Blog 
Juego de series
RSS - Blog de José Antonio Martínez Perallón

El autor

Blog Juego de series - José Antonio Martínez Perallón

José Antonio Martínez Perallón

Fan incondicional de todas (o casi todas) las expresiones de cultura popular y conocedor de numerosos datos que queda bien repetir, aunque puede que no valgan para nada.

Sobre este blog de TV

Una mirada a las series por las que debes dejarte atrapar y de las que debes evitar.


Archivo

  • 20
    Diciembre
    2014

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Premios que nunca repartieron los niños de San Ildefonso

    Premios que nunca repartieron los niños de San Ildefonso 

    El lunes cuando comience el sorteo de la Lotería de Navidad volveremos a revivir esos momentos Días de la Marmota en los que, un año más, comprobaremos cómo el Gordo les acaba tocando a otros, aunque espero poder comerme mis palabras. Este año no sabemos si le tocará algún pellizco a Carlos Fabra, pero también podría estar entre los agraciados algunos de los personajes de nuestras series favoritas. En el mundo de la ficción, la lotería ha dado pie a numerosos argumentos. A veces no sólo para un episodio concreto, sino que también ha dado para una serie completa. O casi. Al ser muchas de ellas norteamericanas, no veremos a los niños de San Ildefonso cantando y repartir la suerte, aunque la gracia siempre puede llegar en el momento en que menos te lo esperas. Vamos a hacer un repaso de series loteras, o momentos loteros de la televisión.

    1) Lotería: A algunos les parecerá un viejo recuerdo en una nebulosa, pero esta serie realmente existió.  Rodada en 1983, no se emitió en España hasta 1987. Constó de una única temporada de 17 episodios, en los que cada semana los dos protagonistas iban en busca de los agraciados para entregarles el premio. Uno era el empleado de la empresa de loterías y el otro el funcionario del fisco que se aseguraba que los impuestos del premio llegaran a las arcas públicas. La serie era del tipo de otras de la época, como Hotel o Vacaciones en el mar, donde en cada episodio había personajes invitados que interpretaban a los ganadores y veíamos cómo les influía en la vida su nuevo status y los conflictos que les ocasionaban.

    2) Los Simpsons: Cuando todo Springfield aspiraba a hacerse con el bote del sorteo de la Bonoloto, que ascendía a más de 300 millones de dólares, el periodista Kent Brockman fue el agraciado. Un golpe de suerte que se vio en directo, mientras el periodista retransmitía el evento en directo. Después de semejante pellizco, eso de tener que contar qué pasó con un accidente de autobús pues... como que no le hacía mucha gracia. Se marchó y dejó el informativo colgado para disfrutar de su premio. Fue en la tercera temporada de la serie, cuando Homer se había gastado todo en ese sorteo y no sólo perdió, sino que tuvo que enfrentarse a los gastos médicos de una operación para el perro de la familia.

    3) Me llamo Earl: Earl Hickley era un granuja de poca monta, hasta que un premio de lotería le cambió la vida, aunque no del modo que todos se esperarían. Nada más conocer que había ganado 100.000 dólares, fue atropellado por un coche y perdió el boleto. Desde entonces, tiene la revelación de que toda su mala suerte es consecuencia de sus fechorías anteriores. Así que decide repartir el bien y la felicidad por el mundo enmendando todo lo que hizo mal a lo largo de su vida para generar un buen karma. Jason Lee protagoniza esta telecomedia que estuvo cuatro temporadas en antena hasta su cancelación. Moraleja: Si quieres tener suerte, trata de hacer felices a los que te rodean. No siempre sale todo lo bien que quisieras, pero la intención es lo que cuenta. Aunque si quien lo hace es Earl, quizá no baste sólo con la intención y haga falta algo más.

    4) Friends: La pandilla de mejores amigos del mundo de las series de televisión se pelearon por culpa de unos billetes de lotería. Fue durante la novena temporada y el episodio (¿cómo no?) se titulaba "El de la lotería".  Entre todos compran cupones para el próximo sorteo, pero Monica acaba haciéndose con otros al margen del grupo, algo que no les sienta muy bien cuando lo descubren. En un ejercicio de justicia poética, todos los níumeros acabaron volando por la ventana. Y es que si realmente hubieran ganado el premio, el argumento de la serie habría cambiado demasiado.

    5) Lucky 7: Los protagonistas de esta serie ganaron el premio, pero la producción no fue tan agraciada ya que tuvo el dudoso honor de convertirse en la primera que se canceló durante la temporada del año pasado. Tras dos episodios en antena, sus productores decidieron echar el cierre al ver cómo la audiencia descendía en picado. El argumento es cómo un premio de lotería cambia la vida a los siete empleados de una gasolinera de Queens. La serie era una adaptación de otra producción británica, The Syndicate, que trasladaba la acción a un escenario distinto en cada temporada. En la primera era un supermercado, el personal de un hospital en la segunda y el servicio doméstico de una mansión serán los protagonistas de la tercera, que se estrenará este próximo año 2015.

    6) Lost: Uno de las subtramas más divertidas y originales de Perdidos fue la historia de Hugo Reyes. El premio que consiguió con la lotería le ha traído dinero (156 millones de dólares para ser exactos), pero también una desgracia detrás de otra. Hugo piensa que los números están malditos y además se los encuentra de nuevo en la isla por todas partes, pese a que había intentado huir de ellos. La combinación maldita es 4, 8, 15, 16, 23 y 42. El colmo del frikismo es usar esta combinación para apostar en el sorteo, que en los Estados Unidos se llama Mega Millions. Los seguidores de la serie se encontraron un día que acertaron cuatro de los seis números. El problema es que eran tantos los que habían apostado por esa combinación que apenas tocaron a 150 dólares por boleto. ¿Y tu descubriste ya lo que significaban los números? ¿o eres de los que no se dio cuenta cuando lo explicaron?

    Y ahora mucha suerte para los afortunados y que sepan que su premio quizá podría inspirar un episodio de otra serie de televisión.

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook