Blog 
Juego de series
RSS - Blog de José Antonio Martínez Perallón

El autor

Blog Juego de series - José Antonio Martínez Perallón

José Antonio Martínez Perallón

Fan incondicional de todas (o casi todas) las expresiones de cultura popular y conocedor de numerosos datos que queda bien repetir, aunque puede que no valgan para nada.

Sobre este blog de TV

Una mirada a las series por las que debes dejarte atrapar y de las que debes evitar.


Archivo

  • 14
    Noviembre
    2014

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Los primeros fiascos de la temporada

     Los primeros fiascos de la temporadaLlevamos dos meses y medio de temporada televisiva y ya han empezado las primeras cancelaciones. Series que se las prometían muy felices pero tras unos pocos episodios se han encontrado con que la audiencia les ha dado la espalda. Nadie quiere ser el primero en admitir la derrota en la guerra por las audiencias y alguna de las defenestradas han aguantado esta vez un poco más, después de otros años en que el temido fantasma de la cancelación llegaba tras el segundo episodio. Esta temporada han sido tan originales que son dos las que compiten por ese dudoso honor de ser la primera serie cancelada del año. Contaré las dos versiones y que cada cuál elija cuál ha sido la primera.

    Para unos, la primera cancelación ha sido Mulaney, protagonizada por el cómico John Mulaney, y que tenía aspiraciones a ser un nuevo Seinfeld, al tratar de la vida de un humorista. Unas miras demasiado elevadas, lo que ha hecho que su caída en desgracia no haya pillado a nadie de sorpresa. La Fox ha hecho una pequeña trampa porque no ha cancelado la serie oficialmente. De entrada, iban a hacerse 16 episodios y, si la cosa iba bien, completarían luego hasta los 22. Los ejecutivos de la cadena han parado el rodaje y se han plantado en el trece. Los episodios rodados se seguirán emitiendo. Oficialmente no está cancelada, pero después de estos trece capítulos todos saben qué va a ocurrir.

    Para otros, ha sido Manhattan Love Story la primera que ha caído en desgracia este año. La ABC anunció su cancelación unos pocos días después del affaire Mulaney y con tan sólo cuatro episodios emitidos. La serie es una comedia romántica que vuelve a contarnos la archisabida historia de la lucha de sexos y ahora se marcha por la puerta de atrás sin que parece que nadie la vaya a echar de menos. Tras arrancar con una audiencia de 4,3 millones de espectadores, las cifras han ido cayendo en picado hasta desplomarse a 1,3 millones.

    Así que, conociendo estas versiones, ¿cuál ha sido realmente la primera?

    Una vez que los otros ya han dado el primer paso, las cadenas han empezado a sacar las hachas y a decapitar a todas esas series que no estaban funcionando como se esperaba. Una escabechina en la que las comedias románticas se están llevando una buena parte de los palos. Resulta paradójico hablar de la mala racha de la comedia, el año en que los actores de The big bang Theory han pasado a formar parte de ese selecto club de intérpretes que se embolsan un millón de dólares por episodio. 

    Entre las bajas de estos días está la serie que lleva el sugerente título de Selfie, pero en la que el espectador se ha encontrado con que le daban gato por liebre y era una producto más bien mediocre. Por el contrario, con muy buenas críticas partía "A to Z", que prentedía analizar la vida de una pareja desde el principio hasta el momento de la ruptura. Sin embargo, la buena crítica no ha bastado y tras seis epìsodios ha perdido la batalla de la audiencia contra su competidora: la tercera temporada de Scandal. La NBC emitirá dos capítulos más y después echará el telón. Tampoco ha salido muy bien parada "Bad Judge" que contaba la historia de una mujer con un estilo de vida salvaje, que resultaba ser juez. Parece ser que los guionistas, no se atrevían a ir mucho más allá con el personaje y acababan rebajando el tono de sus argumentos, quitándole la gracia a la cosa. La crítica la ha machacado y acabará tras ocho episodios.

    Desde este varano tenemos otras dos series que fueron canceladas por sus respectivas cadenas aún antes de haberse empezado a emitir. Es el caso Hieroglyph de Fox y que iba a estar ambientada en el antiguo Egipto, así como de Emerald City de NBC y que nos iba a llevar al mundo de Oz.

    En esta tanda de cancelaciones me gustaría destacar otros dos eventos de las bajas de la temporada. Por un lado el caso de How I met your father (el spin off de How I met your mother y que quería repetir la misma broma pero con el padre) que, tras el rodaje del piloto, no hizo demasiada gracia a la CBS y decidió cancelarla y no hacer la serie. De todas maneras, parece que no se puede dar por enterrada, ya que podrían estar tratando de reformularla por completo para volver a sacarla del cajón el año que viene. 

    Por su parte, la Warner anunció hace pocas semanas que la tercera temporada de la nueva generación de Dallas (el mítico culebrón de los 80) sería la última y ya no continuaría. La serie se relanzó en 2010 con el propósito de que los actores de la antigua dieran paso a los nuevos personajes. La segunda temporada se encontró con la muerte en la vida real de Larry Hagman, el actor que encarnó al malo de todos los malos JR Ewing. Esta tercera temporada era la primera en toda la historia de la serie sin el bueno de Larry en el reparto y parece que la serie no ha podido sobrevivirlo.

    Y mientras las cadenas se estrujan los sesos para tener nuevas ideas con las que arramblar con la idea, resulta que uno de los vídeos de la semana en internet ha sido el de una serie imaginaria para la que alguno ya está firmando para que se convierta en realidad: Too many cooks (Demasiadas galletas). Creado por Cris Casper Kelly, alias Adult Swim, todo empieza como una parodia de las clásicas comedias de situación de los años 80. Cuando oigas la musiquita ya no podrás sacártela de la cabeza. Pasado el primer minuto del vídeo, vemos que siguen saliendo más y más personajes. Pronto empieza a desbarrar y empiezan a desfilar por la pantalla todos los topicazos y lugares comunes de las series de aquella época. Vale la pena aguantar hasta el final, porque vemos que siempre se les puede ir la pinza todavía un poco más. El resultado es hilarante con unos títulos de crédito de once minutos y un episodio de dos segundos de duración. Disfrutadlo.

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook