Blog 
¿Hay vida en Marte?
RSS - Blog de Jorge Fauró

El autor

Blog ¿Hay vida en Marte? - Jorge Fauró

Jorge Fauró

Jorge Fauró nació en Madrid en 1966. Es periodista. Subdirector de INFORMACIÓN

Sobre este blog de Cultura

Acordes y desacuerdos y otros cantos de sirena.



Archivo

  • 04
    Mayo
    2014

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    ¿A qué va la gente realmente a los festivales?

    ¿A qué va la gente realmente a los festivales?

    Damon Albarn convenció en el SOS 4.8

    A escuchar música cada vez menos. Acabo de llegar de Murcia del SOS 4.8, un festival cómodo y coqueto al que acudo desde los últimos cuatro años y en el que he visto grandes actuaciones, desde Suede a Pulp, pasando por los Flaming Lips, Two Door Cinema Club, Patti Smith, Editors o Lori Meyers. Es uno de esos festivales a precio asequible, de los que democratizan la música en directo y se hacen aptos para cualquier bolsillo. Quizá por eso, o porque la distancia generacional con el nuevo público que se incorpora a la fiesta va cogiendo distancia, cada vez entiendo menos a ese asistente que se deja más de 50 euros en la entrada para ignorar a los Pet Shop Boys y charlar con los colegas mientras Neil Tennant se dedica a interpretar un clásico tras otro.

    Los autores de West end girl son un dúo, y esa carencia instrumental de sus directos se complementa con un espectáculo arrollador: de luces, de aparataje audiovisual, de cambio de vestuario y de coreografía. Merece la pena pagar el precio de la entrada sólo por verlos a ellos. Que son los Pet Shop Boys, coño. Pues no hay manera de ver la actuación sin enterarte de la conversación del grupo de delante, que mira hacia ti y no hacia el escenario, que se hace un selfie tras otro para luego decir yo estuve allí, que tararea las canciones de Dinarama que luego interpretará Fangoria porque lo han oido en los cedés que papá y mamá tienen en casa. El dúo londinense atacó un bis con Go west no porque la gente se lo pidiera, sino porque es lo habitual. El público iba a lo suyo, y si Pet Shop Boys no hubieran vuelto al escenario dudo que al respetable le hubiera importado.

    Es lo malo de este tipo de festivales tan democráticos. La gente acude a la fiesta, no a ver a las bandas. La parte positiva es que muchos de los jóvenes que acuden a rematar la faena con la chica o el chico de turno se irán de allí habiendo descubierto a The Strypes. El riesgo, sin embargo, pasa por que el promotor sepa que de igual modo va a llenar el recinto con un primer espada que con una banda de cuarta.

    Comienza a pasar. De los supuestos platos fuertes del SOS 4.8 sólo se salva Damon Albarn. El cantante de Blur ha sacado un álbum arriesgado, de esos de más de una escucha, de los que se disfrutan en casa con los auriculares puestos. Sin concesiones a su afamada banda, Albarn se metió al público en el bolsillo, al menos los de las primeras filas, esos que no van a comentar el empate del Camp Nou. Bien por el de Whitechapel.

    En la misma noche, los franceses Phoenix dieron un concierto intrascendente. Son como Citizens! (una banda de la segunda división británica) pero de Versalles. El día anterior, sus paisanos de Rinôçerôse dieron la sensación de haber atravesado ya sus mejores años. The Kooks cumplieron el trámite. Los irlandeses The Strypes, una rabiosa e interesante mezcla de Led Zeppelin, los Black Keys y Tequila, pueden convertirse en los nuevos Arctic Monkeys.

    Y ojo con esas bandas nuevas del rock español que embelesan a la muchachada. Lo de Izal es directamente para cortarse las venas, y los vascos de Smile han nacido para componer melodías para anuncios de Vodafone que encantarán a los gafapasta. Veremos si en festivales menos democráticos que el SOS, como el Primavera Sound, se mantiene la tendencia o la gente va realmente a disfrutar de la música. 

    Síguelo en Facebook

    Sígueme en Twitter

    Escucha en Spotify la música de ¿Hay vida en Marte?. Haz clic aquí

    Si quieres leer post anteriores de ¿Hay vida en Marte? Haz clic aquí

     

     

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook