Blog 
En segundo plano
RSS - Blog de Jorge Garma

El autor

Blog En segundo plano - Jorge Garma

Jorge Garma

El periodismo y los deportes están unidos desde siempre, desde los relatos orales de los antiguos Juegos Olímpicos a las transmisiones vía tableta o 'smartphone' de la última Eurocopa.

Sobre este blog de Deportes

Los acontecimientos deportivos siempre esconden multitud de lecturas posibles. Aquí trataremos de fijarnos en ellas con la actitud de ofrecer una nueva perspectiva, siempre bajo un prisma periodístico.


Archivo

  • 02
    Julio
    2012

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    España, a contracorriente

    España no sólo ha conseguido proseguir en Kiev el ciclo histórico que comenzó en Viena. Lo que ha hecho también es dar un salto más en la evolución del fútbol, un deporte del que se pensaba que ya estaba todo pensado y repensado y del que se esperaban más novedades en el plano físico que en el de la creatividad. En los tiempos en los que se vaticinaba que nada podría sustituir al doble pivote y los laterales debían estar más para defender que para atacar, España ha vuelto a dar una lección de cómo ir a contracorriente. Y lo hace con una nueva propuesta: la de jugar sin delantero centro, algo que sin embargo está muy lejos de ser imitado por otras selecciones.

    Echando un vistazo a la prensa extranjera, a España se la ha considerado durante un esta Eurocopa como un equipo al que admirar más que a un equipo al que amar. Sobre todo por la cuestión del delantero centro. En países como Inglaterra y Alemania no se entiende la idea de jugar con un falso delantero. Tiene más que ver con las tradiciones que con la crítica. La Premier League y la Bundesliga son competiciones donde gustan los arietes secos, impactantes.  Pero tanto comentaristas como periodistas se rinden a la superioridad de España. Una preeminencia que ya ‘cansa’ en Berlín o Buenos Aires, por lo que no sería descartable que en Brasil, dentro de dos años, se hayan perfeccionado las tácticas que buscan anular la jefatura de España.

    En cualquier caso, la Eurocopa deja también otros aspectos a valorar, como la ausencia en esta edición de un equipo revelación o la decepcionante puesta en escena del fútbol del Este de Europa. Bajo estas premisas, el centro del fútbol ha seguido gravitando en las mismas selecciones de siempre. Alemania e Italia, con matices, han ofrecido un nivel notable, no así Inglaterra y Francia, enfrascadas cada una de ellas en sus propios problemas específicos. La Eurocopa deja ráfagas de buen fútbol, expresadas en la explosividad de los goles de Cristiano Ronaldo y de Mario Gómez, pero sin una esencia de fútbol sostenida durante los 90 minutos. Quien más cerca de eso ha estado ha sido España. Por eso ha ganado.

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook