Blog 
En analógico y en digital
RSS - Blog de Rubén Sánchez Antuña

El autor

Blog En analógico y en digital - Rubén Sánchez Antuña

Rubén Sánchez Antuña

Ingeniero de telecomunicación, diplomado en economía y postgrado de especialista en economía de las telecomunicaciones. Como escritor tiene publicados cinco libros: "Dos estrelles nel firmamentu infinitu","El murmuriu d'un mieu ensin nome","Dos visiones asturianes de le...

Sobre este blog de Tecnología

Reflexiones sobre las TIC y la sociedad de la información


Archivo

  • 09
    Octubre
    2014

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    NO ES POR ARTE DE MAGIA

    La Agencia Europea de Seguridad Aérea (EASA) va a permitir la utilización de los móviles durante todas las fases del vuelo, incluyendo tanto el despegue como el aterrizaje. Si bien no será inmediato, pues se estima que los primeros aviones obtengan el certificado tras el proceso correspondiente de evaluación en la primavera del 2015.

    Esta nueva legislación afecta a todos los dispositivos electrónicos salvo aquellos que por sus dimensiones o peso no puedan ser utilizados por cuestiones de seguridad, por ejemplo, los ordenadores portátiles de más de un kilo de peso, que deberán permanecer guardados hasta que el avión haya alcanzado altitud de crucero.

    Hasta aquí todo es un tema legal, pero lo realmente curioso es pararse a pensar cómo se puede ofrecer conexión a Internet a 10.000 metros de altura. Desde luego no es por arte de magia. Hay dos formas de conexión: la más “sencilla” recurre a antenas instaladas en tierra, parecidas a las de telefonía convencional, pero orientadas al espacio aéreo. Los aviones pueden aprovechar este enlace mediante el uso de antenas especiales y con ellas conseguir una velocidad de hasta 9 Mbps (a compartir por todo el pasaje). Esta solución funciona bien en los países “extensos” como pueden ser los Estados Unidos, pero evidentemente no funciona sobre el océano.

    La otra solución es el acceso a través de satélite, que resulta más caro, pero también mucho más rápido y cubre un área mayor. Por lo general los disponibles para líneas comerciales llegan como máximo a los 60 ó 70 Mbps de velocidad. Uno de los grandes avances en tecnología de conectividad para los aviones se produjo el 8 de diciembre de 2013, cuando se lanzó en Baikonur (Kazajistán) el satélite Global Xpress que haciendo uso de la banda Ka, permite una conexión de banda ancha a 50/5 Mbps. Tiene una vida de 15 años y su coste fue de 1.600 millones de dólares.

    Bendito sea el acceso a Internet en el avión, pero como decía, ni es por arte de magia, ni precisamente económico.

     

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook