Blog 
En analógico y en digital
RSS - Blog de Rubén Sánchez Antuña

El autor

Blog En analógico y en digital - Rubén Sánchez Antuña

Rubén Sánchez Antuña

Ingeniero de telecomunicación, diplomado en economía y postgrado de especialista en economía de las telecomunicaciones. Como escritor tiene publicados cinco libros: "Dos estrelles nel firmamentu infinitu","El murmuriu d'un mieu ensin nome","Dos visiones asturianes de le...

Sobre este blog de Tecnología

Reflexiones sobre las TIC y la sociedad de la información


Archivo

  • 14
    Febrero
    2014

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    NOSTALGIA DE LOS 80

     

    Recuerdo que allá por los principios de la década de los ochenta teníamos dos cosas claras sobre electrónica: lo fabricado en Japón era lo más de lo más, y si encima era Sony, pues incuestionablemente, lo mejor. Era una marca pionera e innovadora y sus productos eran sinónimos de excelente calidad. En 1979 lanzaba al mercado un dispositivo mítico, el primer reproductor de cassette en estéreo, el  “Walkman”. Luego, dio el salto de la cinta a lo digital con el reproductor portátil de CD conocido como “DiskMan”. ¿Quién no quiso tener un “Walkman” o un “Diskman” en su momento? Otros ejemplos podrían ser la grabadora de vídeo “Betacam”, la videocámara “Handycam”, el televisor a color “Trinitrom”, la primera cámara digital “Cybershot”... y así una larga lista. Sin lugar a dudas, era la mejor marca en electrónica del mundo.
     
    Sin embargo, actualmente no gana dinero con sus dispositivos de electrónica de consumo. No hace ni siquiera un mes, Sony anunciaba la venta de su división de ordenadores Vaio al fondo de inversiones Japan Industrial Partners en un intento por frenar sus pérdidas millonarias. Su negocio de televisores también va a sufrir modificaciones y se prevé que unos cinco mil empleados de Sony Corporation vayan a ser despedidos según su plan de reestructuración.
     
    Su caída al vacío quedó manifiesta cuando Kotaku, un portal especializado en videojuegos, realizó un reportaje sobre la percepción de la marca Sony en Japón, su mercado principal, y constató que los productos de Sony resultaban caros para los potenciales clientes. No conviene dejar de lado que la mentalidad japonesa y su apoyo al producto nacional; sin embargo, con la entrada en el mercado nipón de marcas coreanas como Samsung, los japoneses han mirado su bolsillo y han apostado por productos más económicos y de gran calidad. Muchas tiendas de electrónica en Japón ya han dejado de vender los productos de Sony, algo muy sintomático.
     
    Qué tiempos vivimos, un gigante de la electrónica como Sony ya no tiene prácticamente electrónica de consumo, ¿Quién lo diría hace 30 años?
     
     
     

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook