Blog 
Juego de series
RSS - Blog de José Antonio Martínez Perallón

El autor

Blog Juego de series - José Antonio Martínez Perallón

José Antonio Martínez Perallón

Fan incondicional de todas (o casi todas) las expresiones de cultura popular y conocedor de numerosos datos que queda bien repetir, aunque puede que no valgan para nada.

Sobre este blog de TV

Una mirada a las series por las que debes dejarte atrapar y de las que debes evitar.


Archivo

  • 07
    Mayo
    2016

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Y al tercer capítulo... resucitó

    Y al tercer capítulo... resucitó

    No sé por qué esta semana me ha dado por escribir de resurrecciones  emblemáticas en series de televisión. No tiene nada que ver con el capítulo de marras de cierta serie.  ¿A qué no? Aquí esta semana no se va a hablar de eso. Estáis avisados. A lo largo de horas y horas de capítulos hemos visto cómo, llegado un momento, uno de nuestros personajes favoritos la abandonaba y parecía haberla palmado. A veces, era una jugada para mantener el suspense durante semanas. Otras, lo que ocurría era que simplemente el actor se había cansado del personaje y se marchaba de la serie a la busca de otros papeles. En este último supuesto, no han sido pocas las ocasiones en que han vuelto con el rabo entre las piernas y pidiendo retomar a su personaje, a pesar de que los guionistas ya se lo habían cargado. La cosa era sencilla de arreglar cuando los guiones habían sido deliberadamente ambiguos sobre su desaparición. Por ejemplo, un coche caía a un barranco y el cadáver no llegaba a aparecer.  Cuando la cosa se había dicho muy claramente, con imágenes explícitas, era más complicado. Había varias opciones. O se recurría a tramas sobrenaturales y el muerto se alzaba literalmente de su tumba, o presentaban al hermano gemelo secreto del difunto, o simplemente hacían que el personaje regresara como si nada y se limitara a decir, parafraseando a Mark Twain, aquello de: “Los rumores sobre mi muerte han sido exagerados”. A continuación vamos con unos ejemplos de las otras resurrecciones más sonadas de la tele. ¿Otras? , ¿qué otras?, ¿es que ha resucitado alguien? Antes de seguir, aviso que esto está plagado de spoilers.

    1) Kenny McCormick (South Park): “Dios mío, han matado a Kenny. ¡Hijos de puta!”. Hubo un tiempo en que semana tras semana escuchábamos esta frase en cada capítulo de South Park. El motivo era porque no había episodio en que Kenny llegara vivo al final. Cada vez era de una manera diferente, pero siempre la diñaba de la manera más sangrienta posible. A la semana siguiente, Kenny volvía como si nada, aunque siempre se cumplía su trágico destino. En la quinta temporada, los guionistas se deshicieron de él de manera permanente al hacer que el personaje fuera víctima de una enfermedad terminal. Sin embargo, la muerte no fue el final para él. Kenny iría regresando y hasta los guionistas explicaron el por qué de sus constantes resurrecciones.

    2) Buffy Summers (Buffy Cazavampiros):  Uno de los momentos culminantes de Buffy Cazavampìros vino al final de la quinta temporada, cuando la Cazadora se acababa sacrificando para salvar al mundo. Fue un año duro para ella, en la que acabó pasando por tragedias personales que le calaron muy hondo, harta de un destino de salvadora que ella no había elegido. La muerte de Buffy coincidió con el final de la serie en el canal de la Warner, que a partir del año siguiente pasaría a emitirse en UPN. Los amigos de la Cazadora se las arreglaron para hacerla regresar de la tumba a través de un ritual. A Buffy no le sentó muy bien al principio eso de que la sacaran del descanso eterno y así se lo hizo saber a sus amigos cantando. No por nada en especial sino porque ocurrió en un episodio en que un demonio les hacía a todos expresarse como si estuvieran en un musical. A lo largo de la serie, Buffy murió también al final de la primera temporada. Pero aquella vez no había dudas sobre su regreso.

    Y al tercer capítulo... resucitó

    3) Son Goku (Dragon Ball): Como todo el mundo sabe, reunir las siete bolas de dragón permitirá al autor de la hazaña poder convocar al dragón Shenron para que te concederá un deseo. Aunque la primera petición de los protagonistas fue unas bragas (por motivos que quienes hayan visto la serie conocen), en las siguientes ocasiones el propósito de la gesta tuvo fines más elevados: Traer de la muerte aquellos personajes a quienes los villanos habían asesinado. Son Goku perdió la vida más de una vez a lo largo de la serie y siempre acabó siendo resucitado por el dragón. A pesar de todo, incluso en el Más Allá, nunca perdió la ocasión de seguir entrenando. Por cierto, ¿han aparecido ya las bolas de dragón en Dragon Ball Super?.

    4) Camille Séguret (Les Revenants):  Su muerte y posterior resurrección es uno de los iconos de la serie Les Revenants. La pequeña Camille era una niña que murió en un accidente de autobús escolar. Cuando, pasados unos años, resucita y vuelve a su casa sin saber nada de lo que ha pasado comienzan los misterios que nos engancharon a esta joya de la televisión francesa. Pronto vamos conociendo a más personajes que. al igual que Camille. han vuelto a la vida y vemos cómo comprueban que todo ha seguido sin ellos y reabren las heridas del dolor a aquellos que poco a poco iban consiguiendo pasar página.

    5) John Locke (Lost): “Muerto significa muerto”. Con esta frase resumía Benjamin Linus el terror que le producía volver a ver a John Locke vivito y coleando como si nada hubiera ocurrido, después de que él fuera quien le había estrangulado con sus propias manos.  La cuarta temporada de Lost terminó con la imagen de John Locke metido en un ataúd. En la quinta temporada vemos cómo el personaje llegó a la caja de pino y cómo su cuerpo permitirá a algunos de los protagonistas recrear las condiciones de su primer viaje a la isla para poder volver a ella. Una vez en la isla, vemos que Locke vuelve a la vida. Aunque la resurrección tiene truco. Una de las cosas que los fans no perdonaron del final de Lost es descubrir que, en un momento determinado, aquel personaje que tanto nos fascinaba se lo habían quitado de encima de un plumazo y lo habían sustituido un impostor: el humo negro.

    6) Sherlock Holmes (Sherlock): Si Arthur Conan Doyle se cansó de su célebre detective y lo mató en sus novelas, la serie de la BBC de Steven Moffat no iba a ser menos. La segunda temporada dejaba a todos helados con el fallecimiento del personaje al final de último episodio. Doyle tardó ocho años en volver a traer a la vida al personaje de ficción en nuevos relatos. Algo parecido a lo que sintieron los lectores de entonces debieron padecer los espectadores de la serie británica, ya que la tercera temporada se fue retrasando en el tiempo debido a los problemas de agenda de la pareja protagonista sin que se nos explicara si lo ocurrido iba en serio. Al final la muerte de Sherlock resultó ser una treta y que Holmes la fingió. Aún tenemos al detective más icónico de la ficción más vivo que nunca, mientras esperamos el inicio de la cuarta temporada.

    7) Glenn Rhee (The Walking Dead): Mira que Glenn nos lo ha hecho pasar mal este año en The Walking Dead. Todos con el corazón en un puño mientras le veíamos caer en medio de una horda de zombies al final del episodio de marras. En las semanas siguientes, las tramas se centraban en otros personajes y no sabíamos qué había pasado con Glenn. Al final el misterio se resolvió y le vimos volver sano y salvo. Un giro que no puede calificarse más que de crueldad por parte de los guionistas, ya que él es uno de los que tiene papeletas para ser la víctima de Negan en el cruento final de esta sexta temporada.

    Y al tercer capítulo... resucitó

    8) Sara Tancredi (Prison Break): Por cosas como ésta, esta serie encabeza el ranking de mis series más odiadas. Resulta que la actriz Sarah Wayne Callies tuvo que apartarse de ella por haberse quedado embarazada. ¿Qué hicieron los guionistas? Mataron a su personaje. ¿Qué hicieron cuando un año después quiso volver? Pues recuperarla y decir a Michael que la cabeza que recibió en una caja no era la de Sarah y que su amada seguía vivita y coleando. Antes ya dejaron caer en un diálogo que relamente nadie había visto cómo la mataban y que el cuerpo de delito podría corresponder a otra persona. Y como esto tienen varias perlas en cada temporada. Ahora trabajan en la resurrección de la serie y van a tener que ambientarla en el pasado o hacer otra "maravilla" como ésta para tener que traer de vuelta a otro personaje. ¿A quién? ¿Veis? No soy malo y no cuento el final.

     

    9) Tasha Yar (Star Trek, La Nueva Generación): Denise Crosby iba a ser Tasha Yar la jefa de seguridad de la nave Enterprise en el resurgir televisivo de la saga espacial durante los años 80. Por alguna razón se cansó de su personaje y no llegó ni al final de la primera temporada. Tasha tuvo una muerte absurda que muchos no terminamos de creer hasta que vimos cómo su personaje desaparecía de la serie y que la cosa iba en serio. Durante la tercera temporada, la actriz retomó su papel en uno de esos episodios en los que la tripulación del capitán Jean Luc Picard viaja al pasado y genera una realidad alternativa en la que Tasha sigue en la Enterprise. El capítulo es El Enterprise del ayer y, en teoría, iba a permitir al personaje tener esa muerte heroica que no tuvo. Sin embargo, Tasha no murió y se quedó viviendo en el pasado casada con un militar romulano. La sorpresa para muchos fans vino al final de la cuarta temporada, cuando Denise Crosby encarnó a otro personaje: Sela: La hija de Tasha, medio humana y medio romulana. Sela odia a Picard y pasa a ser una de las villanas de la serie. La trama prometía dar guerra para una buena tanda de episodios, pero los guionistas se olvidaron de ella.

    Y al tercer capítulo... resucitó

     

    10) Bobby Ewing (Dallas): Los fans de Dallas lloraron con la aparente muerte de Bobby Ewing al final de la séptima temporada. La serie siguió sin Bobby un año más, mientras que los seguidores más incondicionales exigían la vuelta del personaje. El giro vino al final de la octava temporada cuando Pamela Ewing se encontraba con su marido tomando una ducha. Resultó que toda la temporada había sido un sueño y éste jamás había fallecido. Éste fue el momento en que algunos espectadores indignados dejaron de ver la serie. Por su parte, los que querían la resurrección de Bobby consiguieron lo que querían, se pusieron la pinza en la nariz y siguieron viéndola satisfechos con la vuelta de su personaje favorito. Aceptamos pulpo como animal de compañía y salimos de este jardín fingiendo que nada de esto ocurrió. Con estos precedentes, no era nada raro que a los guionistas de la serie rival, Dinastía, les dieran por hacer que un platillo volante se llevara secuestrada a Fallon Carrington, una de las protagonistas, en otro de los finales de temporada más locos de los culebrones ochenteros (bueno en realidad ocurrió en el final de su spin off, Los Colby, pero ya me entendéis). Cuando recientemente, la serie Dallas volvió a las pantallas, los productores tuvieron la idea de presentar al reparto saliendo de la ducha en las imágenes promocionales de la cadena, recordando aquel polémico momento.

     

    Post Data: Como veréis no hemos hablado de ese capítulo. Hasta la próxima semana.

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook