Blog 
En analógico y en digital
RSS - Blog de Rubén Sánchez Antuña

El autor

Blog En analógico y en digital - Rubén Sánchez Antuña

Rubén Sánchez Antuña

Ingeniero de telecomunicación, diplomado en economía y postgrado de especialista en economía de las telecomunicaciones. Como escritor tiene publicados cinco libros: "Dos estrelles nel firmamentu infinitu","El murmuriu d'un mieu ensin nome","Dos visiones asturianes de le...

Sobre este blog de Tecnología

Reflexiones sobre las TIC y la sociedad de la información


Archivo

  • 06
    Diciembre
    2014

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    GOOGLE Y EL MERCADO ÚNICO DIGITAL

    Europa es a día de hoy un puzle de mercados digitales nacionales, una Torre de Babel que es necesario modificar y unificar para ser más competitiva. El primer paso sería definir un sistema europeo estandarizado de pagos por vía telemática a través de tarjeta de crédito, Internet o teléfono móvil, así como soluciones normativas que regulen la e-firma y los pagos electrónicos. La construcción de un mercado único digital es uno de los siete objetivos clave de la Agenda Digital Europea.

    Teóricamente, de llegar a conseguirse, se crearían unas condiciones de competencia equitativas gracias a las cuales todas las empresas que ofrezcan sus bienes o servicios en la Unión Europea estén sujetas a las mismas normas en materia de protección tanto de los consumidores como de los datos, con independencia del lugar en que se encuentre su servidor. No obstante, hay muchas compañías que tienen miedo a que se llegue a producir pues las expondría a la competencia de otros países y razón no les falta, pues generalmente el pez grande termina comiendo al pequeño. Se trata de un mercado con casi 500 millones de consumidores potenciales, donde las grandes marcas, dígase Google, se encuentran en su salsa.

    ¿Qué se puede hacer ante tal amenaza? Desde Bruselas mira con recelo a Google ya no solo por sus prácticas fiscales, sino también por su posición de dominio en el mercado. Parece que la Comisión Europea pretende “trocearla”, es decir separar el motor de búsqueda de otros servicios comerciales. Una fórmula similar fue la elegida por España a raíz de una anterior directiva europea para liberalizar el sector energético, lo que forzó a compañías como Iberdrola, Endesa y Gas Natural a crear diferentes sociedades para los distintos negocios -generación, distribución y comercialización- en los que operaban. El resultado final fue que aunque en la teoría tendría que haber incentivado la entrada de otras compañías y una mayor competencia, en la práctica los mismos grupos, a través de diferentes sociedades, siguen controlando ese mercado.

    Google ya tiene una cuota de mercado del 90% en muchos Estados miembros y con eso puede dar un tratamiento preferente a sus propios servicios. ¿Cómo evitar que Google no priorice sus contenidos, servicios y publicidad en los resultados de las búsquedas que hagan los internautas?

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook