Blog 
En analógico y en digital
RSS - Blog de Rubén Sánchez Antuña

El autor

Blog En analógico y en digital - Rubén Sánchez Antuña

Rubén Sánchez Antuña

Ingeniero de telecomunicación, diplomado en economía y postgrado de especialista en economía de las telecomunicaciones. Como escritor tiene publicados cinco libros: "Dos estrelles nel firmamentu infinitu","El murmuriu d'un mieu ensin nome","Dos visiones asturianes de le...

Sobre este blog de Tecnología

Reflexiones sobre las TIC y la sociedad de la información


Archivo

  • 21
    Febrero
    2014

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    FRANKENSTEIN Y GOOGLE

     

    Hace unos meses en la portada de la revista estadounidense Time aparecía esta pregunta, “¿Puede Google solucionar la muerte?”, que del todo parece sacada de la novela “Frankenstein o el moderno Prometeo” escrita por Mary Shelley en 1818. Curiosamente, en dicha historia, uno de los personajes principales, Victor Frankenstein dice: "Quien no haya experimentado la seducción que la ciencia ejerce sobre una persona, jamás comprenderá su tiranía", que creo a su vez puede ser aplicable a Google y a su particular  “tiranía” (escrito entre comillas).
     
    Google empezó con la creación de un motor de búsqueda en 1998, a partir de ahí con sus éxitos y sus fracasos no ha dejado de ir creciendo. En 2004 compraba la empresa de mapas digitales Keyhole, paso inicial para la puesta en marcha de Google Maps y Google Earth. Ese mismo año lanzaba Gmail. En 2006 adquiría Youtube. En 2007 lanzaba Android. En 2008 presentaba oficialmente el navegador Google Chrome. En 2011  compraba Motorola Mobility y adquiría infraestructuras de fibra óptica en Estados Unidos. Por el camino también ha comprado DoubleClick, GrandCentral, On2 Technologies, Aardvark y Agnilux, entre otras.
     
    Pero no solo se mueve por Internet. Esta semana se ha conocido que una de las subsidiarias de la compañía de Larry Page y Sergey Brin, Google Planetary Ventures, ha sido la elegida por el Gobierno estadounidense para hacerse cargo de uno de los aeropuertos federales de California, que hasta ahora lo gestionaba la NASA.  También han entrado en el negocio inmobiliario con la compra de los inmuebles que ocupa (como también está haciendo Amancio Ortega). Un ejemplo claro es la compra en 2010 de un inmueble en la Octava Avenida de Nueva York, el tercero más grande de la isla. Como no ocupan el edificio entero, alquilan las oficinas restantes.
     
    En el campo energético, la compañía tiene una subsidiaria, Google Energy, creada en 2009 para reducir los costes energéticos del grupo y producir y vender energía limpia. Su compromiso con el medio ambiente ha llevado a Google a invertir en empresas como e-Solar o AltaRock, comprando en 2010 dos parques eólicos en Dakota del Norte, que suministran energía a más de 55.000 hogares. Y ese año obtuvo la licencia del Gobierno para vender energía a particulares.
     
    Ahora su nueva aventura empresarial se llama Calico y se centrará en la salud y en el “reto del envejecimiento y las enfermedades asociadas”, de ahí el titular de portada de la revista Time. ¿Cómo una empresa cuyo negocio matriz es Internet se pone a invertir millones y millones de dólares en un proyecto para contrarrestar los efectos del envejecimiento? La respuesta es obvia, porque los tiene. Si no lo hace Google, ¿quién lo va a hacer?
     

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook