Blog 
En analógico y en digital
RSS - Blog de Rubén Sánchez Antuña

El autor

Blog En analógico y en digital - Rubén Sánchez Antuña

Rubén Sánchez Antuña

Ingeniero de telecomunicación, diplomado en economía y postgrado de especialista en economía de las telecomunicaciones. Como escritor tiene publicados cinco libros: "Dos estrelles nel firmamentu infinitu","El murmuriu d'un mieu ensin nome","Dos visiones asturianes de le...

Sobre este blog de Tecnología

Reflexiones sobre las TIC y la sociedad de la información


Archivo

  • 09
    Septiembre
    2014

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    ¿ÉTICO O ILEGAL?

     

    Un tribunal regional alemán acaba de dictar medidas cautelares temporales contra el funcionamiento en su país de Uber, la “polémica” aplicación de telefonía móvil que  permite a sus usuarios realizar con un coche privado servicios similares a los de los taxis, poniendo en contacto vehículos con potenciales clientes.
     
    Pese a que no es la primera batalla legal a la que se enfrenta, la compañía se encuentra presente en 150 ciudades de todo el mundo (entre ellas, Madrid y Barcelona, donde su entrada motivó huelgas en el sector del taxi). Curiosamente, en Alemania una de las consecuencias inmediatas fue un aumento significativo de las descargas en las cinco ciudades donde opera (Hamburgo, Dusseldorf, Múnich, Berlín y Frankfurt).
     
    El caso de Uber está teniendo un enorme impacto, al tratarse en este caso de un servicio que compite directamente con una actividad sujeta a licencias –encima las de los taxis suelen ser muy costosas- y condiciones especiales. Por un lado, el argumento es que el usuario debe utilizar siempre vehículos con licencia y en los que esté asegurado en caso de accidente, así como que el taxi tiene unas tarifas establecidas. Por otro lado, se responde con que Uber únicamente crea comunidades de usuarios que se ponen en contacto entre ellos.
     
    ¿Quién tiene razón? No voy a pronunciarme ni a favor ni en contra, ni tratar de justificar si Uber es ilegal o ético; simplemente decir que las nuevas tecnologías pueden dar lugar a otras opciones de transporte distintas de las tradicionales en un sector donde quizás se peque de una regulación un tanto excesiva.
     
    Lo que sí creo, es que la solución al problema no debiera ser la prohibición, sino dar lugar a una simbiosis cuyo resultado sea un servicio de taxi de calidad que satisfaga las expectativas del ciudadano. Quizás no estaría mal su uso en zonas rurales donde el transporte no está fácilmente disponible.
     
    A ver cuál es el siguiente capítulo en este culebrón.

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook