Blog 
En analógico y en digital
RSS - Blog de Rubén Sánchez Antuña

El autor

Blog En analógico y en digital - Rubén Sánchez Antuña

Rubén Sánchez Antuña

Ingeniero de telecomunicación, diplomado en economía y postgrado de especialista en economía de las telecomunicaciones. Como escritor tiene publicados cinco libros: "Dos estrelles nel firmamentu infinitu","El murmuriu d'un mieu ensin nome","Dos visiones asturianes de le...

Sobre este blog de Tecnología

Reflexiones sobre las TIC y la sociedad de la información


Archivo

  • 16
    Febrero
    2013

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    DOS NOTICIAS

     

    Hay dos noticias de telecomunicaciones que me han sorprendido gratamente esta semana. Una de ellas supone la vanguardia de la innovación en las tecnologías de transmisión óptica, una red terrestre entre París y Lyon –unos 450 kilómetros- con tráfico real a 400 Gbps por longitud de onda con una capacidad total de transmisión de 17,6 Tbps (consta de 44 longitudes de onda). Para hacerse una idea del alcance que esto supone, decir que las conexiones actuales más rápidas proveen como mucho a 100 Gbps. En conferencias recientes, los laboratorios Bell Labs (la rama de investigación de Alcatel-Lucent) anunciaron  el logro, a nivel de velocidades de transmisión óptica de 1 Tbps en cada longitud de onda, lo que supone el primer paso hacia la llamada Era del Petabit.
    La otra noticia está relacionada con el proyecto PhoneSat de la NASA que pretende poner en órbita un nanosatélite controlado por un teléfono inteligente, concretamente un HTC Nexus One con sistema operativo Android. Su tamaño es parecido al de una taza con forma cúbica y con un peso menor de a dos kilogramos. Ya se ha anunciado oficialmente que el 25 de marzo será su lanzamiento. Sorprendentemente existe otro proyecto parecido desarrollado conjuntamente entre la Universidad de Surrey y la empresa británica Surrey Satellite Technology Ltd., conocido como STRaND-1, que también tiene el objetivo de probar las capacidades de un teléfono inteligente para controlar ciertas partes esenciales de un satélite como pueden ser cámaras, radios, acelerómetros y procesadores. El teléfono elegido es también un Nexus One con sistema operativo Android. Adelantándose a la NASA, tienen previsto situarlo en órbita, a unos 400 kilómetros de la Tierra, el 25 de febrero.

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook