Blog 
Festivales de cine
RSS - Blog de alan_smithee

El autor

Blog Festivales de cine - alan_smithee

alan_smithee

Soy redactor en Despues de 1984. Síguenos para estar informado del mejor cine.

Sobre este blog de Cine

Desde este blog queremos hacer seguimiento a los festivales de cine más importantes del panorama cinematográfico actual ¿Te apuntas?


Archivo

  • 28
    Septiembre
    2012

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Donostia 2012: Día 7. Aguas tranquilas tras el tsunami

     
     
     

     
     
     
     
     
     
     
     
     
     
     
     
     
     
     
     
     
     
     
     
     
     
     
     
     
     
     
    La séptima jornada en el Festival de San Sebastián ha estado caracterizada por el retorno a la normalidad tras la escasa programación de ayer. A concurso se han presentado Días de pesca de Carlos Sorín y Le capital de Costa-Gavras, dos películas que han rescatado el nivel medio la Sección Oficial. Pero antes, el día ha empezado con uno de los títulos más esperados del año, presentado fuera de concurso, Lo imposible de Juan Antonio Bayona. Los pronósticos se han cumplido y la cinta ha destacado por su alto nivel técnico en lo que al cine de catástrofes se refiere a pesar de dejar mucho que desear en su desarrollo dramático. La división está servida. De las agitadas aguas de Lo imposible nos hemos ido a las calmadas aguas de Dias de pesca. El argentino Carlos Sorín, -un clásico del festival- ha presentado, una vez más, una historia minimalista, llena de delicados matices y personajes entrañables, constante habitual en su filmografía. Tras la gran acogida de la película argentina hemos completado la mañana con el pase de la cinta suiza Summer outside de Nuevos Directores, el retrato de una familia en plena descomposición. Un drama tan correcto como olvidable.

     
    Por la tarde ha llegado uno de los grandes, Costa-Gavras ha presentado Le capital, un thriller financiero con un gran sentido del ritmo. El realizador griego vuelve a dar en el clavo gracias a su intrincado y accesible guión y a su irónica visión de la crisis mundial actual. Tras la gran ovación que ha recibido el director en el Kursaal nos hemos desplazado a la proyección de Cores, el único largometraje brasileño presente en Nuevos Directores. Aún con el recuerdo de los tiburones de Le capital en mente, Cores ha resultado ser una aproximación en forma de drama urbano de las consecuencias de la crisis en sus apáticos protagonistas. Una película muy original a nivel formal que por desgracia termina por caer en el aburrimiento.

     
    El festival ha continuado arrastrando los cambios de horarios de la huelga de ayer en lo que a ruedas de prensa se refiere. La comparecencia de Monica Bellucci y Bahman Ghobadi para presentar Rhino season ha coincidido de lleno con el pase de Días de pesca y la de Ewan McGregor y Juan Antonio Bayona sobre Lo imposible se ha solapado con la proyección de Le capital de Costa-Gavras. En resumen, hoy los que hemos querido ver cine, nos hemos perdido la presencia de las estrellas del día.

     
    Mañana se presenta el último título a concurso, El hipnotista, el retorno a Suecia de Lasse Hallström que seguramente completaremos con más títulos de Nuevos Directores, como la paraguaya 7 cajas. En la tabla de puntuaciones las ganadoras de cada sección son:

     
    Sección Oficial: Dans la maison (7.84)
    Nuevos Directores: 7 cajas (8.17)
    Horizontes Latinos: Después de Lucía (7.06)
    Zabaltegi Perlas: NO (7.73)



    Lo imposible
    Valoración: 6/10

    Tras recoger muy buenas críticas en Toronto, Juan Antonio Bayona acude al Festival de San Sebastián para comprobar la aceptación que tiene en su país su última megaproducción. Como suele ser habitual en muchas de las películas que triunfan en el extranjero, Lo imposible ha tenido una recepción bastante fría en algunos sectores de la crítica, aunque ha gustado mucho al público que abarrotaba el Kursaal en los pases matutinos. Esta historia verídica de una familia americana víctima del tsunami que azotó la costa de Tailandia en 2004, ofrece lo que promete y no engaña a nadie en sus intenciones. De todas maneras es en el engaño donde radica su principal defecto, ya que está plagada de trampas facilonas para mantener a la audiencia en vilo a lo largo de las casi dos horas de su metraje.

     
    Ewan McGregor y Naomy Watts realizan unas intepretaciones absolutamente olvidables y quedan eclipsados en todo momento por el hijo mayor de la familia, el joven actor Tom Holland. The impossible podría ser un producto de perfil bajo de Spielberg, de esos que el rey Midas rueda en piloto automático, que seguro tendrá muy buenos resultados en taquilla y gustará al público en general. Bayona demuestra que ha asimilado los engranajes del blockbuster como pocos, con sus virtudes y defectos, y pese al mediocre guión en que se apoya, consigue mantener al público en vilo y terminar con las existencias de kleenex de la platea gracias a la perfección técnica del tsunami y a sus bien dosificados momentos de drama y tensión.


    Días de pesca
    Valoración: 7/10

    Marco ha dedicado toda su vida al trabajo dejando de lado a su familia hasta que a sus 52 años los problemas con el alcohol lo llevan a una clínica de desintoxicación donde se replanteará su vida. En su nueva etapa vital decide tomarse unos días de vacaciones para ir a pescar y visitar a su hija, de la que hace más de cuatro años que no sabe nada.

    Carlos Sorín es un habitual del festival que ha participado previamente en tres ocasiones consiguiendo estar presente en el palmarés con todas y cada una de ellas. Días de pesca tiene el inconfundible sello del director argentino en todos y cada uno de los segundos de metraje y nos ofrece otra historia entrañable que cubre con creces la confianza depositada en su autor. Sorin nos ofrece otra "historia mínima" enmarcada en la Patagonia y sus parajes desiertos, con la que retrata el alma humana y donde destaca la sensibilidad habitual del director y la interpretación de Alejandro Aguada en un papel tan natural que resulta creíble en todo momento.



    Summer outside
    Valoración: 5/10

    Wanda, una chica de 14 años se traslada con su familia desde Alemania a Suiza con la esperanza de un nuevo comienzo tras de las infidelidades del padre. Una vez allí, las tensiones entre sus padres no desaparecerán ya que Anna, su madre, sigue obsesionada con el pasado. El clima de tensión entre la pareja afectará de forma diferente a cada uno de los tres hijos de la familia.

     
    Friederike Jehn disecciona de forma casi quirúrgica a esta familia en estado de descomposición. Summer outside no es el típico drama sobre infidelidades y como éstas afectan al resto de la familia ya que deja de lado la sensiblería para ofrecernos un drama intimista e independiente. La película nos invita a presenciar las disputas y reconciliaciones de la pareja con un realismo poco habitual, sin grandes explosiones de rabia, pero que terminan por calar en el espectador. Al margen de esas discusiones conyugales, Wanda intenta ser aceptada por el mundo y por ella misma dando el salto a la vida adulta. Con una dirección correcta a lo largo de su metraje, Summer outside resulta una interesante propuesta con un par de escenas muy bien resueltas y poca cosa más.


    Le capital
    Valoración: 8/10

    Marc Tourneuil, un exdirectivo de Goldman-Sachs, es la mano derecha del presidente del Fenix, uno de los bancos europeos más poderosos del planeta. Cuando le diagnostiquen un cáncer terminal al presidente, Marc asumirá la dirección de la entidad y entrará en un peligroso juego de falsedades e intereses al más alto nivel. Costa-Gavras nos trae una nueva crítica social que realiza una implacable y certera radiografía del mundo financiero que ha provocado la crisis actual.

     
    Sin duda alguna lo mejor de esta brillante propuesta es su guión, que además de ofrecer frases lapidarias que han provocado aplausos en medio de la proyección, consigue la titánica tarea de explicar una historia compleja con muchos giros y personajes y hacerla comprensible para todos los espectadores. Entre los tiburones despiadados que pueblan el film destaca su protagonista, Gad Elmaleh, que realiza una interpretación muy convincente que podría situarlo entre los favoritos a la Concha de Plata a la mejor interpretación masculina. El Capital es una magnífica película sobre los anti Robin Hood de la banca, que trabajan para hacer más ricos a los ricos y más pobres a los pobres. Esperemos que consiga no solo agitar conciencias sino también el merecido premio al Mejor Guión del Zinemaldia.



    Cores (Colores)
    Valoración 5/10

    Estamos ante la única película brasileña de la sección Nuevos Directores. El primer largometraje de Francisco García fue seleccionado para Cine en Construcción 21 (Tolouse) y gira en torno a la amistad de tres jóvenes amigos que viven en São Paulo. La falta de un futuro con perspectivas convierte su apática rutina en la representación de toda una generación en este momento histórico. La película cuida mucho su estética a través de su notable fotografía en blanco y negro y de una banda sonora formada por varios géneros musicales distintos. Una vez más la presencia de la crisis se hace latente en la atmósfera vinculada a la burbuja económica actual brasileña que se ensaña en las clases más humildes. El problema de Cores es que a pesar de su acertado gusto estético y de la rabiosa actualidad de su temática, el tedio que sufren sus protagonistas acaba por contagiar al espectador acentuado por una escasez de narración. Una cinta independiente que roza el cine experimental y que a pesar de la curiosidad que despierta, finalmente se queda en un producto fallido.



    Cesare deve morire (César debe morir)
    Valoración 7/10

    Los hermanos Taviani se llevaron el Oso de oro en la pasada edición del Festival de Cine de Berlín gracias a Cesar deve morire, una peculiar revisión del Julio César de William Shakespeare interpretada por los presos de la cárcel de Rebibbia. Esta pieza de docu-ficción nos muestra a los intérpretes de la obra ensayando y actuando en sus celdas durante su paseo exterior matutino o sobre el escenario del teatro que se ha habilitado en la cárcel. La clave del éxito, sin duda, es la fuerza que desprenden sus interpretaciones y algunas de las composiciones de la película. Todos los presos que actúan en la obra tienen condenas muy largas o perpetuas por homicidio o crimen organizado. Estos presos-actores nos hablan del honor, la libertad y la patria durante los breves 76 minutos de duración de la obra, filmada en blanco y negro con pequeñas concesiones al color. Sin duda, estamos ante una película que se sale de lo común que va en busca de nuevas formas de expresión aunque menos trascendente de los que podía parecer en su propuesta inicial.

    Si quieres estar informado del mejor cine nos puedes encontrar Después de 1984 ,

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook