Blog 
La montaña rusa
RSS - Blog de Javier Durán

El autor

Blog La montaña rusa - Javier Durán

Javier Durán

Es redactor jefe de LA PROVINCIA/DLP. Licenciado en Ciencias de la Información por la Universidad Complutense de Madrid y estudios de Ciencias Políticas por la UNED, además de tener un máster sobre comunicación por la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria (ULPGC).

Sobre este blog de Gran Canaria

Solemne no es lo mismo que serio; ceremonioso es diferente a protocolario; aburrido es lo contrario de explosivo; triste tiene que ver con pesadumbre; precoz es ser un adelantado... ¿Podemos estar un día, a una hora, en semejantes cambios de tono de la agobiante realidad? Vamos a intentarlo.


Archivo

  • 27
    Agosto
    2012

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Capullos podridos

    Ya nos advierten los sociólogos que no es una época de lobos esteparios, sino más bien de lobos solitarios que se alimentan de atrocidades. Uno de ellos es Bretón, un tipo frío, meticuloso y obsesivo que presuntamente mantuvo la brasa de la hoguera hasta los 800 grados para la desaparición definitiva de los ADN de sus hijos Ruth y José. La energía entre su mente y la del fuego lograron tal sinergia que ha costado descifrar si los restos óseos de la finca Las Quemadillas eran o no de dos humanos. Ha hecho falta la inteligencia superior de un forense afamado, ajeno a la policía, para cruzar la barrera de despistes que montó el siniestro, capaz de desfondar los nervios de los investigadores sin alterar lo más mínimo su semblante de parásito de los infiernos. Vivimos un siglo donde florecen como capullos podridos asesinos que destartalan la moral de la sociedad, individuos llenos de fortalezas que orgasman al burlar a la policía y sentir luego un superhombre en su interior. Los espectadores de la maldad esperan y desean que Bretón reviente como una bomba y empiece a llorar y contar con pelos y señales cómo acabó con sus hijos. Pero no ocurrirá nada: están preparados para que el resto sucumba bajo el peso de los interrogantes y la rabia.

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook