta. Sin embargo, aunque posee propiedades que  la hacen efectiva en estos casos, su uso interno  presenta riesgos de arritmia cardiaca, fuerte irritación del tracto digestivo y toxicidad en el sistema nervioso. Por esta razón en la actualidad sólo se recomienda su uso externo: aunque en sorbos muy pequeños: “como una tasa de café al día”, favorece la salud. Es una planta segura cuando se usa en la forma recomendada.

    Sin embargo,  no debe aplicarse nunca,  sobre heridas abiertas o en áreas donde la piel no esté presente. No debe usarse  internamente, excepto en caso de remedios homeopáticos que por su  propia naturaleza son extremadamente diluidos. Cuando se aplica en exceso durante mucho tiempo, puede causar escozor y úlceras en la piel. Como los tratamientos convencionales tiene sus contraindicaciones.

     

    Hábitat:

    En la actualidad se ha extendido por todo el continente europeo, habitando en zonas de pastos, montañosas, desprovistas de cal y con suelos ácidos, pobres en nitrógeno. Es una especie protegida  en muchos países dado que, el número de ejemplares  ha ido disminuyendo,  como consecuencia de la búsqueda  a la que han sido  sometidos por sus propiedades medicinales.

    Por otra parte, es una planta muy sensible a la contaminación, dado que no puede vivir en zonas donde haya el mismo residuo de nitrógeno, incluido aquel que procede de  de las deposiciones aéreas. La contaminación de muchas montañas europeas  ha llevado a esta planta al peligro de extinción. Es una planta perenne, de la familia  de las compuestas de hasta 60 centímetros de altura (aunque en zonas de riego crece aún más). Está formada por tallos floríferos, solitarios y peludos que nacen de una roseta basal, compuesta de hojas ovales u oblongas, opuestas en número poco numeroso, sésiles, con nervios muy marcados. Flores muy vistosas, solitarias al final de los tallos florales, de hasta 8 cm de diámetro, aunque habitualmente no pasan de tres, amarillas o de color naranja amarillento.

    Parece ser que, esta planta, ha sido utilizada desde la antigüedad por los habitantes de los pueblos de las montañas, para aliviar el dolor producido por los golpes o caídas. En el siglo XVII se utilizó para la medicina tradicional con la misma finalidad. Incluso llegó a utilizarse internamente, para curar ciertas enfermedades  respiratorias, aunque las contraindicaciones y accidentes que produjo, dada su toxicidad, llevo a los médicos a utilizarla solamente en uso externo.

    El árnica constituye un buen remedio para aliviar el dolor y para evitar las infecciones. No se sabe exactamente como actúa la planta, pero algunos investigadores atribuyen sus propiedades vulnerarias a los flavonoides (astragalósido, quercetol -e- glocogalacturónico e isoquercitrósido). Otros les dan más importancia a sus principios “amargos”: las lactosas sesquiterpénicas (Helanalina y dilhidrohelenalina), aunque también su contenido en ácido cafeico o ácido clorogénico, podría influir, puesto que ambos son dos conocidos “vulnerarios”. 

    Lo cierto es que estos últimos principios poseen propiedades rubefacientes, al restregado sobre la parte dolorida, produciendo un aumento de calor, con enrojecimiento producido por la acumulación de la sangre. Este mayor incremento de la sangre hace que desaparezcan o no salgan los morados, ya que estos son eliminados por la nueva aportación  de sangre. Sin embargo, esta propiedad tiene sus efectos negativos.

    En las pieles delicadas puede producir lesiones, por reacción o alergia a sus componentes, apareciendo grandes enrojecimientos, dermatitis o incluso ampollas llenas de agua sobre la piel. Por este motivo: “Se recomienda  aplicarla en pequeñas cantidades sobre la piel, especialmente si no se sabe  de antemano la reacción que esta va a producir. No debe aplicarse durante mucho tiempo y siempre que no exista herida abierta”.

     

    Forma de aplicación:

    Se puede utilizar el líquido resultante de la infusión de una cucharadita de planta seca, desmenuzada, por taza de agua, la que se aplicará sobre la zona afectada con una gasa limpia. Igualmente se pueden diluir en agua, unas 20 gotas de tintura, para cada vaso, o también, se puede aplicar una pequeña cantidad de ungüento, colocando este sobre la yema de los dedos y restregando bien la zona afectada, un par de veces al día. Esta planta se sirve en varias presentaciones.

     

    Propiedades bacterianas de, la “Árnica”:

    Le vienen otorgadas estas, por los ácidos cafeico y clorogénico, por la helenalina y el timol. Estas propiedades, unidas a las anteriores, pueden utilizarse para diversas curaciones:

    “Úlceras, siempre que no estén abiertas, eccemas de la piel y acné: lavar la zona con el agua obtenida de una infusión de una cucharada de hojas de la planta seca, por taza de agua. También se pude utilizar unas gotas de tintura, diluidas en agua. Igualmente se pueden hacer enjuagues de boca, para curar las llagas, problemas de encías o la piorrea en la dentadura. Con gargarismos, podemos eliminar las bacterias  que afectan a la garganta, tales como las producidas por la faringitis o anginas. Incluso hacer lavados en las partes íntimas, para curar picores o infecciones genitales”.

     

    Uso interno:

    “Durante algún tiempo se ha utilizado  árnica, para el tratamiento de las afecciones respiratorias. Uno de los combinados era machacar  unas flores y tomar un poquito del polvo obtenido, tres veces al día. También, maceradas las flores secas, se utilizaban para tratar las fiebres después del parto. Pero dada su toxicidad se recomienda no utilizar estos preparados sin la debida información por un facultativo o profesional en homeopatía. Se ha llegado a utilizar esta, para combatir la “epilepsia”, o los mareos en viajes marinos.  

    En medicina interna, para aumentar  el caudal de la sangre por las arterias coronarias, después de haber sufrido alguna angina de pecho. Igualmente se están utilizando experimentalmente, para el tratamiento de las células  cancerosas de pulmón y de colon”.

     

    Tabaco de montaña:

    Al árnica se le conoce también con este nombre, debido a que,  antiguamente, los montañeses fumaban sus hojas  secas, para tratar problemas respiratorios: la bronquitis o la tos, aunque su uso en muchas ocasiones irritaba  sus mucosas. Concienciémonos de que “Árnica” es una planta muy utilizada  en tratamientos homeopáticos. Se recogerá después de su floración, pasando a un proceso de secado, en sitios frescos  y aireados, guardándose en recipientes limpios y bien herméticos.

    Como bien hemos dicho, muy conocida en el campo de la homeopatía, es una hierba utilizada para varios propósitos medicinales. Sus propiedades son múltiples, con gran éxito en “remedios para la piel”, mejorando bastante la salud. Pues a pesar de que existe el “gel de Árnica” y que sus flores son muy útiles para la medicina herbal, es en el ámbito de la primavera, cuando se aprovechan mejor sus propiedades. La cantidad de problemas y enfermedades que pueden solucionarse recurriendo a esta planta, van desde las hemorroides hasta las migrañas. Es un remedio eficaz contra la conjuntivitis: sus propiedades son múltiples.

     

    Enfermedades  a tratar:

    Comencemos hablando de enfermedades como la “artritis” o la “fibromialgia”. En ambos casos, árnica  se aplica para reducir el dolor, en homeopatía y en forma de gel. De hecho, en ambas consecuencias,  no solo se disminuye el dolor agudo, sino que consigue  un mejor control de las extremidades. Personas que han atravesado procesos quirúrgicos, también pueden beneficiarse de los poderes de esta hierba. La dilución de la homeopatía de la planta reducen notablemente los dolores asociados a los procesos postoperatorios, sobre todo en operaciones asociadas a los huesos.

    Árnica, en homeopatía, también permite reducir el dolor muscular. En estudios de unos seis años seguidos, en deportistas de atletismo, se observó que el consumo de la solución homeopática de esta planta, les ayudaba a reducir el dolor de los músculos, que sufrían a causa de su actividad deportiva. Antes mencionábamos el “gel de Árnica”, este permite aplicaciones sobre las enfermedades de la piel y otros problemas asociados a ella. Utilizándolo para: verrugas eczemas, quemaduras solares y otras enfermedades sobre la piel, resulta muy efectivo.

     

    El género Árnica: 

    El mismo está  constituido  aproximadamente, por unas 30 especies distintas. La más conocida por sus virtudes curativas a lo largo de los siglos es la “Árnica montana”, planta medicinal y tóxica a su vez, por lo que no debe ingerirse sin prescripción médica. 

    Pertenece a  la familia de las compuestas de raíz perenne, tallo hueco, áspero y velloso; el que oscila entre los 30 centímetros de altura baja, hasta alcanzar el metro de altura, según la especie. Hojas colocadas de dos en dos, simples, derechas, desnudas ásperas  por encima y lampiñas por el envés; flores amarillas y semillas de color pardo. Las “flores” y la “raíz” tienen sabor acre, aromático y olor fuerte, que hace estornudar. Medicinalmente se utilizan las hojas la flor y la raíz.

    Es una planta originaria de Europa Central y abunda en prados y bosques de coníferas, más o menos húmedos, preferentemente en terrenos descalcificados, se le encuentra entre 500 y 1.500 metros de altitud y hasta los 2.800. Se da muy bien su cultivo en las zonas de medianías por ser éstas de carácter fresco, y por encontrarse el clima bastante apropiado para su desarrollo.

    Toda la planta tiene valor farmacéutico, se le ha conocido en muchos sitios con el sobrenombre de: Matafarmacia”. Contiene un jugo amargo que contiene, arnicina, isoquercitina, esteroles y saponinas. El rizoma de sus flores es rico en un aceite esencial, taninos y resinas.

    Ensayos clínicos han demostrado la eficacia de las preparaciones de Árnica, como tratamiento de la osteoartritis leve o moderada, en la rodilla, y la osteoartrosis en los dedos de las manos. También se ha puesto de manifiesto la eficacia del Gel de árnica: (20% de tintura), en pacientes con insuficiencia venosa crónica, con edema periférico.

     

    El cultivo de la, “Árnica”.

    Actualmente, no existen variedades seleccionadas. La subespecie utilizada es la: Árnica chamissonis ssp”: foliosa, originaria de California. Su cultivo dura unos dos años y su multiplicación se efectúa por vía generativa o vegetativa.

     

    -Multiplicación generativa:

    ···Siembra en semillero:

             Se realiza en Septiembre-Octubre, en invernadero frío, o durante el invierno, hasta Febrero, de manera que nos permita obtener plantas vigorosas. El porcentaje de germinación es sólo del 20%. Podemos contar con unos: 250 a 300 gramos de semillas para unos 250 a 300 metros2 de terreno. La plantación se realiza en primavera, lo antes posible.

     

     -Multiplicación vegetativa:

    ···División de mata:

             La planta emite varios rizomas, los cuales dan muchos retoños, los que solamente hay que separar y plantar directamente: “de púa”, en semilleros o terrenos; ya se encargarán por su cuenta y mediante algunos riegos, de brotar.

     -Plantación:

    Se repican las plántulas lo antes posible, en primavera: (abril), a una densidad de 7.0000 a 100.000 pies, por hectárea, para los cultivos industriales; o en bancales de 1,40mts de ancho, a razón de tres hileras, distantes a unos 50 centímetros unas plantas de otras y a unos tres pies de separación. La Árnica de montaña, como crece más, se planta con una separación de unos 2,50 metros. O en una superficie de terreno de, unos 4 metros2 por planta, a fin de que consiga espacio para su desarrollo.

     -Plagas:

    Al contrario de la ÁRNICA DE MONTAÑA, La Árnica Americana, no sufre: ni de enfermedades ni de ataques de parásitos. En cambio, la Árnica de montaña es atacada, por la “Mosca de la Árnica”, produciéndole el oídio y la podredumbre de cuello de la raíz.

    Riegos:

    Las necesidades del agua se acentúan más en el momento de la plantación y después de la floración: “Junio – Julio”, aunque dependiendo de los climas, se debe de regar asiduamente, ya que esta se cría y vive con una mejor desenvoltura. Todo depende de las zonas, bien de medianías o cumbres, más áridas o con una mejor fertilidad. Su floración  se escalona sobre las 6 a 8 semanas; y la cosecha de las flores se realiza en periodo de 7 a 9 meses. Las propiedades de la Árnica Americana son las mismas que las de la: Árnica de Montaña, pero su cultivo ofrece menos dificultades en la “de Montaña”.

    -Consejos de cuido:

    Las plantas, como todo, exigen un poco de cuidado y de tener simples atenciones, para que no sufran y luzcan bonitas en el jardín. Nunca se deben de regar estas por el tamaño de la maceta; se debe antes de comprobar la cantidad de humedad que hay en la tierra, sino las saturaremos.

    Igualmente, deben de ser podadas a su debido tiempo. Para ello que menos que recurrir a un buen manual del jardinero, en el se dan los verdaderos consejos para dichos menesteres. Toda poda realizada fuera de su tiempo cambia el rumbo de vida de ellas. Es un error pensar que, por podar más un árbol, crecerá más rápido; todo lo contrario, se retrasa el crecimiento y no engordan ni troncos ni ramas. Quita uno o dos pisos inferiores cada vez como mucho y paciencia.

    Las podas regulares despejan, para que llegue al centro de la planta, el aire y la luz. Las podas anuales de sus ramas, hace que las raíces se desarrollen mucho menos. Por lo que es aconsejable eliminar las partes dañadas o enfermas, así como las ramas secas. Una poda mal realizada puede llegar a causar la muerte de una planta. La poda correcta da fuerza y vigor, mejora la floración y su desarrollo. Nunca se debe de podar un árbol porque sea muy grande o muy viejo, o por la costumbre de que hay que podarlos por sistema. Otra cosa es la: “aclaración o limpieza”.

    Para ello existen diversos modos o modales de poda: “de formación o de aclareo”. No se deben de realizar podas drásticas: terciado o desmochado, con desgarramiento, ni cortar la punta de los árboles de crecimiento piramidal tales como: los pinos, porque la guía no se recupera y este se desformará. Podar siempre, dejando dos o tres ojos cuando menos por debajo del corte, para que sirvan de “tirasavias” y cicatrice mejor, evitando así la formación de tocones secos. Dado que en estos suelen aparecer “chupones”, mal anclados en la corteza. Una época eficaz para ejercer la poda es, a finales del invierno. Mucho mejor, aprovechar el menguante de la luna, dado que es una época en que la savia no sube tan rápidamente hacia la cresta.

     

    Fórmulas y aplicaciones 

    (Remedios populares con el Árnica) 

     

    Para los pies adoloridos y cansados:

    Agregar algunas gotas de tintura de Árnica en un balde que contenga  agua caliente y, luego, introducir los pies en dicha preparación: ¡ojo! agua tibia, para que no produzca lesiones”.

     

    * Para curar golpes y reumatismo:

    Aplicar paños empapados en la infusión de 2 a 5 gramos de raíz y hojas, en medio litro de agua. Otra alternativa  es friccionar la parte afectada con paños que contengan la tintura de Árnica”.

    “Si se desea  elaborar la tintura, se debe de macerar 20 gramos de flores secas en 80 gramos de alcohol de 90o: “una alternativa podría ser, la misma cantidad, pero de brandy,  ginebra o vodka”. El alcohol debe de ser bastante, como para cubrir las flores; luego se filtra y se almacena en una botella de cristal, si es posible de color oscuro, quedando firmemente  capsulado durante 9 días, sacudiendo varias veces la mezcla. De esta forma queda la tintura lista para añadir a los preparados destinados a: masajes locales, traumas, hematomas, dolores reumáticos  y musculares etc”.

     

    *Para las neuralgias:

    Diluir una cucharada de tintura de Árnica en cinco cucharadas de agua. Luego frotar las zonas doloridas con la solución, repitiendo varias veces al día.

     

    *Para el lumbago:

    La misma solución anterior, puesto que esta posee un efecto analgésico y antiespasmódico, evitando eventuales procesos inflamatorios.

     

    * Para las varices:

    Friccionar  con suavidad las piernas con tintura de Árnica diluida en agua, como hemos  indicado anteriormente. Las envolturas se aplicarán varias veces al día sobre la zona afectada, y, después de curar la inflamación, REPETIR: durante varias semanas. Las úlceras de las piernas, también pueden tratarse con la misma solución y de la misma forma.

     

    *Solución para las hemorroides:

    Diluir 1 cucharada de Árnica en 5 cucharadas de agua y, con la ayuda de una bolita de algodón o una gasa, empapada en dicha solución, aplicar sobre el área de las hemorroides. Si tiene la posibilidad de realizar un baño de asiento, mucho mejor. Para este caso, diluir 2 cucharadas de tintura en 2 litros de agua tibia, procediendo al asiento durante varios minutos –unos veinte minutos aproximadamente-.

     

    *Para las amigdalitis:

    Agregar de 5 a 10 gotas de Árnica  a un vaso de agua tibia, procediendo luego a realizar gargarismos profundos y prolongados: “no tragarse nunca el agua”. Se recomienda el no consumo interno de Árnica, ya que en grandes cantidades, ha dado lugar al envenenamiento, con síntomas tóxicos, tales como vómitos, diarreas y hemorragias, incluso la muerte.

     

    PRECAUCIONES  A TENER EN CUENTA:

    Al aplicar externamente el aceite esencial de esta planta, debe hacerse siempre diluido, ya que podría dañar la piel. No debe aplicarse sobre golpes donde exista una herida abierta. Si al aplicarlo por primera vez nota que le ha salido erupción, proceda a la suspensión del tratamiento. Incluso su uso prolongado en altas concentraciones, puede dar lugar a  ampollas, úlceras en la piel y, a necrosis en la superficie. ¡Precaución!. Consultar siempre con el "NATURÓPATA".-

     

             U l t í l o g o:

     Desde tiempos muy remotos, el hombre ha buscado en las plantas, la curación de los males de su cuerpo. Hasta nuestros días han llegado pruebas del uso que en el antiguo Egipto, se hacía de los efectos medicinales de las plantas. Avanzando en la historia, se observa una mayor inquietud por las cualidades curativas de muchos vegetales autóctonos de las distintas regiones del planeta.

    La Alquimia y más tarde la Química  y la Farmacia, aprovecharon los conocimientos  que sobre el reino vegetal y sus aplicaciones, venían de épocas anteriores, de modo que hasta el momento de la consecución de productos farmacéuticos sintéticos, constituyeron la más importante fuente de remedios para la salud humana. La utilización de las plantas medicinales  con fines farmacológicos ha de seguir vigente, mientras en los laboratorios no se pueda crear de forma económica, las sustancias con que la Naturaleza dotó generosamente a aquellas.

    La medicina fabricada por la Naturaleza y diseñada por el Creador de la misma naturaleza, será siempre mucho más compleja  y avanzada  que la inventada por el hombre. Pero nuestro trabajo para realmente sacarle  provecho consiste en: estudiarla, investigarla y utilizarla a la altura  de nuestra capacidad científica. La medicina natural se utilizará siempre de forma masiva, por la simple razón de que funciona. Pero cuando se practica con apoyo profesional e institucional, los resultados superan cualquier expectativa

    Debemos aceptar que, la falta de preparación que frecuentemente sufrimos, reduce en mucho su efectividad y su credibilidad. Mientras se integra la medicina natural al sistema de salud, debemos de contar siempre, con profesionales preparados en su uso y consumo, principalmente homeópatas. Porque el mejor escenario será tener pacientes y técnicos bien formados, con acceso fácil a los últimos avances del mundo, en la medicina natural.

    Al transmitirles el presente ejemplar, con la definición de la “Árnica y sus propiedades”, considerando que el tratamiento o medicamento es natural, siempre y cuando no se introduzcan al cuerpo sustancias sintéticas: es decir, fabricadas por el hombre, les ruego encarecidamente que, ante cualquier síntoma, consulten a un experto en ello. Pues, los errores y excesos cometidos indebidamente, se pagan caros.

    Con el deseo de que reconozcan las intenciones del mismo y que, lleven a la práctica los buenos hábitos, les recuerdo que: “el hombre fue concebido para vivir sano”. Y como nos recuerda Aristóteles (384-322 a.C.), el gran filósofo griego: “El sabio nunca dice todo lo que piensa, pero siempre piensa todo lo que dice”.

     

                                                                                                                                                       ¡SEAN FELICES!

                                                                                                                        Saludos del recopilador.

                                                                                                                              E. S. D.-

     

    BIBLIOGRAFÍA:

    Arnica - Wikipedia, la enciclopedia libre

    es.wikipedia.org/wiki/Arnica

    Árnica es un género con aproximadamente 32 especies de plantas perennes, herbáceas, que pertenecen a la familia de las asteráceas. Su nombre común en ...

    Generalidades - Características - Especies - Usos

     Árnica

    www.botanical-online.com/medicinalsarnica.htm

    Nombre vulgar: Árnica, estornudadera, tabaco de montaña. Nombre científico : Arnicamontana L. Familia. Compuestas. Hábitat: Prados o zonas de pasto de las ...

     Arnica en los remedios caseros y medicina natural

    www.remediospopulares.com/arnica.html

    El árnica es una planta de montaña (Alpes y en el Pirineo) que crece de 30 a 50 centímetros de altura, con hojas de color verde ovaladas, raíces de color rojizo, ...

     

    Arnica - Creasalud.com

    www.creasalud.com/arnica.html

    22 Jun 2012 – La árnica es una planta medicinal antiinflamatoria que se emplea externamente para tratar contusiones y hematomas.

     

    Propiedades de la Árnica - Otra Medicina

    www.otramedicina.com/2009/08/19/propiedades-de-la-arnica

    19 Ago 2009 – Conocida muy de cerca por su aplicación en homeopatía, la Árnica(conocida como Árnica montana) es una hierba utilizada para varios ...

     

    El árnica y sus usos en la medicina natural y alternativa

    www.saludparati.com/arnica.htm

    Esta es una planta que crece principalmente en Europa, el sur de Rusia y Asia central. Sus flores amarillas brillantes contienen numerosas sustancias ...

    www.cebanatural.com/Arnica

    Árnica 100% natural para dolores musculares, en rodillas, hombros...

    Aceites Corporales - Contra insectos - Aromaterapia - Bálsamos

     

    Búsquedas relacionadas con ÁRNICA:

     

    arnica propiedades

    arnica efectos secundarios

    arnica contraindicaciones

    arnica golpes

    arnica homeopatía

     

      

     -----------------------------

     

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook