Blog 
¿Hay vida en Marte?
RSS - Blog de Jorge Fauró

El autor

Blog ¿Hay vida en Marte? - Jorge Fauró

Jorge Fauró

Jorge Fauró nació en Madrid en 1966. Es periodista. Subdirector de INFORMACIÓN

Sobre este blog de Cultura

Acordes y desacuerdos y otros cantos de sirena.



Archivo

  • 24
    Junio
    2014

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Javier Benavente, el ángel caído

    Javier Benavente, el ángel caído

    Primera formación de Parálisis Permanente. Eduardo, Johnny Canut (batería) y Javier Benavente. Fuera de plano faltarían Jaime Urrutia y Nacho Canut

    El pasado sábado conocimos la noticia de la muerte de Javier Benavente. Quizá no les suene. Javier Benavente era hermano de Eduardo, con quien fundó a principios de la década de 1980 Parálisis Permanente. Es probable que este nombre les diga algo más. La prematura muerte de Eduardo en accidente de tráfico en 1983 elevó a la banda a la categoría de leyenda. Da igual lo que escuchen por ahí. A pesar de su grandeza, el éxito de Parálisis fue más bien discreto y apenas rebasó el exquisito círculo de quienes vivimos intensamente aquella época en Madrid y en los privilegiados enclaves de provincias que sintonizaban Esto no es Hawaii de Radio 3 y que tuvieron la fortuna de disfrutar de sus directos. La desaparición de Eduardo Benavente comenzó a apuntalar la leyenda del grupo (al que todos dicen recordar haber visto en Rock Ola, aunque no hubieran nacido) y a enterrar las probabilidades de Javier de ser protagonista en algún momento de su corta carrera musical.

    Pero Javier no tuvo la oportunidad de disfrutar ni del relativo éxito de entonces ni de la leyenda posterior, porque Javier Benavente fue lo que se conoce como un perdedor del rock and roll, un ángel caído. Con Parálisis Permanente sólo podemos escuchar su voz en versión maqueta, en las tomas originales de sus primeras canciones, entre ellas, una convertida en himno, Autosuficiencia, editada en Tres Cipreses ya con Eduardo a la voz y con una formación legendaria que incluía a Jaime Urrutia (Gabinete Caligari) a la guitarra y a los hermanos Canut, Johnny (batería) y Nacho (Pegamoides, Dinarama, Fangoria) al bajo. 

     

    Primera versión de Autosuficiencia, con Javier Benavente a la voz

    Javier Benavente parecía ir siempre por el carril equivocado y, sin ni siquiera oler las mieles del grupo que su hermano convirtió en mítico, pasó los 80 como un gran desconocido que quiso avanzar en el rock and roll con el paso cambiado. Fuera del círculo privilegiado del clan Pegamoide (su hermano había sido el batería de Alaska), la sombra de Eduardo lo eclipsó, y pese a intentarlo con otra banda, de nombre Academia Parabuten, y con producción de Jaime Urrutia incluida, Javier llegó tarde a la ola desatada por los chicos malos de lo que se ha venido en llamar La Movida, con Eduardo ya fallecido, Gabinete abandonando el lado oscuro e inventando el rock torero, y las radio fórmulas apoyando, por fin, el lado más comercial del movimiento, el que dominaron por años Canut, Berlanga y la hoy esposa de Mario Vaquerizo. Cómo pudiste hacerme eso a mí...

    Empeñado en no pasar a la historia por su creatividad o por su iniciativa para transgredir el establishment musical del momento, Javier Benavente hizo todo lo contrario a ganarse la popularidad de la muchachada que al cabo de la muerte de Eduardo comenzaba a labrar la leyenda de Parálisis. Ana Curra, ex Pegamoide, ex Parálisis y ex Seres Vacíos, conducía el vehículo cuando se produjo el accidente que acabó con la vida de Eduardo Benavente, su pareja de entonces. Haber sido coautora de algunos de los grandes temas de la banda, miembro oficial de Parálisis y, de facto, el gran amor de Eduardo, no bastó para granjearse parte de los derechos de aquellas canciones. Curra lo atribuye, precisamente, a su ex cuñado. 

    Ni ella, con gran ascendencia sobre el público de la década, ni los propios aficionados perdonaron a Javier tamaña afrenta sobre la primera viuda oficial de La Movida. En su página de Facebook, Ana Curra hablaba así de la muerte de Javier: “En un día triste y doloroso por el fallecimiento de Javier Benavente quiero mandar a toda su familia un inmenso abrazo y a Javier que descanse en paz junto a su hermano”. Hace unos meses, en una entrevista con JotDown Magazine, decía esto otro: “Varias reediciones -de los álbumes y singles de Parálisis Permanente- las han sacado sin mi permiso. Es otra de las putadas de la industria. Una la sacó el hermano de Eduardo, con quien hubo problemas en los que no voy a entrar, ya han pasado muchos años. Pero, para empezar, cuando murió Eduardo me denunciaron porque era yo la que conducía. En todo caso, quiero olvidar. Me quedé al margen de muchas cosas porque estaba hundida, el hermano se apoderó de los derechos y yo lo he dejado correr. El material ahora se reedita sin mi permiso, sin mi apoyo, sin pagarme royalties y sin tenerme en cuenta. No sabes todo lo que han hecho para evitarme y ningunearme. Además, sabían que yo estaba hecha polvo y me la hicieron redonda, pero paso. El problema es que yo nunca he atado las cosas. En aquel momento no creías que Eduardo fuese a morir, no pensabas que te ibas a hacer mayor y otros se iban a aprovechar de ti. Ni te planteabas que en el futuro podrías estar viviendo cómodamente con un dinero que están ganando otros a los que no les pertenece. Nos ha pasado a muchos. No solo me ha ocurrido a mí”. Touché.

     

    Muñeca, una producción de Jaime Urrutia para Academia Parabuten

    El mismo día en que murió Javier, el portal Nueva Ola 80 publicaba una carta de agradecimiento de su viuda: 'A todos los que le habéis querido, hoy es el día más triste de mi vida porque mi mitad nos ha dejado. Javier Benavente Pérez, mi compañero, mi amigo, mi marido, mi amor, se ha ido en paz esta mañana después de casi 2 meses luchando por combatir ese maldito cáncer que al final nos ganó la batalla. Yo, Rosa y sus hijos Anais, Angel y Violeta, estamos muy tristes, pero en honor a él vamos a seguir adelante para que se sienta orgulloso de todos nosotros. Un hombre valiente, positivo, amigo de sus amigos y sobre todo un excelente padre y compañero. Podría seguir, pero me reservo el derecho a nuestra intimidad”. 

    El portal añade otros datos de la biografía del músico desconocidos para el gran público. Durante 1986 y 1992 trabajó como gerente del bar La Mala Fama apareciendo en diferentes cadenas de televisión. Hizo colaboraciones como actor de cine en 'Tacones lejanos', 'La ley del deseo' y 'El oso'. Entre 1997 y 2002 fue director comercial de la revista Balearic. En 2002 pasó a ser editor y director de las revistas Nuevos Tiempos, Panorama (cadena hotelera Grupotel), Golf de Santa Ponça, Guía Asociación Campos de Golf y del libro “Tapas y pinchos” de Mallorca (ganador del Gourmand Word Book). En 2007 pasó a ser director de comunicación de IB3 radio y televisión, abarcando los departamentos de prensa, publicidad, marketing, promociones, web y teletexto y audiencias”. 

    Todavía conservaba amigos en el mundo del rock. Así lo evocaba Jaime Urrutia: “El pasado sábado me llegó como un mazazo la noticia de que mi querido amigo Javier Benavente, había perdido la batalla contra el cáncer que padecía y que en apenas dos meses terminó con su vida. Nos conocíamos desde los primeros tiempos de Gabinete y Parálisis, y tengo tantos recuerdos compartidos con él, que para mí ha sido muy duro tener que despedirle. En 1985, mi camarada Ambite y yo, produjimos 'Muñeca' el primer tema del grupo que Javier había formado, Academia Parabuten. Hasta siempre, Javi, amigo”.

     

    Síguelo en Facebook

    Sígueme en Twitter @jorgealaddin

    Escucha en Spotify la música de ¿Hay vida en Marte?. Haz clic aquí


     

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook