Blog 
La Dinamarca del 92
RSS - Blog de Nacho Azparren Menéndez

El autor

Blog La Dinamarca del 92 - Nacho Azparren Menéndez

Nacho Azparren Menéndez

Nacho Azparren, periodista de La Nueva España

Sobre este blog de Deportes

Un vistazo con perspectiva de la Eurocopa de Francia. Con el mismo espíritu de la Dinamarca del 92. Ya saben, aquel equipo que estaba en la playa y fue llamado a última hora a jugar por la sanción a Yugoslavia y acabó ganando el torneo.


Archivo

  • 07
    Julio
    2016

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Los anfitriones y Shrek

     

    Los anfitriones y Shrek

    Jugar en casa es un arma de doble filo. Piensen en la España del 82. A veces, las ganas de agradar generan ansiedad, la presión crece, las piernas no responden. Pero hay un momento del campeonato en el que, superada la línea del ridículo, el asunto vuelve a funcionar. Francia arrancó con problemas para imponerse en un grupo hecho a medida. Tampoco es que los siguientes rivales, Irlanda e Islandia, formaran parte del primer nivel futbolístico pero ahí Francia se empezó a soltar. A correr, a jugar. Comandado por el genial Griezmann, Francia presenta sus credenciales al campeonato. Pero el rival es de aúpa.

    Históricamente Alemania suele ser el malo de película, el ogro. Ese papel le reserva algunas ventajas, como el de no temer a nadie. Si tú eres el malo, ¿a quién le puedes tener miedo? Reflexiones de Lineker al margen, Alemania ha construido una historia futbolística ganadora jugando bien (algunas veces), regular y mal. Lo que pasa es que tras la llegada de Löw, la selección ha sufrido un cambio importante. Ahora tiene jugadores que no se apoyan en el físico para destacar. El equipo juega entre bien y muy bien, marca goles y somete a los rivales con un estilo atractivo. Alemania ha dejado de ser el ogro, o al menos es un ogro simpático. Es Shrek.

    Alemania tiene claro su estilo desde hace años mientras que Francia lo ha ido buscando a lo largo del torneo. Los galos tienen a su favor una trayectoria al alza, a Griezmann y una hinchada apasionada. La fuerza de los germanos reside en la experiencia más reciente: la última vez que se enfrentaron a un anfitrión en las semifinales, un llanto impactante se impuso en el Mineirao brasileño.

     

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook