Blog 
En analógico y en digital
RSS - Blog de Rubén Sánchez Antuña

El autor

Blog En analógico y en digital - Rubén Sánchez Antuña

Rubén Sánchez Antuña

Ingeniero de telecomunicación, diplomado en economía y postgrado de especialista en economía de las telecomunicaciones. Como escritor tiene publicados cinco libros: "Dos estrelles nel firmamentu infinitu","El murmuriu d'un mieu ensin nome","Dos visiones asturianes de le...

Sobre este blog de Tecnología

Reflexiones sobre las TIC y la sociedad de la información


Archivo

  • 16
    Diciembre
    2010

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    CUARENTA MEDIDAS Y UN SOLO DESEO

    La Ley 11/2007 de acceso electrónico de los ciudadanos a los Servicios Públicos supuso un reto como pocos, tanto a la Administración y su personal como a los ciudadanos, ya que en teoría era el paso del “puede que” al “debe que” en materia de administración electrónica, convirtiendo la relación con la Administración virtual  en un derecho para los ciudadanos y en una obligación para la Administración.

    Sin embargo, salvo honrosas excepciones, no termina de explotar y seguimos perdiendo tiempo en colas interminables para intentar resolver cualquier trámite. Recientemente la Comisión Europea ha  presentado un nuevo plan de acción sobre este mismo asunto, con la pretensión de ampliar y mejorar los servicios que los estados miembros ofrecen a través de Internet y fomentar el uso de estas prestaciones por parte de las empresas y los ciudadanos. Dicho programa, prevé cuarenta medidas concretas durante los cinco próximos años, enmarcados en la Agenda Digital para Europa.

    Es un objetivo ambicioso y difícil porque para muchos ciudadanos y para muchos funcionarios va a suponerles dominar más que nunca tecnologías que les resultan “extrañas”, “complejas y “totalmente innecesarias”.  En estos casos, aplica bien el refrán que dice que cuando Dios no quiere, todos los santos son pocos, pese a que teóricamente, las ventajas son tantas que merecen sobradamente una pequeña inversión de tiempo no sólo para “enseñar” y “aprender” los conocimientos básicos necesarios para manejarse con cierta soltura en este terreno.

    Lo que sí se debe tener claro por parte de quien proceda es que no debe cometerse el error de conformarse simplemente con llevar las TIC a la actividad administrativa con el pretexto modernizarla; lo que hay que desear y conseguir es tener accesibles vía Internet  los servicios las 24 horas de los 365 días del año. Es decir, simplificar la burocracia,  no derivar la burocracia administrativa hacia Internet.

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook