Blog 
¿Hay vida en Marte?
RSS - Blog de Jorge Fauró

El autor

Blog ¿Hay vida en Marte? - Jorge Fauró

Jorge Fauró

Jorge Fauró nació en Madrid en 1966. Es periodista. Subdirector de INFORMACIÓN

Sobre este blog de Cultura

Acordes y desacuerdos y otros cantos de sirena.



Archivo

  • 05
    Septiembre
    2014

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    15 canciones para practicar sexo (muy) duro

    La proliferación de listas de tipo Diez canciones para conducir, 20 canciones para pedir matrimonio o 15 canciones para rascarse el ojete (los amantes de lo scat están pidiendo a gritos este nomenclator) se están convirtiendo en la motivación perfecta para que los melómanos menos apasionados llenen su iPod a costa de los gustos de otros. No he visto aún lista alguna para los amantes del rollo duro, del hardcore, del cuero y de la hostia con gusto.

    Antes de que el verano nos abandone y nos adentre en épocas más bucólicas y ahora que el sexo salvaje todavía se encuentra dentro del calendario, veamos qué canciones pueden acompañarnos en una de esas maratones sexuales menos convencionales que os hacen creeros Rocco Sifredi o Sasha Grey. En caso de no tener pareja para acompañar con música vuestra sesión de sudores y espasmos, sirve también escuchar esta lista mientras navegáis por esas páginas de internet por las que aseguráis no deteneros nunca. Ya, claro...

    15. The Blitzkrieg bop – The Ramones. En esta canción de los chicos más gamberrros de Forest Hill no encontrarás una sola referencia al sexo, ni al duro ni al light, pero si desde que comienzas a desnudarte hasta que llegas al éxtasis transcurren los escasos 2:05 minutos que dura esta ráfaga de ametralladora, quizá es mejor que no sigas leyendo. Eres más rápido/a que los 100 metros de Usain Bolt y mereces que tu escenita porno acabe en la categoría de ex boyfriend o ex girlfriend.

    14. You are the first, my last, my everything - Barry White. Al igual que la anterior, esta conocida pieza no merecería estar en una lista de hardcore, pero dado que las estadísticas aseguran que siete de cada diez norteamericanos (y los americanos son bastante guarretes) ha hecho alguna vez el amor mientras de fondo sonaba Barry White, su presencia está más que justificada. Categoría: homemade.

    13. Soy tuyo – Andrés Calamaro. Si tu pareja y tú cumplís literalmente lo que dice esta canción es probable que si miras hacia atrás te encuentres en tu habitación al equipo de rodaje completo de una película porno. Me gusta desarmarme arriba tuyo / me gusta demasiado ensuciarte, / besar tu flor inmediata, / besarte atrás y adelante. / Me gusta tanto que me encante, / que quiero hasta la locura, / desarmarme en el vaivén de tu cintura, / y remar sobre tu espalda y naufragarte... Categoría: hardcore

    12. Venus in furs – The Velvet Underground. Que la camada nacida del vientre de La Factoría de Andy Warhol eran chicos traviesos ya lo sabíamos, pero con la Venus de cuero, Lou Reed y John Cale rompieron la barrera de las clásicas canciones de amor de los 60. Botas brillantes, brillantes de cuero. / La niña del látigo en la oscuridad / viene con un cascabel, tu esclavo, / no le abandones. / Golpéale, mi ama, y cura su corazón. Una oda al sadomasoquismo que no ha vuelto a superarse. Categoría: BDSM

    11. Mi hermana pequeña – Los Planetas. El cancionero del catalogado como primer grupo indie español se encuentra trufado de las turbias relaciones hombre / mujer. Si se repasa bien, J. y Floren revelan la huella imborrable de sus contactos (casi siempre complicados, valga el eufemismo) con el sexo femenino. En Mi hermana pequeña cruzan la frontera de la legalidad. Se acerca mi hermana pequeña. / De algún modo siempre tengo que acabar cuidando de ella. (…) / Me esfuerzo siempre por que sea / la chica más feliz sobre la tierra / y por las noches ella me recompensa. Vínculos familiares de alto voltaje. Categoría: incest.

    10. Start me up – The Rolling Stones. Los Stones se ganaron su mala fama a pulso, aunque para cuando publicaron esta canción a comienzos de los 80 ya eran más que cuarentones y no asustaban a nadie, al menos en España. No así en el Reino Unido, donde uno de sus mayores éxitos y uno de los máximos ejemplos de afinación abierta de Keith Richards estuvo a punto de pasar por la censura. Nuestro deficiente conocimiento del inglés typical spanish apenas nos hizo detenernos en la letra, pero la respetable Inglaterra temblaba cuando Jagger se contoneaba cantando lo siguiente: Tú haces a un hombre adulto gemir, / tú haces correrse a un muerto. Categoría: Bizarre.

    9. Te gustará - Parálisis Permanente. Lentamente recorro tu piel / y tus manos se clavan en mí / ahora siento tu cuerpo latir / empapado muy cerca de mí. / Te gustará.... Cuero, látex, látigos, dominación. Con canciones como ésta, o como Bacanal, Vamos a jugar o Adictos a la lujuria, Parálisis Permanente se granjeó buena fama de auténticos dominatrix. La portada de El acto con Ana Curra hizo el resto. Categoría: Bondage.

    8. Chelsea Hotel – Leonard Cohen. Nada de extraordinario (bueno, sí, quizá para algunos) tiene hoy día una felación, pero que una estrella del rock consagrada, en este caso Janis Joplin, deje su limusina con el motor encendido en la puerta del hotel más maldito de Manhattan mientras le practica una libación a un principiante Leonard Cohen, merece una canción, un poema, un príncipe y un dentista, o todo junto. El genio canadiense dedicó este delicisoso tema a mayor gloria de aquella anécdota en el mismo hotel donde años después Sid y Nancy jugaron a matarse. Te recuerdo bien, en el Hotel Chelsea, hablabas tan valiente, y tan dulce, dándome sexo oral sobre la cama sin hacer, mientras las limusinas esperan en la calle... Categoría: Blowjob

    7. Get on your knees – Los Canarios. Antes de que Teddy Bautista se metiera en líos con la SGAE y cobrara 23.000 euros mensuales de pensión, antes de todo eso, era un músico glorioso. En solitario, con Los Canarios, y posteriormente como productor o invitado estrella de bandas españolas, como Leño, la banda de Teddy posee un espacio merecido en el particular Rock ad roll hall of fame español. En 1968, en plena dictadura, recurrían al inglés para cantar has estado mucho tiempo fuera de casa y he estado llorando, me has hecho daño, así que escucha mi canción si quieres salvar tu amor. Tu penitencia será 'ponte de rodillas y reza'. O sea.... Categoría: Cumshot.

    6. I wanna be your dog – Iggy Pop & the Stooges. La Iguana de Detroit no necesita presentación. Tras escuchar este canto a la sumisión uno entiende mejor que se ría de su propia leyenda protagonizando anuncios de tónica. Quiero ser tu perro, ahora estoy justo debajo, en mi lugar favorito, quiero sentir tu mano, quiero ser tu perro,... Categoría: Submission

    5. Cascade – Siouxsie & the Banshees. La Dama del Punk es probablemente la que menos se ha mordido la lengua a la hora de llevar su rock ténèbre al éxtasis de la pasión, la saliva, la lujuria y demás géneros del amor.en exceso En Cascade, la reina descerraja deliciosamente su delirio sexual como líquido que cae en cascadas, atormentando mi lengua (…) Los latidos hacen eco como una pistola que desemboca en mi boca. Y así hasta que se duerme. Categoría. Swallow.

    4. Lemon incest – Serge Gainsbourg. Este tipo feo donde los haya pasará a la historia por varias cosas, a saber: por ser uno de los compositores y artistas más grandes de Francia y del mundo entero; por ser pareja de dos musas del imaginario onanista europeo, Brigitte Bardot y Jane Birkin; y por ser el autor de la canción sudorosa por excelencia, Je t'aime moi non plus. Además de esta última, Gainsbourg firma decenas de obras de alto voltaje, entre ellas, este Lemon incest cantado, por si hubiera dudas, con su hija Charlotte: Y dice así:

    Una rodaja de limón

    (Incesto de limón)

    Te amo, te amo, te amo más que a nada

    (Papá, papá)

    Inocente como una pintura de Nierdoi Sseaurou

    tus besos son tan dulces.

    Una rodaja de limón

    (Incesto de limón)

    Te amo, te amo, te amo más que a nada

    (Papá, papá)

    El amor que nos une jamás desaparecerá

    es el más bello, el más infrecuente, el más turbador

    el más puro, el más intoxicante.

    Exquisito boceto

    deliciosa niña

    mi carne y mi sangre

    Oh, mi bebé, mi amada.

    3. Golpes – Gabinete Caligari. El debú discográfico de los Caligari hace más de tres décadas constituye una oda al sadomasoquismo y al amor con cardenales. Sigue siendo un himno. Harían otras más explícitas (El arte de amar, Pérdidas blancas), pero nada comparable a oh, mi vampiresa, dónde están tus golpes, mi amante posesa y voraz. Categoría: Dominatrix

    2. Nacho Vegas – Gang bang. Cuando uno escucha esta composición del bardo de Gijón imagina enseguida a un alto directivo de empresa, maletín en mano, entrando a un club BDSM de Amsterdam. La sórdida voz del asturiano nos mete en ambiente para adentrarnos en el Eyes wide shut de Kubrick. Categoría: Bondage

    1. La tentación - Kaka de Luxe. Una joya de la pre nueva ola madrileña. Alaska era inocente y El Zurdo todavía no tenía veleidades falangistas. Todo en cuero negro un latigo sacó. Me dijo que me iba a dar mi merecido, que todo esto me pasaba por ser una puta guarra. Categoría: BDSM

     

    Síguelo en Facebook

    Sígueme en Twitter @jorgealaddin

    Sígueme en Instagram

    Escucha en Spotify la música de ¿Hay vida en Marte?. Haz clic aquí

     

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook