Blog 
En segundo plano
RSS - Blog de Jorge Garma

El autor

Blog En segundo plano - Jorge Garma

Jorge Garma

El periodismo y los deportes están unidos desde siempre, desde los relatos orales de los antiguos Juegos Olímpicos a las transmisiones vía tableta o 'smartphone' de la última Eurocopa.

Sobre este blog de Deportes

Los acontecimientos deportivos siempre esconden multitud de lecturas posibles. Aquí trataremos de fijarnos en ellas con la actitud de ofrecer una nueva perspectiva, siempre bajo un prisma periodístico.


Archivo

  • 17
    Junio
    2012

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Alemania-Grecia: sólo es fútbol

    Los resultados de la Eurocopa nos dejan un enfrentamiento en cuartos de final que será imposible no ver desde un segundo ángulo, aunque sería lo deseable. Alemania y Grecia dirimirán una eliminatoria que para una gran masa del pueblo griego será una oportunidad de desquitarse de la amarga medicina, compuesta de recortes y ajustes, que les está haciendo tomar Berlín desde su puesto de mando en Bruselas.

    Dado que no va a hacer falta añadirle más razones de interés para el partido, convendría que, desde ambos países, por parte de quien tenga autoridad -política, cultura, voces en definitiva que inspiren consenso y respeto- se haga un llamamiento a la mesura, puesto que lo que está en disputa es un encuentro de fútbol. Este deporte puede contribuir a desarrollar un sentimiento de eso que se llama 'justicia poética' si los griegos superan a Alemania, pero la situación económica del país seguirá siendo igual de incierta a la mañana siguiente.

    El otro choque medirá a Portugal y República Checa, dos selecciones que parecen ir a más según pasa el torneo. Nueva ocasión de Cristiano Ronaldo para el meritoriaje por un Balón de Oro que ya se ha encargado el fútbolista de demandar públicamente antes del torneo. El luso ha ajusticiado a una Holanda que se descompone. Siempre han tenido los futbolistas de la 'oranje' un toque individualista: Cruyff, Rensenbrink, Van Basten, Bergkamp... Pero siempre supieron apoyarse en el compañero para lograr lo que hicieron: seducir con su propuesta de fútbol alegre. Ahora, en cambio, es distinto. Cada uno va a lo suyo - Sneijder, Robben y Van Persie son ejemplos -, pero parece que ya no queda nada de aquel espíritu de grupo.

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook