Blog 
En analógico y en digital
RSS - Blog de Rubén Sánchez Antuña

El autor

Blog En analógico y en digital - Rubén Sánchez Antuña

Rubén Sánchez Antuña

Ingeniero de telecomunicación, diplomado en economía y postgrado de especialista en economía de las telecomunicaciones. Como escritor tiene publicados cinco libros: "Dos estrelles nel firmamentu infinitu","El murmuriu d'un mieu ensin nome","Dos visiones asturianes de le...

Sobre este blog de Tecnología

Reflexiones sobre las TIC y la sociedad de la información


Archivo

  • 07
    Octubre
    2011

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    LA GRAN LECCIÓN DE STEVE JOBS

    ¿Qué escribir sobre Steve Jobs que no se sepa? No merece la pena repetir y repetir lo que ya es de sobra archiconocido sobre uno de los grandes personajes de la historia reciente de la humanidad, que consiguió simplificar lo que de por sí parecía complicado: que el ordenador pudiera ser manejado por cualquier usuario,  hacer  negocio con la música a través de Internet,  alcanzar una nueva dimensión en la telefonía móvil… tantas y tantas cosas.

    Sin embargo, sí me gustaría resaltar un pequeño gran detalle: uno de los párrafos del discurso de graduación que impartió el 12 de junio de 2005 en la Universidad de Stanford, ante unos jóvenes “cachorros” recién licenciados y dispuestos a comerse el mundo. Entre otras muchas perlas  y lecciones sobre de qué va esto que llaman vida, les dijo:

     “…No os dejéis atrapar por dogmas, no viváis con los resultados del pensamiento de otras personas. No permitáis que el ruido de las opiniones ajenas silencie vuestra voz interior. Y más importante todavía, tened el valor de seguir vuestro corazón e intuición, porque de alguna manera ya sabéis lo que realmente queréis llegar a ser. Todo lo demás es secundario”.

    Simple y llanamente, fue un discurso MAGISTRAL (con mayúsculas), aunque intuyo que en aquel momento,  los jóvenes candidatos a “yuppies agresivos” no lo entendieron; pero apostaría que con el paso de los años, sin duda alguna,  fueron y son conscientes de que es uno de los mejores consejos que les pudieron dar.

    Que allá donde estés, sigas haciendo lo mismo.

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook